Diario Judío México - Para saber la calidad y altura político-intelectual de Pierre Mèndes France, sólo sería necesario leer con atención los titulares de la prensa, no solamente la francesa sino la de todo el mundo, al día siguiente de su muerte.

Nacido en Ile de France, París, un 11 de enero de 1.907, y en el seno de una familia judía, su genealogía, por línea paterna, está fijada desde el siglo XIII, en Portugal. Un antepasado suyo, Luís Mendes de França, había estudiado en la Universidad de Coimbra y trabajó para la Inquisición portuguesa, institución ésta que lo dejó vivir tranquilo. No ocurrió lo mismo con su nuera, Antonia, a quien torturaron, lo mismo que a sus hijos. Uno de ellos, quien se hacía llamar Luís de Franca o Luís Mendes de Franca, fue liberado tras las torturas y, de forma totalmente clandestina, pudo escapar a Burdeos, en el sur de Francia.

A partir de entonces se llamará Louis Mendès France. Diez años después de haber llegado a esta ciudad francesa, seguirá proclamándose cristiano, aunque sus hijos, como bien indicara Pierre Mendès France al hablar de sus ancestros más lejanos, a pesar de estar bautizados y tener padrinos de alcurnia, escogen libremente, en 1.720, proclamarse judíos. Por hacer una pequeña recopilación de lo expuesto, en síntesis tenemos que, originalmente, si nos remontamos de padres a hijos, encontramos en Portugal a una familia de apariencia totalmente cristiana y que a partir de 1.720, en Burdeos, la condición judía de los Mendès France es notoria y vivida a conciencia y con todas sus consecuencias.

El trasfondo y saga marrana de Pierre Mendès France es indiscutible e incontestable. De hecho, nos describe él mismo a las dos ramas principales de su familia: por un lado, la adinerada, directamente relacionada con el floreciente comercio marítimo vía Santo Domingo. La otra, mucho más modesta, y a la que él mismo pertenece, se ha aposentado en Burdeos.

Su padre, Cerf-David Mendès France, nacido en Limoges en 1.874, funda un negocio textil y es precisamente en uno de sus viajes de negocios a Estrasburgo donde conoce a Sarah Palmyre Cahn, también hija de comerciantes judíos, con la que se casará posteriormente. Primer mal casamiento en una familia esencialmente sefaradí, en la que no están bien vistos los matrimonios con asquenazíes. En relación al tema del casamiento de sus padres, Pierre Mendès France comentaría en su momento que se trataba de una cuestión que no tenía ningún sentido para un hombre tan poco religioso y profundamente asimilado como mi padre. Algo tiene que haber de cierto en esta manifestación, ya que fue su muy piadosa abuela materna, Henriette Wolf, la que le organiza su Bar Mitzvá en la ciudad de Estrasburgo.

En 1.906, año de su casamiento, sus padres se instalan en París, donde, en junio de 1.907, nace Pierre, Isaac, Isidoro, y su hermana Marcelle, tres años más tarde.

Pierre es un alumno brillante. A los quince años necesita una dispensa especial de las autoridades académicas para presentarse a las pruebas de bachillerato, las cuales aprueba sin mayor problema.

En 1.923 se inscribe en la Facultad de Derecho, y es, precisamente, en el ambiente universitario, donde tiene su primer encuentro con el antisemitismo, al cual combate por su formación humanista y por afán de justicia.

En 1.928 y con sólo veintiún años, Pierre Mendès France presenta su tesis sobre Poincaré, convirtiéndose en el doctor en Derecho más joven de Francia. Afiliado al Partido Radical desde 1.924, participa activamente en la nacional, siendo, en 1.932, elegido diputado por el departamento del Eure -del que lo seguirá siendo hasta 1.958-. Con una existencia tan ajetreada, encontrará tiempo libre para casarse con Lily Cicurel, talentosa pintora de origen egipcio, quien moriría en 1.967. Con ella tendrá sus dos únicos hijos: Michel y Bernard Mendès France.

Su carrera parece imparable: Primero, gana la alcaldía de Louviers, después el puesto de consejero general de Pont de l’arche. En 1.938, siendo, como ya es habitual, el más joven en el cargo, León Blum, en su segundo gobierno, lo nombra subsecretario de Estado para el Tesoro.

Al estallar la II Guerra Mundial y aunque los parlamentarios gozan de permisos especiales, se alista en el ejército y es destinado como teniente de aviación de la fuerza aérea de Levante destacada en Beirut. En mayo de 1.940 regresa a Francia, donde le sorprende la brutal ofensiva y posterior ocupación de Francia por las tropas nacionalsocialistas. En un desconcierto absoluto, la mayoría de los diputados de la Asamblea francesa se trasladan a Burdeos, siendo precisamente en esta ciudad donde Petain asume la jefatura del Gobierno títere de Vichy.

