Hace años, vio una remera con un mensaje que nunca olvidó:

"Conviértete en el médico con el que tu madre siempre quiso que te casaras".

Parecía un objetivo imposible para una mujer jasídica de Monsey (Nueva York), un enclave judío predominantemente ortodoxo a unos 30 minutos al norte de la ciudad que alberga algunas de las comunidades ortodoxas más estrictas.

Los hijos de la Dra. Friedman adornaban sus libros de texto de anatomía y cirugía con stickers de colores brillantes. Foto Sara Naomi Lewkowicz para The New York Times.Los hijos de la Dra. Friedman adornaban sus libros de texto de anatomía y cirugía con stickers de colores brillantes. Foto Sara Naomi Lewkowicz para The New York Times.

Muchas mujeres se casan jóvenes, y sus vidas giran en torno al cuidado de los niños, a hablar yiddish y a acatar unas pautas inflexibles de estilo de vida y de vestimenta para cumplir con las tradiciones jasídicas.

Friedman y su marido, Yosef, tienen 10 hijos, desde un niño de 8 meses hasta una hija de 21 años.

Pero el mes pasado, Friedman se convirtió en una anomalía en Monsey al licenciarse en y obtener la residencia en pediatría.

Imágen de la minisere Poco Ortodoxa, que fie suceso el año pasado en Netflix. Foto netflix.
Su graduación la convierte en una de las pocas mujeres médicas jasídicas del país, dijo la Dra. Miriam A. Knoll, presidenta de la Asociación Médica de Ortodoxas.

"No es habitual que las estudiantes de tengan hijos, y mucho menos 10", dijo Knoll.

"Así que para venir de un entorno conservador y tener tantos hijos, estás luchando una batalla cuesta arriba, que requiere un impulso y un compromiso extraordinarios".

Cuando Friedman empezó a pensar en estudiar hace cinco años, incluso sus mejores amigas tenían dudas.

Una de ellas, madre de 14 hijos, pensó que la ya apretada agenda de Friedman como esposa y madre nunca le permitiría afrontar los rigores de la facultad de medicina.

Otra la instó a convertirse en cajera de una tienda.

Friedman creía que dedicarse a la aumentaría su espiritualidad, no la restaría.

"En el judaísmo, existe la creencia de que si no utilizas los dones que te ha dado Dios, no estás honrando a Dios", dijo en una entrevista reciente.

Incluso mientras luchaba con las arduas exigencias académicas de los últimos cuatro años, cumplía con las responsabilidades domésticas que se esperan de una madre ultraortodoxa.

Siguió atendiendo a sus hijos y se abstuvo de estudiar en las fiestas judías y en el Sabbath, cada viernes por la tarde hasta el sábado por la noche.

Ninguna de sus obligaciones pareció perjudicar sus notas ni impedirle graduarse a tiempo en cuatro años, e incluso dio a luz durante sus estudios a tres hijos: su hijo de 8 meses, Aharon, y sus gemelas de 3 años, Mimi y Layla.

Se graduó como primera académica de los 135 estudiantes de su clase en el Touro College of Osteopathic Medicine de Middletown (Nueva York).

Friedman no siempre fue jasídica.

Como hija de un general del ejército estadounidense, formaba parte de una familia judía secular que se desplazaba mucho por el país.

Se consideraba feminista -y lo sigue siendo- y se licenció en biología.

A los 20 años empezó a estudiar medicina, pero abandonó la carrera y se interesó por el judaísmo ortodoxo, siguiendo sus estrictas directrices y evitando muchas distracciones del mundo exterior.

Estudió yiddish y empezó a llevar peluca y ropa modesta de cuerpo entero.

Dejó de conducir y de mantener conversaciones informales con los hombres, e incluso de mirarlos a los ojos.

Los smartphones e Internet estaban prohibidos.

En 2008, después de mudarse a una zona jasídica de Crown Heights, Brooklyn, para estudiar en un seminario jasídico, conoció a Yosef Friedman, un viudo con dos hijas de su anterior matrimonio.

Se casaron y se instalaron en Monsey.

Después de tener varios hijos, su mente volvió a centrarse en su formación médica.

"Ser religiosa era una especie de trabajo a tiempo completo, pero una vez que le tomé la mano a la maternidad y a la vida ortodoxa, ese anhelo volvió a aparecer", dice Friedman, que se acercó a su mentor religioso, el rabino Aharon Kohn, y le pidió consejo en su todavía imperfecto yiddish.

Ambos se dieron cuenta de que la facultad de sería doblemente difícil para una madre de Monsey.

Los jasidim de Monsey manejan en gran medida los asuntos judiciales entre ellos, compran en tiendas judías y envían a sus hijos a escuelas religiosas.

Además, sería inevitable que hubiera choques entre los requisitos académicos y las directrices jasídicas.

Friedman tendría que utilizar Internet e interactuar con estudiantes, profesores y médicos varones.

¿Y si el tratamiento médico de urgencia se prolongara hasta el Shabbo? Y como a las mujeres jasídicas se les prohíbe conducir, ¿cómo podría llegar hasta allí?

La sensibilidad de Touro hacia los estudiantes ortodoxos, dijo, hizo que fuera "una venta más fácil" para el rabino, que contó una historia sobre cómo su abuelo, también rabino, instó una vez a una mujer en Israel a convertirse en partera para ayudar a otras mujeres jasídicas.

