Diario Judío México - En estos días se conmemoran 19 años del asesinato de Yitzjak Rabin, primer ministro de en su segunda cadencia de 1992 a 1995. Para mi Rabin no significa solamente historia, sino una muestra de liderazgo y esperanza. Rabin me dio la esperanza como a muchos otros israelíes, de que el conflicto palestino-israelí podía concluir finalmente, con un Acuerdo de Paz entre ambas partes.

Recuerdo haber seguido muy de cerca la campaña electoral de Rabin en 1991 en donde parte de sus promesas políticas incluían poner fin a la Intifada y llevar a los palestinos a la mesa de negociaciones. Así fue cómo surgió el Acuerdo de Paz de Oslo en 1993, en donde por fin había una sensación de dar término a una situación de ocupación militar. La fragmentación política interna del país aunada a una innumerable cantidad de atentados terroristas perpetrados contra lsrael por parte de organizaciones fundamentalistas palestinas, desde la firma de los Acuerdos hasta el asesinato de Rabin, dejaban mucho que pensar si en verdad el pueblo palestino había decidido dejar la violencia para llevar a cabo sus metas de autodeterminación como pueblo.

Siendo en ese momento un estudiante de licenciatura de Ciencias Políticas en la Universidad de Tel Aviv, recuerdo perfectamente ese sábado de noche 4 de noviembre de 1995. El entonces alcalde de la ciudad de Tel Aviv había decidido organizar una manifestación a favor de la paz, en contraste con la enorme cantidad de protestas en contra de la política de Rabin y Peres. Asi que viaje de mi departamento de estudiante en Ramat Gan (a las afueras de Tel Aviv) montado en mi vieja pero fiel motoneta Vespa Ciao, camino a la plaza central del ayuntamiento de la ciudad llamada entonces “la plaza de los reyes de ”.

El ambiente era espectacular, casi de fiesta. Gente cantando emocionada de poder manifestar lo que sentían de forma solidaria y en conjunto con extraños que compartían la misma visión. No hacía falta ni twitter ni facebook ni telefonía celular para haber convocado a decenas de miles de personas que creían en el lema de la manifestación: si a la paz, no a la violencia.

Pero desgraciadamente Yigal Amir decidió poner fin a la esperanza de crear dos estados para dos pueblos, en una convivencia pacífica, al haber asesinado al mensajero de la paz. Yo lo viví de cerca, y lo sentí en las semanas posteriores de lo que fue un terremoto social en todo el país. Y a pesar de seguir con la esperanza de crear una sociedad Israelí que conviva pacíficamente con sus vecinos palestinos, la idea de dos estados para dos pueblos parece hoy en día algo difícil de concebir, viviendo un status quo que no ofrece una solución permanente al conflicto.

Así que hoy siento nostalgia y extraño a Rabin. Para mí uno de los líderes que decidió cambiar de rumbo: de bajar las armas y abrir el dialogo con el enemigo. Para mi Rabin no es historia que se lee de los libros, es un símbolo de respeto y admiración y un ejemplo a seguir de liderazgo y esperanza.

*Representante Sojnut para y Amlat Norte

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.