Diario Judío México - Mucho se ha escrito y hablado acerca de las enormes dificultades que enfrenta la población en Gaza a raíz del bloqueo israelí. Sobre todo en coyunturas críticas -por ejemplo durante la guerra entre y Hamas de 2008-2009 y a lo largo del incidente de la flotilla de hace tres meses- han abundado los reportes acerca de las penurias provocadas por la situación de violencia y por la escasez de artículos de primera necesidad. La altísima densidad poblacional en la Franja, al ser un territorio minúsculo habitado por cerca de un millón y medio de personas, constituye un serio agravante de las precarias condiciones de vida de sus habitantes. De hecho, hay un mundo de distancia entre los datos sobre calidad de vida en Gaza y los de Cisjordania, a pesar de que en ambos casos se trata de territorios palestinos.

En cambio, de lo que se ha hablado mucho menos a pesar de que constituye algo tan grave como el bloqueo, la violencia, la pobreza y la escasez, es de la tiranía ejercida por el Hamas sobre su propia población. A pesar de que en sus inicios Hamas consiguió crecer y obtener popularidad gracias a su activismo en áreas de beneficencia y servicios sociales para el público palestino, actualmente, con su poder ya afianzado en la Franja, ha dado rienda suelta a sus obsesiones derivadas de su fundamentalismo religioso y a sus posturas extremistas en temas políticos haciendo uso de un creciente terror.

En el caso de las exigencias religiosas, las medidas impuestas se vuelven cada día más pesadas para la población. A continuación algunos ejemplos de situaciones registradas recientemente, elocuentes sin duda de cuál es la ideología dominante dentro de la gestión gubernamental: la policía del Hamas procedió a clausurar un parque acuático debido a la presencia en él de “mezcla de géneros degradante y antiético”; más tarde se supo que tal “mezcla” consistía en hombres y mujeres miembros de una organización caritativa que se reunieron en el parque para celebrar el ritual de romper el ayuno del Ramadán. Del mismo modo, pocos días antes, hombres armados del Hamas quemaron las instalaciones de un campamento de verano para niños realizado por la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados (UNRWA), porque se trataba de un campamento mixto y ello podría provocar que niños y niñas nadaran juntos.

Igual suerte han sufrido los cafés-internet. La modestia a la que están obligadas las mujeres según Hamas, ha derivado en legislación para que las tiendas de ropa femenina se ajusten a los criterios islamistas tanto en la mercancía que ofrecen como en la forma de vestir y presentar a los maniquíes de los aparadores, además de que está prohibido que hombres trabajen en tiendas de artículos femeninos. Por supuesto, está prohibido que las mujeres fumen narguile en público, costumbre que sólo a los hombres se les permite. Ni qué decir que la infracción de esta normatividad se castiga con diversas sanciones, algunas de ellas bastante severas. La libertad de pensamiento y expresión es inexistente, y la censura se apodera cada día más del espacio social. Por ejemplo, el ministerio de educación del Hamas acaba de prohibir el libro Habla pájaro, habla de nuevo, el cual consistía en un compendio de cuentos populares palestinos, bajo la acusación de que contenía “expresiones sexuales vergonzosas”.

Y en cuanto a la cerrazón política del Hamas, no cabe duda que constituye la otra gran fuente de las penurias de los habitantes de Gaza. Su inflexibilidad y falta de interés en reconciliarse con la Autoridad de Mahmud Abbas luego de la guerra civil que los enfrentó en 2007, forma parte del cuadro de disfuncionalidad política que empeora las condiciones de vida en Gaza y dificulta las cosas para el pueblo palestino al estar éste dividido en dos enclaves territoriales gobernados cada uno por cuerpos distintos. De igual modo, la obsesión de no reconocer a , de sabotear todo intento de arreglo negociado entre israelíes y palestinos y de mantener abierto de forma permanente un frente de combate contra el Estado judío, ha creado un callejón sin salida para su propia población, la cual se ve atenazada entre la arbitrariedad del rostro totalitario de Hamas en la vida cotidiana de la Franja y las consecuencias destructivas de un estado de guerra permanente librada en condiciones de inferioridad militar.

Fuente:Excélsior

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
FuenteExcélsior
Artículo anteriorParís descubre a Felix Nussbaum, pintor del terror nazi
Artículo siguienteLa democracia se encuentra sobrevalorada
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.