Esta semana el pueblo judío grabó Yom Hashoá, (Día del Holocausto). Es una conmemoración mucho más íntima, propia y sentida que el Día Internacional de Memoria del Holocausto convocado por la ONU cada 27 de enero.

Se trata de una fecha que cada año cumplimos los hijos de para llorar a las más de seis millones de víctimas judías del Holocausto, evento que nosotros preferimos llamar Shoá (que literalmente catástrofe significa en el idioma hebreo).

En el Estado de es un día de duelo nacional en el que suenan las sirenas y la gente detiene sus vidas por dos minutos para honrar a nuestros muertos, para rendir homenaje a los sobrevivientes y para recordar los actos heroicos de quienes lucharon a pesar de las terribles circunstancias.

Justo unos días antes mi familia se despidió de nuestro patriarca particular, nuestro querido Jacob “Yanku” Finckler, mi suegro, quien nos dejó a sus 94 años con una sensación de pesadumbre, tristeza y desconsuelo que realmente nos está siendo muy duro y difícil de sobrellevar. El dolor parece infinito, tan infinito como el amor que le profesamos en vida, y que aún permanece dentro de nosotros.

Dudo que se trate solamente de una coincidencia que la fecha de fallecimiento de mi suegro sea tan cercana a la fecha de conmemoración de Yom Hashoá. Después de todo, mi suegro era un sobreviviente del Holocausto.

Apenas era un muchacho cuando fue asignado a un campo de trabajo en Rumania, país en el que nació, bajo las órdenes de soldados nazis. De alguna manera, él y su hermano mayor se las arreglaron para escapar y recorrer un pie literalmente todo el país hasta llegar a un puerto en donde tomó un barco que los llevó hasta Eretz , en ese entonces mandato bajo británico. Por supuesto, las cosas no resultaron tan fáciles y sencillas como las palabras reflejadas en este párrafo, pero me toca hacer corta una historia larga.

Mi suegro desapareció de la maquinaria nazi de la muerte y al llegar a la entonces Palestina, se convirtió en un joven soldado que luchó por la independencia del Estado judío. Siempre recordaba como una anécdota que estuvo asignado en el cuartel general de Tel Aviv, en donde se tomaron las decisiones más importantes del recién creado país, y que eso le mostró conocer en persona a David Ben Gurion, Moshé Dayan y Golda Meir, entre otros Grandes héroes israelíes. Incluso llegó a conversar con Ben Gurion, el mismo que leyó la Declaración de Independencia de Israel, en algunas oportunidades y de manera casual.

Mi suegro sin proponérselo ni pensarlo demasiado llegó a ser una parte importante de la historia de mi pueblo, de nuestro pueblo. Fue uno de los afortunados y valientes sobrevivientes de la Shoá que poco tiempo después se convirtió en un soldado israelí y luchó por su país.

No conozco a ninguna otra persona que haya vivido tal odisea, pero él no se sintió especial por eso, lo contaba con humildad y como restándole importancia a su participación en ese pedazo tan importante de la historia. Así de grande era su alma, así de enorme sigue siendo su espíritu.

Quienes tuvimos la suerte de conocer a mi suegro, a nuestro querido Yanko, siempre lo recordaremos por su amabilidad, afabilidad, bondad, por su generosidad y su don de gente. En mi memoria se queda grabada al fuego su sonrisa espontánea, su caricia delicada, su alegría genuina cada vez que lo íbamos a visitar.

Yanko siguió haciendo historia al convertirse en uno de los tantos migrantes que llegó en barco a una generosa Venezuela que apenas estaba saliendo de la dictadura gomecista. Llegó acompañado por mi suegra Ita y su primogénito Daniel, cuya temprana partida también tuvimos que llorar hace pocos años.

Sin hablar crear el idioma del país que lo recibió, establecerse, tener más hijos (incluido Michel, mi esposo), formar un hogar, un negocio y prosperar como tantos otros judíos emigrantes que llegaron a Venezuela después de la Segunda Guerra Mundial.

Con el tiempo, mi suegro, también sin saberlo, se convirtió en uno de esos icónicos “clapper”, vendedores ambulantes que iban de puerta en puerta, de pueblo en pueblo, recorriendo en carro casi toda la geografía nacional, de costa a montaña, de ciudad a caserío, para ofrecer su mercancía.

