– ¿Cuál es el secreto del progreso y del éxito?
– Antes, debes saber que son conceptos muy distantes. El progreso es avanzar, crecer, ser cada vez mejor. El progreso no es querer ser el mejor respecto a otro, no es la comparativa. El progreso es mejorar con respecto a uno mismo de manera constante. En cambio, el éxito, es alcanzar la meta. El éxito es un concepto tonto ya que se tiene la creencia que la meta está en algún logro específico cuando realmente, eso es conformismo.

El secreto del progreso comienza por el trabajo en equipo, por no competir y por saber que todos, llámese una empresa, familia, grupo escolar o lo que fuere, todos quieren ser cada vez mejores y no hay una meta, no hay conformismo.
Otro secreto del progreso es entender que al trabajo se va a trabajar. Para descansar es otro momento. Es decir, cada cosa en su momento.

El progreso es saber que existen rangos, ya sea por inteligencia, cargo empresarial o edad. Progresar es saber que no somos todos iguales, que siempre hay alguien arriba nuestro en la escala de rangos y que ese alguien está donde está porque ha llegado desde donde ha estado antes, gracias a la obediencia y la perseverancia. Es saber que esa persona que está más alto en rango, no solamente puede, sino que debe darnos instrucciones para cumplir y las debemos cumplir porque aceptamos trabajar ahí. Esa es la manera de progresar.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sra. Becky Reznik Z”L
Artículo siguiente‘Es Absurdo’: el autor de ‘Maus’ condena la decisión de una escuela de retirar el libro sobre el Holocausto
Mi nombre es Gabriel Zaed y escribo bajo el seudónimo de Rob Dagán. Mi pasión por la escritura es una consecuencia del ensordecedor barullo existente en mis pensamientos. Ellos se amainan un poco cuando son expresados en tinta, en un escrito. Más importante es expresarse que ser escuchado o leído, ya que la libertad no radica en hablar, sino en ser libre para pensar, analizar.