Diario Judío México - El pensamiento es promovido por cada persona, aunque se haga en forma automática, somos responsables de lo que pensamos y cuando estos son negativos nos hacen daño; así que, fabricamos nuestros pensamientos y muchas veces nos hacen ver realidades dramáticas donde no existen. Pensar es un pormenor, sentir es una fiesta.

Culturalmente se ha dado mayor importancia al pensamiento, a la razón que a los sentimientos. Recordamos en nuestra educación la frase: El que tiene que trabajar no tiene tiempo para cuentos, la vida es para pensar, no hay que desperdiciar el tiempo en tonterías. ¿Tonterías?

Es importante aprender a desviar los pensamientos negativos, muchas veces no son reales y nos producen sentimientos de tristeza y dolor. Un sufrimiento gratuito que con voluntad podemos evadir.

Hay que guardar la perspectiva sobre lo que podemos remediar y lo que tenemos que aceptar. Todos tenemos pensamientos negativos e “imaginamos” aquello que puede suceder y nunca sucede pero provoca miedo, dolor, tristeza e incluso llanto.

No podemos evitar que los pensamientos lleguen a la cabeza como una bola de nieve que retroalimentamos, es una necesidad aprender a soltarlos sin que se nos conviertan en obsesión. Nuestro pensamientos influyen en lo que vemos y como lo vemos.

El frío intenso llega, hay quien puede pensar en abrigarse y sacar aquellas bufandas y chales que no usa con frecuencia, sentirlo sin que piense que el mundo se está acabando; otros se angustian como si con esto pudieran evitar ese clima.

En la vida todos cometemos errores, el crecimiento y aprendizaje teórico y vivencial se apoya en equivocarnos y aprender de eso que es diferente de comernos el alma por el error cometido. Estela confiesa que hizo un error en la visita que tuvo a su familia, lo deja pasar y se queda con las partes positivas que vivió en este fin de año. ¡Regresó contenta y agradecida con lo que recibió!

Rubén por el otro lado, no fue recibido como el esperaba por su hijo Ramón, estaba tan obsesionado con la frustración producida ante sus grandes expectativas que no pudo recibir las caricias y regalos que se le daban. El es responsable de esas expectativas irreales, pensamiento puro.

Vemos con claridad que el pensamiento de uno y de otro ha sido el causante del estado de ánimo reproducido. A lo mejor si Rubén se hubiera dejado sentir, se hubiera dado cuenta de que estaba contento, aunque sus fantasías mentales, lo atraparon en una red incómoda.

Se ha repetido constantemente que lo que pensamos, nuestras expectativas acerca de cualquier evento son responsables de las frustraciones recibidas. Hemos aprendido a interpretar lo que pasa por nuestra mente como realidad y no un producto elaborado por nosotros.

La vida no es consistente, tiene cambios constantes, muchas veces es buena, algunas es regular y también hay momentos y vivencias que nos hacen daño y producen amargura. Nunca se nos ha dicho que la vida es un jardín de rosas, hay rosas y estas tienen espinas que sacan sangre.

Un sentimiento negativo es resultado directo de un pensamiento negativo. Cuando tenemos sentimientos tristes son consecuencia de pensamientos tristes. Cuando sentimos enojo, es consecuencia de pensamientos de enojo que hemos masticado en forma obsesiva.

René está en un restaurante y de un codazo tira el refresco en el suelo, de inmediato piensa que todos los vecinos están al pendiente del incidente y si nosotros les preguntáramos nos daríamos cuenta que cada quién esta con sus propios asuntos y nadie ha dado gran importancia a un hecho tan trivial. Nuestro amigo tiene la “mala capacidad” de interpretar una sonrisa en la dirección equivocada, una coincidencia de ojos, una palabras como señales negativas en su propio estilo.

Es frecuente en un momento alegre que surjan pensamientos negativos de lo que podría suceder, fantasías locas, irreales cuya única misión es echarnos a perder los buenos momentos. Concentrarnos en recuerdos y vivencias agradables, sin darle tanto vuelo a la mente, nos permite ver lo que sucede de forma menos dramática.

Podemos ver distintos significados en lo que nos rodea y aprehender un poco de la felicidad que no podemos distinguir y nos merecemos.

En este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira… todo es según el color del cristal con que se mira.

¡Hay que disolver lo que no se puede resolver!

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCambios y oportunidades sustanciales para 2014
Artículo siguienteHamás entrena a trece mil adolescentes en el uso de armas y explosivos
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.