Diario Judío México -

Es un problema que se incremente hasta perder su proporción.

Hoy un malestar o un disgusto que impulsa a maldecir a la persona con la que se tienen el mal entendido, mañana un enojo fuerte que supera el malestar pasado, provoca insultos, coraje y la ira es mayor, días después… no hay limite, el enojo se convierte en una mala costumbre que no permite tener platicas calmadas ni relaciones sensibles.

No tiene nada de malo sentir enojo o preocupación hasta dolor y decepción, lo que definitivamente es un problema y una pérdida es no poder controlarse, perder la proporción del problema, exaltarse al punto de no poder escuchar razones lógicas. Gritar, ofender y salirse de sus casillas provocando malestar tanto a la persona con la que se enoja como consigo mismo.

Finalmente TODOS pierden, el que se enoja, el que agrede y el agredido. ¿Realmente vale la pena?

Tony se casó por segunda ocasión después de haber estado divorciada mas de 25 años, su nuevo esposo es un hombre muy bueno pero domínate y un poco chantajista, se llevan bien y de verdad se quieren y se entienden, simplemente a estas alturas de la vida, cada quien tiene lo suyo, simplemente se aceptan como son.

Sin querer Tony ha empezado a cambiar, de a dejado de controlar a si misma, cuando alguno de sus hijos le llama se enoja con facilidad, no piensa en las o consecuencias y grita, se enoja y dice cosas que antes nunca hubiera pensado.

Hace poco se puso a llorar sin que nadie la pudiera consolar, recibió una llamada de su esposo, que le dijo que la medicina que tomo le ocasiono una fuerte reacción, algo que le habían dicho que podía suceder, dejo todo lo que estaba haciendo para ir a ver lo que pasaba, cuando llego, su esposo ya había ido al doctor y estaba tranquilo y mucho ella no pudo hacer, mas que calmar su dolor y regresar a trabajar. Al otro día, le grito a su hijo un hombre casado y responsable porque no se había reportado, sus gritos y sus amenazas fueron tan grandes que lo único que gano fue que su hijo le colgara el teléfono y no le quiera volver a contestar.

Tony es una mujer inteligente y se da cuenta de lo que hace, a pesar de que insiste que no sabe que fue lo que la condujo a llegar al punto de perder la cabeza por sus arrebatos y sus enojos desmesurados, ella esta consiente que ella no actuaba así, que antes se controlaba bien y pensaba antes de actuar. ¿Que paso? Quizá dejo que los impuso le ganaran y ahora encuentra más fácil gritar, ofender y maldecir, lo que si esta claro es que si Tony no retoma el control de si misma, pronto se va a volver a quedar sola y esta vez ni sus hijos la van a querer ver.

www.recetasparalavida.com

La receta

Retomando mi control

Ingredientes:

  • 1 taza de control y disciplina
  • 2 pedacitos de pensamientos positivos
  • 1 ramita de calma y sensatez
  • 1 puñito de tolerancia con paciencia
  • 1 manojo de responsabilidad
  • 2 cucharadas de perspectiva y realidad

Recomendación del chef: Puedes hacer un hábito, y controlar tu enojo, solo el primer paso es el difícil.

Modo de preparación:

  1. La persona que gana más y se siente mejor es aquella aprende a controlar sus emociones. Es mayor el daño que causa el enojo a la persona que se aferra a este y pierde el control de si, que a la persona que lo provoca.
  2. Uno siempre tiene que ser consiente y responsable de sus acciones. Para vivir con plenitud cada quien debe ser responsable de su acciones y actitudes; estar consciente que hay muchas oportunidades para enojarse y para crecer. La elección es personal. Vivir agarrado al enojo sólo atrae negatividad, destrucción y mala digestión.
  3. Cuando una persona permite que el enojo se apodere de su alma termina por envenenarse, enloquecerse y perder el control. Actúa y dice cosas que realmente no siente por lo que termina arrepintiéndose. El enojo se asemeja a una olla de alta presión. Este ingrediente se va calentando y la presión va aumentando hasta que finalmente rebalsa y explota arrasando con todo lo que está a su alrededor

Lograr controlar el enojo, es poder reinar sobre sí mismo soltar el enojo libera los pensamientos y sentimientos, permitiendo disfrutar cada momento de la vida”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorNi la burla perdonan cuando la corrupción es institucional
Artículo siguienteUn grupo de jóvenes agrede a un Rabino en Berlín

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.