Sr. Presidente : hace unos años NK dijo "Estashh Nerviosho Clarín" y veo que Ud. está muy alterado. Llamó imbéciles a miembros de la oposición y les dedicó otras caricias auditivas. Si su palabra era poco creíble, ahora está más devaluada que moneda de cobre.

Jamás desde febrero de 1962 voté una lista del peronismo, no falté a ninguna de las (cuando las hubo)porque siempre estuvieron conformadas por fanáticos provocadores y violentos, engañados por los cantos de sirena de los seguidores cercanos al más grande dictador que sufrió la Nación.

Ud.y su colección de soberbios e inútiles que nos mienten todos los días no lo escucharon a JDP llamando a las masas de trabajadores a llevar alambre de fardo y colgar a los opositores?, que se armen con palos y vayan a dar leña por la calle Florida?. El creó la Sección Especial al mando de Lombilla y Amoresano y les hacía dar a los presos políticos picana eléctrica como a Cipriano Reyes (obrero), Bravo (estudiante). Ud. fue alguna vez profesor titular por concurso de la cátedra de Derecho Penal en la UBA?. Ud., sus dichos y acciones son su propia oposición.

Le transcribo a continuación una frase del libro "Kafka en la orilla" del escritor Haruki Murakami nacido en 1949. Dice:" Cerrar los ojos...no va a cambiar nada. Nada va a desaparecer simplemente por no ver lo que está pasando. De hecho las cosas serán aún peor la próxima vez que los abras. Solo un cobarde cierra los ojos. Cerrar los ojos y taparse los oídos no van hacer que el tiempo se detenga".

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa queja erudita de Bernard Henri-Levy “Este virus que nos vuelve locos”,
Artículo siguienteLa Nueva Caballería Andante. Capítulo 30
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.