A petición propia, Mendès France se reúne con su unidad de aviación en el Marruecos francés, donde, poco a poco se le empieza a considerar sospechoso de beligerancia activa contra el gobierno encabezado por el general Petain. Aún estando avisado de su cercano arresto, se niega a huir. En octubre de 1.940 es enviado de vuelta a Francia y encarcelado en la prisión de Clermont-Ferrand, donde comparece ante una especie de parodia de tribunal militar que lo acusa de deserción. Durante el amañado proceso se entera de que, al ser judío, pierde su condición de diputado y alcalde. A un proceso amañado, le sigue una condena absurda: seis años de cárcel, degradación militar y prescripción de sus derechos cívicos y familiares. Al oír el veredicto, se encara con el representante del gobierno y con enorme tranquilidad le espeta:”se ha esforzado usted mucho por Hitler y para asegurarse un ascenso”. Con ayuda exterior, no tardará mucho en evadirse de su prisión. En un acto de rabia manifiesta por el ridículo en que se le ha puesto, el gobierno de Vichy lo acusará de daños a la propiedad pública, en clara alusión al barrote de la cárcel que había aserrado para poder escapar.

Mendès France se une a la Francia libre en Londres. Charles De Gaulle, conocedor de su valía como político, le nombra ministro de Economía Nacional en el gobierno provisional de 1.944. En 1.946, representa a Francia en el Fondo Monetario Internacional. En 1.950, interviene en la Cámara de Diputados en contra de la guerra de Indochina.

En 1.954, ocupa el cargo de Primer Ministro de la nación francesa, encargándose de formar gobierno. Entre sus ministros figuraba un joven, aún desconocido, de nombre François Mitterrand. Pierre Mendès France, como furibundo anticolonialista que era, lo primero que hizo fue negociar un armisticio con Ho Chi Minh, principal líder comunista vietnamita. De acuerdo a su personal opinión, avalada por 471 votos a favor del total de la Asamblea Francesa, lo único que Francia debería de hacer, y de hecho se hizo, era retirarse definitivamente de Indochina. Más tarde, comenzaría conversaciones con Habib Bourguiba, líder nacionalista tunecino, para tratar de la independencia de Túnez, lo cual se conseguiría en 1.956, y no precisamente bajo su mandato. La descolonización de la parte francesa de Marruecos así como de Argelia en su totalidad, aunque contempladas en su programa de gobierno, no se pudieron llevar a cabo, porque el 6 de febrero de 1.955 su gobierno caía. Fueron solamente siete meses y diecisiete días de intenso trabajo y en los cuales Francia se liberó de un cuasi imperio colonial que lo único que le había aportado, en su etapa de claro declive, fueron problemas y pesadas cargas financieras…no es menos cierto que, también, se había lucrado y mucho en sus mejores tiempos de pleno apogeo colonial y expansionista. La iglesia católica y la extrema derecha francesa capitanearon un frente común contra Mendès France, en el que a base de calumnias y posiciones claramente racistas, acabaron con su gobierno. Jean Marie Le Pen, de aquella un miembro de la Asamblea Nacional, no ocultaba su patriótica y casi física repulsión por Mendès France. Incluso, hay sobrados indicios de que el intento de asesinato perpetrado por el mercenario Bob Denard contra el mandatario francés, al que posteriormente se le encarcelaría por espacio de catorce años, fue preparado por el conjunto de fuerzas de extrema derecha no contentas con la de descolonización seguida por el gobierno de Mendès France. El suyo fue un gobierno cercano al pueblo francés. Su sistema de charlas radiofónicas en la tarde de los sábados, ayudaba a crear un clima de confianza mutua.

Tras muchos avatares, logros y sinsabores, se retira de la vida pública y en 1.972. No abandona, sin embargo, su actividad como escritor ni su defensa del estado de , nación a la que, de acuerdo a sus palabras, todos los demócratas del mundo estamos vinculados.

La muerte le sorprendió en octubre de 1.982. Cinco días antes de su fallecimiento, la sección francesa del Congreso Judío Mundial le había rendido un merecido homenaje por su valiosa defensa de la paz en Oriente Próximo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl Guayule
Artículo siguienteExcelencia personal
Abogado en ejercicio y master en Judaica por la Freie Universität Berlín. Colabora de forma períodica en revistas como Studia Rosenthaliana, Raíces, etc.., en temas relacionados con el judaísmo sefaradí.