La impredecible y políticamente incorrecta diplomacia de la administración Trump tiene un rostro muy dinámico: el secretario de Estado se ha presentado a través de su sigilosa intervención en el acercamiento de Estados Unidos y Corea del Norte, el cual se hizo visible con el histórico encuentro entre y Kim Jong-un, pero se materializa realmente en su contribución al acercamiento entre las dos coreas.

Posteriormente, Pompeo, en un corto periodo de tiempo, advirtió a China que debe "comportarse como una nación normal en el comercio", declaró que "Irán es el mayor Estado patrocinador del terrorismo", y se acordó también de Venezuela: "Nicolás Maduro se comporta como lo hacen los dictadores".

Luego visitó Riad para reunirse con el rey saudí por la desaparición del periodista Jamal Khashoggi e inmediatamente viajó a escuchar la versión turca. Todo mientras aprovechaba para presionar a los saudíes acerca de la guerra en Yemen y después a los mexicanos con respecto a la caravana de migrantes.

De esta forma, desde su comportamiento y su apellido emerge la figura de un personaje de la historia, pues Pompeo significa en italiano nada más y nada menos que Pompeyo.

Ambos tienen su origen familiar en la misma región de Italia y el romano estaba con los optimates, los conservadores de la República romana. Sin embargo, el hecho que más los relaciona se refleja sobre la imagen de una poderosa pelambrera: Lucio Cornelio Sila gobernaba Roma en tiempos revueltos como su cabello rojo dorado, y la polarización entre populares y optimates encumbró a Pompeyo hasta el círculo íntimo de Sila.

De igual manera, cuando Pompeo era director de la Agencia Central de Inteligencia se adentró en el entorno de al entregarle personalmente los informes diarios de seguridad nacional.

Pompeyo, como hombre de confianza de Sila, fue enviado a pelear a los variados y distantes dominios de Roma con la misma frecuencia que Pompeo es mandado por Trump a defender los intereses de Estados Unidos en cada rincón del mundo.

Los diferentes contextos históricos transforman los periplos guerreros de Cneo Pompeyo Magno en los viajes diplomáticos de Mike Pompeo. Teniendo en cuenta los antecedentes de Trump, queda por ver si la literal decapitación del cónsul romano no se traduce en la metafórica del secretario de Estado estadounidense.

                                                                           Augusto Manzanal Ciancaglini
Politólogo

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa revolución turca es como la iraní... pero a cámara lenta
Artículo siguienteLas cinco comidas que tienes que probar si viajas a Israel
Soy graduado en ciencia política por la UNED de España, tengo 33 años,he nacido en la ciudad de Buenos Aires y colaboro como columnista para diversos medios latinoamericanos y españoles.