La agencia de noticias española Europa Press tiene una forma curiosa de abordar el conflicto árabe-israelí y los temas relacionados con Israel. En el caso de su crónica del 11 de julio de 2021, se trataba de una manera que imitaba acabadamente el modo en que los líderes palestinos suelen justificar la violencia – y glorificar a sus perpetradores – contra los israelíes.
A propósito de la retención de parte de los impuestos recaudados por Israel en nombre de la Autoridad Palestina, “en respuesta a la política palestina de brindar ayuda económica a atacantes o a sus familias, según informaban Deutsche Welle y Swiss Info - en base a información de la agencia de noticias Efe -, decía Europa Press:

“Muchos de estos pagos son ayudas destinadas a familias de presos palestinos que se encuentran en las cárceles israelíes por luchar contra la ocupación o por estar relacionados con la causa palestina. También se abonan indemnizaciones a palestinos muertos por la actuación de fuerzas israelíes”.

La agencia caía en la reiterada y fraudulenta coartada de la “resistencia palestina”, de la “lucha contra la ocupación”, de la “causa palestina”. Y también la engañosa fórmula presentar a Israel como actor activo del conflicto (“por la actuación de las fuerzas israelíes”; como si no hubiera responsabilidad palestina en la cínica y ominosa incitación oficial a la violencia (especialmente perversa, la dirigida a los niños) y en el consecuente ejercicio de la misma.

Por ello mismo, no todos los presos reciben lo mismo… Este crece según la condena; es decir, según la gravedad del delito:

A 2016, el salario de un maestro palestino en la Autoridad Palestina era de unos 640 dólares por mes. En tanto que, a 2017, el “salario” de un terrorista palestino - creciente según la condena: de 400 dólares por mes para penas de cero a tres años de cárcel; hasta 3438 dólares por mes para penas de treinta años o más.

Es ese léxico - que además de pretender vestir de honorabilidad la violencia, a los violentos y a quienes se benefician de ella - el que permite “olvidar” las prioridades del liderazgo palestino. Entre las que ciertamente no parece figurar construir y fortalecer las bases de un estado. Después de todo, y según informaba el diario israelí Jerusalem Post (1 de abril de 2020), la Autoridad Palestina había optado a principios de dicho mes por “pagar los salarios de los terroristas [presos en cárceles israelíes – un gran número condenado por delitos de sangre] antes que los de los maestros y los beneficiarios de la ayuda social, ya que [preveía] una caída de los ingresos como resultado de la crisis del coronavirus”.
Con anterioridad, Israel había adoptado la medida de bloqueo de transferencia de impuestos debido a la política palestina de pago a terroristas convictos o a sus familiares. Y las prioridades del liderazgo palestino habían quedado bien claras. En 2019, por ejemplo, el diario oficial de la Autoridad Palestina, el Al-Hayat Al-Jadida (febrero) apuntaba que el Ministerio de Finanzas de la mencionada autoridad había anunciado que se “pagarán los salarios de los empleados públicos a tiempo, pero es probable que sean parciales; aparte de los estipendios de pensión y los subsidios de las familias de los mártires, los heridos y los presos, que se pagarán en su totalidad”.

Prioridades de la Autoridad Palestina.

Y, al parecer, prioridad, la de Europa Press, de justificar las preferencias de dicha autoridad…

FuenteRevista Medio Oriente

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUna gran señora
Artículo siguienteGuardar cosas viejas