En este caso es distinto porque más allá de las típicas promesas de campaña y la ilusión que se ha creado en el pueblo debido a los modos con que fueron planteadas las propuestas en estilos populistas, en este caso influye el hartazgo social. No olvidemos que nadie votó por AMLO por él en sí, sino como consecuencia del frenado a un pasado trágico. En dicho punto, todos estamos de acuerdo.

Ahora que hay un presidente electo de estilo renovado, que aparenta ser alguien en contra de todo régimen anterior, que ha apoyado verbalmente a la sociedad, que da la apariencia de no pertenecer a las clases políticas y sociales que han predominado en el poder y el trono de México desde mucho antes del porfiriato, alguien que transtornó la evolución que no puede llamarse marxista ni imperialista, alguien que ha pateado para el mismo lado del pueblo en sus decires, alguien en quien el mismo pueblo ha depositado toda su confianza, alguien que fue elegido por la mayoría de la población (aproximadamente el 56% de los sufragios que fueron un 70% del padrón nacional), alguien que tiene menos de 3 años de haber fundado un partido y ha renunciado al anterior dejándolo en el hundimiento total sin lugar en el Congreso ni siquiera para una minoría, alguien que ha demostrado con cambios de personalidad, pasando del “cállate chachalacas” y “al diablo con las instituciones” que esa es la manera de mandar a la lona al rival más fuerte, a alguien así sí hay que exigirle en demasía. Y no por maldad, sino porque él mismo así lo ha afirmado. Nos ha hecho creer que todo se puede “acabando con la corrupción desde el primer día de su mandato”. Sí, a alguien así hay que exigirle.

Además, lo votamos porque entendimos que él quiere y desea hacer lo que la gente necesita. Y para que sepa nuestras necesidades debemos darlas a conocer. Él dijo conocerlas y por eso fue elegido. Sabemos de su trayectoria muy corta como funcionario y muy larga en campaña, ahora queremos verlo chambear.
Así que: AMLO, ponte a trabajar. Te lo exijo porque para eso te pago. Eres nuestro empleado. Y como cualquier empleado, el que no trabaja no sirve y que se vaya.
Cero tolerancia. Nunca vimos tu currículum y solamente confiamos en tu palabra. Así que más vale que cumplas o te sacamos a patadas.
Vamos, a trabajar, carbrón.
Y si antes no se exigía tanto fue por la represión a machetazos como lo hemos vivido en el 68 en Tlatelolco. Hoy se exigen muchas tonterías como el aborto y el derecho matrimonial a los gays… ¿No vamos a exigir que un presidente trabaje?
Vamos, dejémonos de estupideces. Y si estamos como estamos es justamente por no exigir.
Vamos a un supermercado y vemos 30 cajas y 7 abiertas y nadie exige nada.
Basta de hacernos tontos y creer que eso es ser buenos. El fútbol también es así. Es un deporte para quitar la pelota y no para pedirla con permiso. Basta, MIL VECES BASTA. EXIGIR ES LO CORRECTO Y MÁS CUANDO ESTÁS PAGANDO PARA QUE TU CHACHALACAS TRABAJE, Y MÁS CUANDO LO ACEPTASTE SIN SIQUIERA UN CV.

4 COMENTARIOS

  1. SR, GABRIEL ZAED, ALIAS ROB DAGAN.
    EN EL 68, TLATELOLCO, NO HUBO MACHETAZOS, HUBO EJERCITO EN LA AZOTEA DE UNO DE LOS EDIFICIOS, EN EL MISMO, SOLDADOS CON BAYONETA CALADA. LOS POLICIAS LLEVABAN UN GUANTE BLANCO EN EL HOMBRO IZQUIERDO, PARA QUE NO LOS BALEARAN, ALGUNOS SE METIERON BAJO LOS COCHES, OTROS CORRIERON, ERA ALGO PACIFICO, NO ERA AGITACIÒN.
    GANÒ UN MOVIMIENTO, NO UN PARTIDO- HUBO UN CULPABLE. CUMPLIO 100 AÑOOS.

  2. Leyendo tu comentario percibo que tienes más ganas de negar que de argumentar. Que hayas estado en Tlatelolco no es motivo que tengas argumentos sólidos para refutar ni para solidificar tu propio argumento respecto a lo que afirmas, que en mi publicación hay mucho odio. No amigo, no es odio, es sentimiento de justicia.
    Respecto a si he hecho algo por el mundo, creo que nada que tú debas saber ya que no siempre son cosas, ni hacia los demás ni evidentes. Yo soy parte del mundo y para lograr un cambio debo comenzar por mi.
    Además, ¿cambiar el mundo? ¿Y quién dice que pretendo eso? No deseo cambiar lo que Dios hizo y eso es perfecto. Cada quien es responsable de sus pensamientos que se convierten en acciones con consecuencias y efecto dominó.
    Saludos.

    Pd: déjame aconsejarte que debes corregir tu ortografía, gramática y redacción.

  3. ESTAMOS RECORDANDO EL HOLOCAUSTO, EL MAL HECHO ODIO, EN TU ESCRITO HAY MUCHO ODIO Y CORAGE, E IMPRESICIONES, POR EJEMPLO YO ESTUVE EN EL 68 Y LO QUE HUBO FUERON MUCHOS BALAZOS Y BAYONETAZOS, PERO LO IMPORTANTE ES DAR LUZ A QUE EL MAL QUE MENCIONAS SON UNA SERIE DE IMPERFECCIONES TEMPORALES ACUMULADAS, QUE NOSOTROS HEMOS PERMITIDO, Y SI ESTAS OBSERVANDO LA INJUSTICIA Y NO HACES NADA, ERES COMPLICE, ANTE TODO LO QUE EXPRESAS, SI ERES JUDIO SABRAS QUE ES NUESTRO DEBER HACER UNA DIFERENCIA EN ESTE MUNDO, HACIENDO EL BIEN A TRAVES DE ACCIONES QUE LO HAGAN MEJOR,¿TU QUE HAS HECHO PARA HACER A ESTE MUNDO MEJOR? RECIBE MIS SALUDOS Y LAS MAYORES BENDICIONES.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUna obra para la memoria
Artículo siguienteLas familias descubren el destino de los niños judíos holandeses perdidos hace mucho tiempo que perecieron en el Sobibor de los nazis
Mi nombre es Gabriel Zaed y escribo bajo el seudónimo de Rob Dagán. Mi pasión por la escritura es una consecuencia del ensordecedor barullo existente en mis pensamientos. Ellos se amainan un poco cuando son expresados en tinta, en un escrito. Más importante es expresarse que ser escuchado o leído, ya que la libertad no radica en hablar, sino en ser libre para pensar, analizar.