En algún lado leí que esos primeros “clapper” (término que hacía referencia al onomatopéyico “clap, clap” con el que tocaban las puertas) fueron realmente los primeros embajadores diplomáticos en nuestro país. Pues provenientes de otros lares, llegan a ofrecer lo mejor de su gentilicio a los más remotos parajes venezolanos.

Los “clapper” proporcionaron productos necesarios y de primera calidad que siempre fueron bien recibidos por los habitantes de nuestro generoso, acogedor y cordial país. Yanko llegó a conocer las venas y arterias del país en que yo nací mucho mejor de lo que yo podría hacerlo en lo que me reste de vida.

Nuestro querido patriarca nunca tuvo conflictos de identidad, a pesar de haber nacido en Rumania y de haber vivido un tiempo importante en Israel. Él se sintió venezolano desde el mismo momento en que fue acogido por este país tan tropical como singular. Después de todo, llegó a conocer, respetar y querer este país, su gente, sus espacios, sus costumbres y sus caminos mucho mejor que la mayoría de los que nacimos en Caracas y que pocas veces hemos salido de este valle protegido por El Ávila.

Mi suegro era una persona excepcional, querido por quienes lo conocieron, amado por aquellos que tuvimos la suerte de llamarlo familia. Su fallecimiento cae cerca de tres fechas importantes que marcaron su vida de una manera indeleble.

Yom HaShoá (día del Holocausto), fecha que recuerda que fue un sobreviviente del Holocausto. Yom Hazikaron (Día del Recuerdo), fecha que recuerda que fue un soldado que luchó por la independencia y la defensa del Estado judío. Y Yom Haatzmaut (Día de la Independencia), lo que recuerda que, gracias a jóvenes como él y dispuesto a darlo todo por defender su país, hoy mi pueblo tiene un Estado que nos representa a todos los judíos del mundo, un Estado que garantiza que nunca más estaremos indefensos ante la barbarie que puede habitar dentro del ser humano.

Sin embargo, no necesitaré de ninguna de estas tres fechas para recordar a Yanko, mi querido suegro, pues él se queda vivo dentro de cada uno de nosotros. Se quedan con nosotros sus recuerdos, el amor que nos ofreció, sus valores, sus enseñanzas y su vida que resulta un verdadero ejemplo de lo que debe ser “el viaje del héroe”, un proceso de crecimiento constante e ininterrumpido que se convirtió en un muchacho en un hombre realmente excepcional.

Aunque quedamos devastados por su partida física, mi familia y yo siempre estaremos agradecidos por el tiempo que logramos disfrutarlo, por todo lo que nos ofreció y por todo lo que nos enseñó.

Mi suegro era un héroe sin capa, él no lo sabía, tal vez el mundo nunca lo sepa, pero yo y los míos siempre lo recordaremos así, tal y como se lo merece. Sin una letra más, sin una letra menos. Nuestro Yanko era un héroe.

Este impresionante “viaje del héroe” de Yanko llegó a su fin en este plano material, pero sé que su alma seguirá brillando, que nos protegerá y cuidará desde donde quiera que se encuentre, tal y como siempre lo hizo en vida. Adiós, Yanko, siempre te amaremos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorYa no aguanto más, no puedo, tengo que terminar con mi relación…
Artículo siguiente“¡He vuelto!”: Donald Trump anuncia su regreso a las redes sociales
Periodista - Escritora – Poeta – Esposa – Mamá. Autora de varios libros publicados. Editora de libros, revistas, boletines electrónicos y otras publicaciones. Productora de contenido para redes sociales Productora y conductora de podcasts. Graduada de Comunicación Social mención Periodismo Impreso con Diplomado en Comunicación Digital y Post grado en Dirección de Instituciones Comunitarias. Ganadora de la modalidad de poesía del Certamen Internacional “Notas Migratorias César Vallejo 2021”. Organizado por la Fundación Universidad Hispana. Ha sido elegida ganadora y finalista en diversos concursos literarios y poéticos en América Latina y España, a los que se ha presentado a lo largo de su carrera como escritora. Datos de contacto: E-Mail: raquelmarkuspro@gmail.com Instagram: @escritora.creativa Facebook: Raquel Markus Twitter: @raquelisheva