Cuentan que una vez el león se encontraba muy enfermo y débil por no comer. Además, tenía un olor muy desagradable en su boca. Para sacar provecho de esta situación se ideó una trampa para así poder comer. Fue así que se encontró con el burro y aparentando como si todo estuviera en orden, le preguntó: “Oye burro, ¿me puedes decir si tengo olor feo en la boca?”. El burro se acercó, olió y le dijo que en verdad el olor era insoportable, que estaba muy mal, así que el león se enojó y le dijo: “¡Cómo te atreves a decir eso de mí!”. Lo mató y se lo comió.

Días después el león se hallaba en la misma situación de hambre, e hizo lo mismo al encontrarse con el zorro y le preguntó: “Oye zorro, ¿me puedes decir si tengo olor feo en la boca?”

El zorro que era más astuto, le dijo que no, que su olor estaba bien, así que el león se enojó y le dijo: “¡Cómo te atreves a decirme mentiras!”. Lo mató y se lo comió.

Días más tarde vuelve a pasar lo mismo y el león se encuentra con un cordero, quien al final resulta ser el más sabio de todos y le responde: “Perdóname león, pero hace días que no puedo oler nada porque mi nariz está tapada.”

Aquel pequeño cordero fue el único que se salvó, y esto nos deja la enseñanza de que hay que ser sabios y a veces es mejor tener una excusa para no estar ni de un lado ni del otro, todo esto con el fin de no encontrarnos en problemas.

Se dice que lo más increíble dentro de la historia de Yosef, aparte de que sus hermanos lo tiraron al pozo, de que lo querían matar, de que lo vendieron, de que luego estuvo en Egipto en la cárcel 12 años, de que en verdad sus hermanos hicieron algo imperdonable, es que con todas las calamidades que sufrió, aquí aparece algo realmente interesante y es que Yosef nunca le contó a su papá lo que pasó. Sabemos que Yaakov estuvo en Egipto y en ese lapso Yosef logró hacer que su papá nunca le preguntara sobre lo qué pasó en realidad, ni cómo fue que llegó a Egipto.

Y por eso es que Yaakov les da las bendiciones a sus hermanos sin saber que ellos lo habían vendido. ¿Cómo es que Yosef logró hacer que su papá no le preguntara nada y se quedó callado?

Dicen que Yosef nunca se encontró a solas con su papá y siempre estuvo acompañado, para así evitar sus preguntas acerca de qué pasó.

Yosef mandó a su papá diez burros con cosas, diciéndole de esa forma que así como el burro cuando está trabajando no se voltea para atrás y solo trabaja y trabaja, así simplemente él seguía para adelante. Tienes que seguir adelante, no mirar para atrás, que las cosas que fueron conmigo ya pasaron, ahora hay que abrir una nueva página.

Por eso también a Yisachar lo llaman Jamor (burro), pues él es el símbolo del estudio de la Torá, esto nos dice que siempre hay que seguir para adelante, que aquel que vive en el pasado pierde su lugar en el futuro, hay que avanzar. Claro que es importante analizar el pasado, pero para sacar provecho de lo aprendido, pero no es correcto vivir en él.

No hay que hacer como aquellos que todo el día se la pasan quejándose: por qué no hice este negocio, por qué hice esto o lo otro, por qué y por qué y por qué..., todo el día está presente el por qué. Ellos no tienen tiempo para avanzar y hacer algo constructivo.

A veces es mejor no preguntar y seguir adelante. Como el cuento del señor que se casó con una señora y le dice: “Me caso contigo con una condición, voy a tener una caja dentro de la casa, pero no puedes abrirla y el día que lo hagas, ese día me divorcio de ti."

Al cabo de 20 años la señora no aguanta más, toma la caja y la abre. Al ver lo que hay adentro la sorprende, encuentra tres huevos y muchos billetes de todas las denominaciones.

Ahora ella no entendía nada sobre cuál era el secreto, cuál era el propósito de tanto misterio.

Al llegar su esposo a la casa ella le confiesa y le dice: “Oye, vi la caja, ahora dime: ¿por qué tanto misterio, cuál es ese secreto tan grande que tenías guardado, por qué los huevos y todo eso?”

“Ok” –dijo el esposo– “ahora que has abierto la caja te lo voy a confesar, por cada mentira que te dije, puse un huevo ahí.”

La señora muy emocionada le dice: “¿Cómo? ¿En 20 años tan solo tres mentiras? ¡Eso es espectacular! ¿Y el dinero de qué es?”

Dice el marido: “Eso es de todos los huevos que vendí y ahora tenemos que separarnos.”

