Me gusta escudriñar el pasado, porque encuentro estímulos al presente, permitiéndole remontar mi mente a vivir episodios ancestrales, que seguro ocurrieron a mis antepasados en el pequeño villorrio de “El Faique”, en la zona alta de la hoy Provincia de El Oro, Ecuador, donde decidieron vivir y definir su futuro. Entre sus pertenencias trajeron sus costumbres envueltas en sus vidas a otear nuevos horizontes, llenos de esperanza y alegría, que se transformaron en sus nuevas querencias; no las entendían, pero las entendieron, cuando el rumor de las hojas caídas, les hablaban de amor; las violetas, orquídeas y pomarrosas, los abrazaron olorosas, mientras los pájaros trinaban largos y continuos misereres, que se escondían en la mansedumbre del follaje, invitándolos a sentir estas nuevas tierras como una expresión de ternura inacabable.

La comunicación lo hacían con un original lenguaje, nuevo para los aborígenes que los miraban, atónitos y escurridizos, era el ladino, forma única de expresarse, que ha trascendido el tiempo para aparecer aun en las conversaciones de los campesinos de estas hermosas tierras. Fueron tan esquivos, que evitaban trasladarse a los centros poblados. A Zaruma, la villa cercana, lo hacían obligados por las circunstancias, caminaban en grupos y así regresaban cuanto antes, después de cumplir sus responsabilidades comerciales, pues huían de algo, que los obligó a dejar sus hogares originales; no creían en nadie: nacían, vivían y morían en el sitio escogido, ocultos de todo, porque ese todo denunciaba su existencia. Una muestra presente traigo presto del campo zarumeno, para que analicen y disfruten: “Yo voy a abediguar, sin achucarme, ni acorado, porque estoy acedo. En esas argenas, traigo buena melezina, que no me va a apiorar curándome estos asientos” (Yo voy a averiguar, sin atragantarme, ni intranquilo, porque estoy avinagrado. En esas alforjas traigo buena medicina, que no me va a empeorar, curándome esta diarrea intensa).  

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl 17 de agosto de 1911 nació Mijaíl Moiséyevich Botvínnik, campeón mundial de ajedrez
Artículo siguienteEl pecado original de los Kirchner en su relación con Irán
Originario de Zaruma, El Oro, Ecuador, José Manuel es Doctor en Medicina Veterinaria y Zootécnica por la Universidad de Guayaquil. Ha recibido diversos reconocimientos por sus actividades académicas y culturales. Editorialista y colaboradr en diversos diarios como La Hora, El Universo y El Comercio entre otros. Es también autor de varios libros entre los que destaca la novela costumbrista "Relámpago y algunas expresiones escondidas" así como libros técnicos relacionados con su profesión.