Diario Judío México - “La Biblia no es un mero libro, sino una creación viviente, con un poder que vence a todo cuanto se le opone.”  Napoleón Bonaparte.

En el periódico El Financiero digital con fecha 24 de Abril del 2020 apareció un artículo más en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador con ese tinte de envidia que se puede leer entre líneas (ver artículo al respecto en SDP noticias: Agosto 1, 2019) y que en esta ocasión si leí ya que incluía en el título el verbo difamar, acción que a muchos de nosotros nos ha afectado, escrito con la pluma de quien también mencionó en el mismo artículo al patriarca Abraham como una persona que tuvo absoluta subordinación a Dios en Jerusalem; desde un punto de vista estrictamente histórico en base a lo escrito en la Biblia, cuando Abraham inmigró de Mesopotamia a la tierra prometida que en esa época se llamaba Cananea (como la ciudad minera de ), todavía no existía la ciudad de Jerusalem, existía la ciudad de Salem fundada por Shem, el hijo de Noé, gobernada por el Rey Melquisedec; quizá Pablo quiso referirse a la montaña a la que llevó Abraham a su hijo Isaac y donde mucho tiempo después el Rey David erigió la ciudad de Jerusalem, la cual se consolidó como tal cuando su hijo Salomón construyó ahí el gran templo, pero no creo; dicha montaña se encuentra protegida debajo de la mezquita de cúpula de oro tan famosa construida por el Imperio Otomano en la actual Jerusalem.

También resulta controversial de dicho escrito de la autoría de nuestro compañero el hecho de asegurar que Abraham le tuvo subordinación absoluta a Dios, históricamente, repito, Abraham, después de su esposa Sara, fue la persona que más retó a Dios en el antiguo testamento bíblico, en varias ocasiones, siendo la más representativa cuando Dios ya había decidido patentemente destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra con todos sus pobladores (muy similar a Hiroshima y Nagasaki en esta generación) y Abraham le solicitó directamente y de frente a a Dios que cambiara de opinión con la condición de que en esas ciudades existieran 10 hombres justos, así que Abraham no solo retó a Dios, también lo condicionó, hechos contundentes para demostrar que Abraham no tuvo subordinación absoluta a Dios como lo afirmó , repito; y, como ocurrió, no existían esos 10 hombres justos ahí y las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron proféticamente destruidas.

Si lo que pretendía en su artículo era hablar de la subordinación a Dios en la Biblia, hubiera sido mejor mencionar a Moisés, quien por dicha subordinación fue nombrado en los escritos sagrados como: “el siervo de Dios”, muy similar al nombramiento que honra al Generalísimo José María y Pavón como “el siervo de la Nación”.

Alberto Halabe
Twitter: @cancercuretop2

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorCondena CSW al bárbaro ataque incendiario a tumba de Reina Esther y Mordechai en Iran
Artículo siguienteEl hotel israelí donde la recuperación de COVID-19 se encuentra con la comedia