Es decir, a veces es mejor no abrir la caja, no saber. Como aquel niño que va por la calle cargando una olla con comida y alguien se le acerca y le pregunta: “Oye niño, ¿qué hay en la olla?” – a lo que el niño responde: “Mira, si mi mamá hubiera querido que tú lo supieras, no la habría tapado.”

Yosef logró reparar el error que tenía de hablar mal de sus hermanos. Él supo encontrar lo bueno de lo que le pasó y así llegar a ser casi el rey de todo Egipto. Se olvidó de todo lo que le hicieron sus hermanos. Empezó a escribir en una página nueva y en recompensa de ello recibió una bendición muy grande, tener dos hijos, quienes fueron los primeros que no se odiaron entre ellos.

Por esta razón, en cada Shabat el padre de la familia bendice a sus hijos de la siguiente manera: “Quiera HaShem hacerte como Efraím y Menashé...”

Unos preguntan: “¿Y por qué se les bendice de esta manera y no se les bendice para que sean como Abraham, Yitsjak o Yaakov, nuestros patriarcas que son mucho más importantes?, ¿qué tienen los hijos de Yosef y quién los conoció?”

La respuesta es que Abraham tenía problemas con sus dos hijos, el uno era Yitsjak y el otro Ismael y ya sabemos la historia.

Yitsjak también tenía problemas con sus hijos, pues Esav y Yaakov también peleaban mucho y no había paz entre ellos.

Yaakov también tuvo problemas con sus hijos, quienes se peleaban y al final terminaron vendiendo a Yosef.

Por tanto, los primeros que no pelearon entre si fueron Efraím y Menashé, pero ¿por qué?

Porque ellos vieron el ejemplo del papá. El papá pudo hablar y transmitir, así como Abraham que habló y transmitió, también Yitsjak. Pero en verdad tiene que ser el ejemplo en su persona la educación más grande. Por eso Yosef era el ejemplo de la paz que el mismo encontró, él sabía abrir una página nueva y no ver el pasado, logró hacer que sus hijos salieran unidos cien por ciento.

Y por eso es interesante que en la Parashá se habla de la muerte de Yaakov, pero en el Talmud está escrito que Yaakov no murió. Pero si todos preguntan que cómo así que no murió, si está escrito que murió y hasta lo enterraron.

Pero Yaakov logró ver en sus últimos días que todos sus hijos estaban unidos, y gracias a esa unión se considera que Yaakov aún está vivo, porque sus hijos estuvieron cien por ciento unidos y su enseñanza está viva en este mundo, por eso dicen los Jajamim que él aún está vivo.

Y como conocemos todos la famosa historia del papá que en su lecho de muerte pidió reunir a cada hijo un trozo de madera, que al juntarlos tratasen de romperlos y que fue imposible hacerlo, pero al sacar uno por uno si se pueden romper, esa fue su más grande lección para ellos, que si están unidos nadie los podrá vencer y que Has ve Shalom D–os no lo permita, al estar divididos sí los van a vencer.

El martes de esta semana fue el ayuno de Asarah beTevet (10 de Tevet), día en el cual tuvimos que ayunar y aún así algunos se preguntaban: ¿Por qué estábamos ayunando?, ¿Por qué tenemos que estar tristes?

¿Por qué ya no tenemos templo? La respuesta es claro que no, actualmente no nos faltan edificios bonitos y además, podemos construir más.

La razón por la que debemos estar tristes es porque la destrucción de nuestro sagrado templo se debió al ‘odio gratuito’, porque en aquel entonces no había unión. Lo que es verdaderamente triste es que todavía persiste ese error en nuestros días. Pero si logramos repararlo y logramos estar en unión, vamos a tener nuestro templo y esta será la construcción más grande que podamos lograr.

Siempre habrá gente que hace cosas malas, pero no debemos ver lo malo en ellos. Cierto es que ha habido gente que nos a hecho daño, pero debemos seguir adelante; solo así podremos construir nuestro hogar, nuestro lugar y VeEzrat HaShem lograremos construir nuestro templo.

Solo puedo agregar una última cosa y es acerca del profesor que llegó a su clase y encontró a sus alumnos discutiendo mucho, casi peleando. Entonces marcó una línea en su tablero y preguntó: “¿Cómo puedo hacer esta línea más pequeña?.”

Entonces llegó uno y dijo: “Debe cortarla de aquí y un poco de acá”. Otro dijo: “¡Así no!, debes borrar un pedazo de este lado para que sea más pequeña”, y así cada uno aportó algo. Hasta que el llegó el profesor y dibujó otra línea más grande encima de la otra y dijo: “Miren, para hacer algo grande no necesitan borrar al otro, solo necesitan mirar con positivismo y hacer más.”

