Diario Judío México - Al sumergirse lo volviò a ver claramente: ese tendría que ser su lugar. No era sólo el silencio lo que le atraía y de alguna forma la impulsaba a indagar en lo profundo, ni era tampoco la sensación húmeda que tan bien le sentaba a su piel, tampoco eran las burbujas que se formaban cuando se lanzaba con todo su ser. Esto la hacía feliz y entraba en un estado de euforia. Su mayor dicha era, sin embargo, saber que podría permanecer ahí para siempre.

Para siempre es mucho decir porque en su disparatada emociòn por cumplir su deseo, olvidò colocarse las branquias artificiales que durante tanto tiempo había armado. Un invento sui generis. No se lo puso detrás de los oídos como había pensado y al poco rato de estar en las profundidades, sus pulmones se llenaron de agua y reventó.
Cuando la encontraron, de su boca salían estrellas de mar, erizos, restos de coral y algunos peces.
Tal como lo había previsto en caso de que algo fallara.
-r.k.-

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSe solicita sangre tipo O- para el Sr. Mauricio Adato Baruch
Artículo siguiente¡Búsqueda integrada en Gmail, Google Calendar, Grupos y Drive!

Regina Kalach Atri nació el 16 de octubre de 1953. Es una doble Libra en busca – y no siempre con éxito- del equilibrio.

Desde que aprendió a leer, como por arte de magia, la palabra ha sido motivo de curiosidad, dicha y consuelo. Por eso dedica gran parte de su tiempo a leer y a escribir. Participó durante más de ocho años en el taller de análisis de dramaturgia que impartía Hugo Argüelles. Realizó una maestría en humanidades en la Universidad Anáhuac y ha participado en cursos y talleres vinculados a la escritura y el proceso creativo.

Desde pequeña jugó, como tantos, a la escuelita. Es por ello que durante catorce años dedicó su inventiva y su pasión a ser Guía Montessori. Hoy en día procura elegir, dos o tres veces por semana, un poema para enviarlo por correo y compartir su gusto por la poesía.: "El Poema de Hoy". Imparte cursos y talleres de redacción, literatura y mitología griega.

Ha publicado el libro de poesía "Voces en el Alba"; "Espejo de Mareas" es su más reciente creación. Está por terminar un libro de cuentos para niños y no tan niños.