Diario Judío México - Tarde o temprano, llega el momento para todo ciudadano se pregunta, a raíz de sucesos negativos y errores desafortunados que minan la credibilidad de un proyecto de nación, ¿Hasta cuándo es prudente aguantar el deterioro de tu país?

Y es que cuando tu vida, rutina y legado se encuentran en un territorio añorado, es difícil ver objetivamente que las cosas han cambiado. Todos nos resistimos a ver la realidad actual, esperando que alguien nos diga que las cosas no van tan mal.

No obstante, existen señales claras de que está cambiando de forma estructural:

  • Cambio político: Existe un claro vuelco al autoritarismo. Se canceló un aeropuerto, se autorizó una refinería sin licitación y se está empujando un proyecto de tren inviable económicamente con base en consultas populares a modo. No hay contrapeso ni discusión profunda de los proyectos planteados; aun cuando la inviabilidad sea demostrada por terceros.
  • Cambio económico: siempre había asemejado su crecimiento económico al de ; en las buenas y el las mañas. Hoy crece al ritmo de más de 3% anual, está en récords de pleno empleo, y mantiene bajas sus tasas de interés. Por el contrario, se desacelera, aumenta su desempleo y mantiene altas tasas de interés mediante una restrictiva que responde a la inversión financiera especulativa a costa de la reactivación del mercado interno. Tal vez este cambio de paradigma signifique el principio de un aislacionismo económico progresivo.
  • Cambio social: Se amenaza la propiedad privada, y con ello se abre la puerta para un conflicto social de gran escala. Dice la Ley Constitucional (sic) de Derechos Humanos y sus Garantías de la Ciudad de dice: “Para evitar que los desalojos forzosos o lanzamientos violen, entre otros derechos, el derecho a una vivienda adecuada, podrán llevarse a cabo sólo en casos excepcionales…con una debida indemnización”. Mensaje: Polarización social, ausencia de Estado de Derecho y protección Estatal para el delito.

Así los cambios. De gran magnitud y presentes en todos los ámbitos de la vida nacional. La pregunta es: ¿En qué momento reaccionamos?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEscuelas de Illinois criticadas por curso antisemita que enseña sobre la historia de “Palestina”
Artículo siguientePara combatir el antisemitismo, en Alemania impulsan la campaña “usen todos kipá”
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.