Esta semana terminaremos el primer libro de la Torá: Bereshit (Génesis). En la primera Parashá leímos sobre el pecado del primer Adam, que no pudo abstenerse de sus deseos y comió del árbol prohibido. Pero en esta Parashá vemos a Yosef que en el lugar más tentador (Egipto) logró abstenerse y no cayó con la mujer de Potifar, como tampoco cobró venganza de sus hermanos.

Todos a veces caemos y comemos del árbol prohibido. Pero tenemos que ser Yosef, abrir una página nueva, abstenernos de las tentaciones y lograr sellar nuestro libro con alegría.

Con mucho cariño

Shabat Shalom

Rabino Yosef Garmon.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn journaliste saoudien de premier plan : l’extrémisme et le Tafkir sont partout en Arabie saoudite, et les autorités ne font presque rien pour s’y opposer
Artículo siguienteEspaña/Sefarad 53a. parte: Nacionalidad, 2a parte: Preparación previa
Nació en Jerusalén el 29 de enero de 1988. Estudió en la escuela “Derech Tvuna” (Ramot - jerusalem) la primaria, posteriormente cursó en la Yeshiva “Imrey Noam” tres años. Se graduó de la yeshiva de altos estudios “Tora Or” en Jerusalem siendo el rosh Yeshiva uno de los grandes de la generación: el Rabino Chaim Pinjas Shainberg que en paz descanse. Durante 4 años de los cuales aparte de los estudios comunes,incluyeron cursos de alta cultura, rabinato, y judaísmo de análisis espirituales, historia, Ciencias y religiones. También hizo todos los estudios rabinicos incluyendo los examenes en PIRHEI SOSHANIM - DAAT. En esta época comenzó a escribir su primer libro nombrado “Toldot Hazman” (Generaciones del tiempo) el cual ya esta en el mercado con treinta mil ejemplares y esta en proceso la sexta versión que pronto saldrá en español a la disposición del publico hispanoparlante. El libro abarca toda la historia con explicaciones especiales y profundas de los sucesos importantes, combinándose con los Midrashim no tan comunes junto con los descubrimientos científicos recientes. En el año 2007 fue llamado a la yeshiva “Or Tora” del Rab Shaul Maleh shlita estudiando Jabruta con el y ayudando a encontrar fuentes a sus conferencias. En el año 2009 se regreso a Israel para casarse, con su esposa Margalit, ella es maestra y origen de las fuerzas para el Rabino. Un mes después regreso a México nuevamente con Rab shaul maleh en su colel, durante estos años ayudó a Rab Amram Anidjar a preparar los diversos temas de sus conferencias y de sus libros hasta hoy en día. En el 2011 fue llamado a Bogotá – Colombia para dar clases por un mes y medio en distintos lugares. Después, Regreso a México al colel Shuba Israel de estudios halájicos y talmúdicos, estudio con Rab Eliahu Admoni el rosh colel del mismo y dio clases de Daf Hayomi en la noche, apoyando a personas que estaban en proceso de acercamiento. De vez en cuando dio conferencias a estudiantes en Morasha, institución en la cual se dedica al comienzo del camino del judaísmo a estudiantes universitarios. En el año 2013 fue llamado a la comunidad de Cali- Colombia para dar clases y conferencias durante un mes, siendo también Jazan, le pidieron que venga también en las fiestas para acompañarlos, estas oportunidades se han convertidos en vivencia para la comunidad de Cali como el Rabino de la comunidad - Colombia. A mediados de este año gracias a dios nació su primera hija Shir en la ciudad de Cali. Fue destacado como el rabino principal de la comunidad en la cual ha logrado levantar la comunidad en menos de dos años, de muchos aspectos. En 31 de mayo de 2015 se fue hacer cargo del rabino principal de la comunidad de Guatemala. En 2015 ha terminado su segundo libro llamado toralogia. (En español) lo logró lanzar en diferentes países en miles de ejemplares. Al mismo tiempo está trabando en su tercer libro de "Pirkei Avot" y cuarto libro sobre Israel. En 2016 Termino también estudios de diploma sobre PNL internacional, consejería familiar y diploma en teología de Israel. Aparte de eso esta estudiando historia y filosofía en la universidad abierta en israel. El Rabino tiene maestría de ciencias humanas y sociales via Unesco. El rabino tiene una especialidad de clases en temas diferentes y a difundido sus clases y artículos en diferentes páginas en todo el mundo y en más de 100,000 personas en sus páginas. Ultimamente se puso mucho enfoque en muchos eventos con líderes de todas las religiones y políticos de alto nivel en América latina para difundir la verdad sobre Israel y aumentar amor y tolerancia en el mundo.