Diario Judío México - En realidad cuando ayudas a los demás, te estás ayudando a ti mismo.

Sabes que cuesta lo mismo servir, ayudar y apoyar a la persona que lo necesita que el no hacerlo. La diferencia solo radica en la intención y la disposición que uno tenga ante la vida.

¿Porque cuesta lo mismo? Porque en sí, el ayudar o no hacerlo son oportunidades personales que fortalecen el carácter y mejoran el autoestima propio que si se hacen bien por uno y si no pues no pasa nada, o quizá solo se pierde una buena ocasión para sentirse mejor.

Ayudar a las personas, brindar apoyo, cooperar con las organizaciones, etc., son actos buenos que mejoran la calidad de vida en general.  Pero mas allá de ser una buena acción, estas gestiones benefician directa e inmediatamente a la persona que los realiza.

Una palabra de aliento a una persona que se siente sola o triste, una comida preparada, una sonrisa así como el apoyo económico a una persona necesitada puede cambiar la perspectiva de la vida de cualquier persona; y sin buscarlo, esta acción termina ayudando mayormente  a la  misma persona.

Cuando uno  se voluntaria con el fin genuino y sincero de ayudar  a los otros por gusto y con la pura intensión de dar sin esperar nada a cambio, surge un sentimiento de satisfacción y hasta de encanto que nutre y enriquece inmediatamente. Las capacidades personales se mejoran y la sensibilidad se afina logrando que  finalmente todos salgan beneficiados.

Cuando una mujer se apunta para acompañar a su hijo a los paseos de su escuela, participa en todos los eventos y coopera con los maestros, claro que lo hace porque quiere a su hijo, pero en realidad ella también siente satisfacción en sus acciones,

Igualmente cuando una persona trabaja voluntariamente en una organización y da su tiempo con gusto y dedicación, claro que es una persona ejemplar, con  buenos valores y gran sentido de responsabilidad, pero también, aprende, se rodea de personas igualmente influyentes y el también se siente bien consigo mismo por poder haber contribuido y aportado algo.

Siempre que uno da  no se queda con menos, al contrario se le multiplica y se enriquece, una regla matemática  difícil de explicar. El dar es un acto que carga de energía positiva a las personas  además de que trae luz al mundo que vivimos.

¿Cuándo fue la última vez que ayudaste  o sorprendiste con un  buen detalle a alguien?

www.recetasparalavida.com

La receta

Ayuda a los demás y ayúdate a ti mismo

Ingredientes:

  • 1 taza de iniciativa;  entender y actuar antes de que te lo pidan
  • 2 racimos de sensibilidad;  ver con los ojos de da persona que requiere ayuda
  • 1 pieza de creatividad; ingenio para dar con gusto y dignidad
  • 2 cucharadas de bondad; condición básica para dar, humildad, gusto y compasión
  • 1 manojo de alegría; actitud positiva, con energía que se contagia, satisfacción y agrado
  • 1 pizca de amor; cariño y entrega  por la vida y por los demas

Recomendación del chef: Tu puedes hacer la diferencia. No esperes a que te pidan ayuda para extender la mano, o dar palabras de ánimo hasta que veas que es lo único que puedes decir, recuerda que tú tienes el poder  y la responsabilidad de hacer la diferencia y de ayudar.

Modo de preparación:

  1. Ayudar a los demás es ayudarse a sí mismo. Al auxiliar a otros, uno aprende a superar los desafíos propios, inspirando y proporcionando herramientas para que puedan solucionar sus complicaciones. Además, cuando uno vive para servir  desarrolla  sensibilidad, bondad y sus atenciones son más  acertadas.
  2. Dar  y ayudar es la mejor manera de sentir gratitud.  Uno  es más generoso   cuando siente que tiene la posibilidad o la capacidad de hacerlo, por lo que tiende a buscar oportunidades para expresar su gratitud,  al hacerlo le afloran  simultáneamente mayores sentimientos de agradecimiento y satisfacción.
  3. Entre más ayudas a los demás, más rico emocionalmente te conviertes; Las posibilidades de dar son ilimitadas cuando se da de corazón y sin esperar nada a cambio. El universo se achica y las oportunidades se multiplican

“Una  persona generosa de corazón es una persona rica, alegre y feliz”

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl peligroso exhibicionismo
Artículo siguienteSefer Tora para el CDI de la Comunidad Judía de México

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.