Al final accedió, incluso después de que Friedman se preguntara si su amiga tenía razón al decir que se convirtiera en cajera.

"Me dijo que en absoluto, que quería que sirviera a mi comunidad", dijo Friedman, que hizo una entrevista para ingresar en la facultad de cuatro días después de dar a luz al séptimo hijo de la pareja.

El nuevo camino de Friedman hizo que su comunidad judía jasídica, muy unida, se sorprendiera.

La gente decía: "¿Qué? ¿Vas a estudiar medicina?", y yo respondía: "El rabino dijo que estaba bien"", recordaba mientras estaba sentada recientemente en su pulcra casa de dos pisos en un frondoso barrio de Monsey.

Estaba sentada cerca de unas estanterías con un shofar y una menorá.

En el suelo había juguetes de los niños.

La familia estaba haciendo las valijas para su próxima mudanza a Boca Ratón, Florida, para comenzar su residencia.

Como estudiante de medicina, Friedman empezó a desempeñar un papel muy necesario asesorando a conocidas jasídicas que tenían poca información sobre cuestiones médicas pero muchas preguntas, que iban desde cuestiones menstruales y de infertilidad hasta cómo el tratamiento ginecológico se ajustaba a la ley judía y a las directrices culturales sobre la modestia.

"La gente se entusiasmó al tener a una mujer que entiende la comunidad y entiende la medicina", dijo Friedman.

Cuando Monsey se convirtió en un foco de coronavirus el año pasado, empezó a recibir llamadas de amigos que buscaban información más actualizada que la que ofrecían los semanarios en yiddish.

Se sentían cómodos preguntándome: "¿Está mejorando o empeorando?", dijo.

Desde el principio instó a sus amigos a que se pusieran mascarillas, y en los últimos meses, al recibir más llamadas sobre la vacunación contra el virus, ha recomendado que se vacunen.

Ella y su marido contrajeron el virus el año pasado, pero no experimentaron ningún síntoma grave, dijo.

Yosef Friedman, de 50 años, que gana el salario mínimo como ayudante de pacientes discapacitados, dijo que la familia ha vivido al día para pagar la escuela de y dependía de varias becas.

El dinero de los préstamos estudiantiles a veces ayudaba a pagar el alquiler.

"Cada obstáculo parece ser eliminado del camino", dijo Friedman, quien recibió un premio del decano de Touro por ser un cónyuge solidario.

"Me hace darme cuenta de que esto estaba destinado a ser. Esto es lo que está destinado a hacer".

Empezó a trabajar por las noches para atender a los niños durante el día.

Lejos de ser una distracción, dijo que su ajetreada vida familiar le proporcionaba equilibrio y alivio del estrés frente a las tensas exigencias de los estudios para las juntas y los exámenes.

En lugar de ir a la biblioteca con sus compañeros, estudiaba en casa con sus hijos a su alrededor.

La interrogaban con tarjetas de memoria y adornaban sus libros de texto de anatomía y cirugía con calcomanías de colores brillantes.

La veían practicar sus suturas antes de acostarse.

Mientras daba a luz durante 12 horas a sus gemelas, que ahora tienen 3 años, estudiaba la parte de microbiología del examen.

"Así me distraía de las contracciones", dice.

Aunque entre los jasidim se suele desaconsejar el uso de Internet por considerarlo una exposición excesiva al mundo secular, Friedman consiguió el permiso del rabino para comprar una computadora portátil e instalar el servicio de Internet para acceder a la información médica y a las guías de estudio que sus compañeros compartían en las redes sociales.

Consiguió un teléfono inteligente para las aplicaciones requeridas por la universidad sobre procedimientos quirúrgicos.

También obtuvo la aprobación del rabino para conducir ella misma el coche familiar, pero su marido siguió llevándola fuera de su vecindario inmediato, para luego bajarse y volver a casa caminando, para evitar molestar a sus vecinos ortodoxos.

Siguió llevando la peluca durante las operaciones, pero Kohn aceptó que sustituyera el tradicional pañuelo jasídico de la cabeza por un gorro quirúrgico y que llevara pantalones de quirófano cubiertos por una bata quirúrgica desechable.

Se seguía desaconsejando dar la mano a los colegas varones, pero el rabino aceptó que el contacto accidental y necesario con los médicos varones durante la cirugía estaba permitido, al igual que mirarles a los ojos durante las discusiones médicas.

Cuando los estudiantes empezaron a practicar las manipulaciones osteopáticas entre ellos en las clases grandes, Friedman se aseguró una compañera y llevó ropa completa en lugar de pantalones cortos y un top deportivo como las demás estudiantes.

El rabino Moshe Krupka, vicepresidente ejecutivo del Sistema de Colegios y Universidades Touro, calificó a Friedman de "modelo" del énfasis de Touro en el apoyo a las necesidades particulares de los estudiantes de diversos orígenes.

Pero el mayor apoyo de Friedman fue Kohn.

En junio de 2020, murió de COVID-19 a los 69 años.

En septiembre, cuando nació su hijo más joven, Friedman honró al rabino que alentó su sueño de estudiar al llamar a su hijo como él: Aharon.

"Lo último que me dijo", dijo, "fue: 'No renuncies'".

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorGoTeam, la misión rescatista mexicana que apoya en el derrumbe de Miami
Artículo siguienteÚltimas entrevistas de la temporada de "The voice of silence"