¿Cómo podemos aprovechar esta increíble oportunidad para crear recuerdos judíos duraderos para nuestros hijos?

He dividido mis sugerencias en tres áreas: objetivos, actitudes y actividades:

Objetivos

Como adultos, nuestros objetivos pueden incluir: aprender algo nuevo, continuar algunas

Como lo veo yo, los objetivos principales para tus hijos más jóvenes son (a) darles una experiencia judía excitante y divertida, (b) enseñarles lo básico de la historia de Pesaj y (c) desarrollar en ellos la apreciación por el valor de la libertad.

Para los niños más adultos, nuestros objetivos principales son (a) involucrarlos en discusiones importantes con las que se puedan relacionar, (b) darles el sentimiento de ser una parte importante del pueblo judío y (c) reforzar las familiares favoritas que hacen que el Seder sea memorable para todos.

Te aliento a hacer tu propia pequeña lista de objetivos. Lo importante es planear objetivos realistas por adelantado para que puedas conducir el Seder enfocado y con confianza.

Piensa en el tiempo antes de Pesaj el año pasado. ¿Qué actitudes hacia la festividad crees que tus hijos vieron en ti? Puede que los niños no absorban las cosas que les decimos, pero siempre perciben nuestras actitudes. Que Pesaj les parezca a tus hijos “uno de los mejores momentos del año para esperar con ansias” u “otro ritual judío que tienen que respetar” dependerá de las actitudes que vean en ti. Asegúrate que tus hijos adquieran los mensajes de excitación, expectación y orgullo judío en lugar de una obligación muy molesta, estresante e inquietante. Mientras que es importante que la limpieza de Pesaj sea hecha adecuadamente, también es importante que la sensación en tu casa previa a la festividad sea una que tus hijos querrán algún día en sus propios hogares. Cuando las cosas se ponen frenéticas en el apuro previo a Pesaj, es importante no gritarles a los niños (“¡Vuelve para acá con ese sándwich!”).

¿Cómo limpiar bien la casa y tener toda la comida lista a tiempo? El tema está más allá del alcance de este artículo (y más allá de la mayoría de los mortales), pero evitar la tentación de posponer todo puede mantener controlado el nivel de estrés (de paso, eso también lo pueden hacer un par de copas de vino). Además, hay que tener cuidado con las otras causas de estrés en la época de la festividad como por ejemplo las altas expectativas, la ropa nueva que los niños deben mantener limpia y los recurrentes “desafíos” (visita de los suegros) que son un generoso aporte en beneficio de nuestro crecimiento personal.

Actividades

El enemigo de Pesaj es la pasividad. Los rabinos que compilaron la Hagadá involucraron a los niños a propósito, y también lo deberíamos hacer nosotros. En lugar de que una persona lea la Hagadá mientras todos los demás se sientan en silencio durante toda la noche, todos deberían participar y disfrutar.

¿Cómo podemos hacer esto?

Haz muchas preguntas (y da premios o recompensas como incentivos). Ejemplos son: ¿Cómo es esta noche diferente de las demás? ¿Por qué las cosas son diferentes? ¿Por qué comemos sólo matzá? ¿Qué es libertad? ¿Por qué comemos Maror, las hierbas amargas? ¿Por qué sumergimos nuestras comidas en agua con sal dos veces? ¿Por qué nos inclinamos? Deja que tus niños sepan que hay respuestas para estas preguntas y que tus son significativas. Si no conoces las respuestas a preguntas como estas, aprovecha la oportunidad para leer este año. Hay excelentes Hagadot disponibles. Hay clases a las que puedes asistir en tu ciudad y, por supuesto, siempre tienes internet [Nota del Editor: Nuestro sitio favorito para Pesaj es la sección de festividades de Aishlatino.com ].

Pero aún más importante que hacerles preguntas a tus hijos es alentarlos y recompensarlos cuando ellos hacen buenas preguntas. De eso se trata Ma Nishtaná

Ideas Divertidas para el Seder

Una de las cosas principales en las que debemos pensar es en cómo hacer que el Seder sea divertido para los niños. Aquí hay unas cuantas ideas.

  • Relata partes de la historia con errores (El Rey de Egipto se llamaba “Juanito”) y haz que los niños escuchen atentamente y que corrijan.
  • Prepara accesorios para las plagas (pelotas plásticas para el granizo, langostas de juguete, anteojos de sol para la oscuridad, etc.).
  • Durante Jad Gadia
  • Utiliza una banana (o algo similar) para simular que el teléfono está sonando y que Paró está llamando. Ten una conversación o haz que los niños lo hagan.
  • Ten un cuestionario a mano, con premios para las respuestas.
  • Entrega premios o recompensas a la gente que pregunta o responde buenas preguntas y para quien encuentra referencias a la libertad en la Hagadá.
  • Pídeles a los niños mayores, con anticipación, que preparen reportes chistosos de noticias que pueden dar unas pocas veces durante toda la noche sobre los “últimos acontecimientos” en la salida de Egipto.

Con un poco de planeamiento, los Sedarim de Pesaj pueden ser el mejor momento del año judío. Mantén en mente que el principal objetivo judaico es lograr que los niños se involucren en el Seder, haciendo preguntas y divirtiéndose. Y no olvides que si estás relajado y feliz, y eres positivo, los niños internalizarán esas sensaciones también.

Fuente: AishLatino.com

FuenteAishLatino.com

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLas dudas del juez
Artículo siguienteSé tu mejor amigo