En los últimos días se han realizado 2 actividades del kirchnerismo: una el Congreso del Justicialismo y la otra (con recursos públicos de todos nosotros)la inauguración en Sarandí de la Plaza República Bolivariana de Venezuela en apoyo del dictador Maduro que se sostiene en el poder desconociendo lo resuelto por la Asamblea Nacional y contrariando el consenso internacional para que se vaya.
En el primero, hecho en el estadio de Ferro, se observan las presencias de algunos gobernadores insultados,intendentes alcahuetes, ex funcionarios que tratan de volver, sindicalistas de dudosa integridad y fanáticos en general.
Esta horda de personas impresentables tratando de reunirse para volver al poder con ánimo de venganza, llevando al frente a CFK, me hicieron revivir los documentales de los actos (también en estadios), que convocaba el partido nacional socialista en la Alemania de los años ’30 alentando al futuro Führer.
El segundo acto conducido por el intendente ultra K Ferrarini contó con la presencia de actores y algunos representantes de la cultura como Onetto, Cortese, Palomino, Romano (imitó a Perón), Horacio González de “Carta Abierta”, etc. Un acto de solidaridad con una dictadura cruel, perversa y asesina como la de Venezuela, no merece más que el repudio de la gente y el tenerlo presente en la memoria en el momento de votar en las próximas elecciones.
Winston Churchill dijo:”Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema”.

SIN COMENTARIOS

Leave a Reply

Artículo anteriorDiya de nieve
Artículo siguienteTrump afirma que ganaría el 98% de los votos si se postulara en las elecciones israelíes
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.