Platicando con algunas personas, se percibe una preocupación generalizada acerca de los acontecimientos que suceden en la actualidad:  confusión, pesimismo y un miedo paralizante. No se sabe cuál es la verdad, pero las noticias espantan. Parece que una fuerza incomprensible ha entrado en acción y el mundo a mí alrededor se ha transformado.

El paisaje ha cambiado, me tengo que adaptar rápidamente a la forma de ser de este mundo.  Igual que un animal liberado en un nuevo bosque. Para protegerme y sobrevivir, tengo que comprender las nuevas reglas y amoldarme a ellas. Nadie me ha preguntado,  parece que mi opinión no cuenta.  Nos puede invadir un miedo al futuro, se  siente una desolación,  un desamparo, ¿A quién acudir para buscar protección?  ¿Existe? ¿Hay quien me cuide?  Una respuesta generalizad es: “que solo y espantada me siento para enfrentar el  futuro”, ¿De dónde puedo agarrarme?  Es personal la respuesta.

Las conversaciones han perdido en calidad, son pocas las personas  capaces de  platicar a corazón abierto. En ocasiones, platicar con otras personas nos puede abrir un camino en el cual no habíamos pensado. Hay grupos de reflexión, manejados por algún especialista que funcionan. Varias cabezas piensan más que una. En el mundo sobra gente dispuesta a hablar y falta gente capaz de escuchar, todos tenemos que buscar a alguien dispuesto a escucharnos y nosotros a ellos. Hay mucha gente alrededor pero no todos tienen la capacidad de prestar atención; siempre hay una oreja que nos presta atención,  hay que buscarla.

Para quienes nacimos en la década de los cuarentas y cincuentas o antes. él mundo se ha transformado. Nuestro trabajo no es pelear contra lo que existe, sino ver la manera de seguir perteneciendo, con nuestros valores personales aunque parezcan anticuados. Me hice mayor, mis amigos lo hicieron igual,  somos  la generación de los viejos. Descubrí que en cualquier momento y sin causa aparente, todo aquello que creemos estable puede desajustarse, desviarse, torcer su rumbo y empezar a cambiar. Se produce cierta confusión en los sentimientos.  Cambia el paisaje y cambian las reglas.

Cambios  tecnológicos y costumbristas. Los juegos que aquellos niños jugaban, ahora producen risas burlonas en algunos niños “modernos”. Hay  abuelos que comentan que los regalos que llevan a sus nietos producen  desinterés. Hay pequeños que se atreven a decir, Abuelo, abuela, estos es anticuado, no me gusta. Otros toman el regalo con atención y lo meten en el baúl de las antigüedades que no se volverán a tocar.

Se observan situaciones  sorprendentes,  las reuniones de amigos, la relación interpersonal, cálida y cercana, se ha cambiado por conversaciones a través de  aparatos modernos. Nos advierten que las llamadas  pueden ser grabadas o espiadas. ¡Qué miedo, que inseguridad! Me siento  desnuda ante un mundo persecutorio,  no puedo  hacer nada por cambiarlo.  La tensión me agota, me produce desasosiego sentir esa confusión.  No son los acontecimientos de la vida lo que nos causa tensión sino nuestra resistencia a aceptarlos.   Hay que respirar varias veces y reconocer la fuerza que tenemos para seguir adelante.

Soy el resultado de políticas  que   me convierten en un ser temeroso y angustiado. Asumo que hay cosas sobre las que no tengo control, pero tengo que aprender a dirigir en forma positiva mi respuesta ante los cambios. La esencia de la vida,  es enfrentar los retos y sobreponerse a ellos. Cada vez que se logra  hay un sentimiento de crecimiento profundo y duradero.  El entusiasmo por alcanzar ciertas metas, es la gasolina que empodera tus acciones y te ayuda a ordenar el mundo de acuerdo a  la situación que se vive.  Cada éxito que has tenido es un recurso para toda tu vida,  promueve buenos sentimientos recordar tus éxitos de forma modesta; El entusiasmo es el antídoto de posponer las cosas y dar valor a lo que sí se tiene. Cada persona trae algo en su canastita.

Hay personas que son  entusiastas por naturaleza, tienen la capacidad para buscar.    El aprender a tener entusiasmo para planear y  alimentarse con  emociones positivas es un trabajo personal.  Los que tienen esta naturaleza necesitan menos esfuerzo personal que quienes tienden a ser menos entusiastas  para llevar a cabo sus proyectos. Sin embargo, todos lo podemos hacer. Cuando Luisa se siente demasiado preocupada, respira y se repite “todo va a estar bien” y le llega un sentimiento  alegre que reconforta. . Estar vivo es el mayor bien que uno puede tener. Nos cuesta trabajo valorar que respiramos y es gratis. Si sonríes cuando lo haces es un punto a tu favor.   Esto no siempre puede ser apreciado por las personas por que lo damos por hecho, sin apreciar ese gran regalo otorgado.

Todos  hablamos con nosotros mismos nos demos cuenta de ello o no, esto se llama pensamiento. Hay que trabajar para lograr tener unos pensamientos positivos, subir el tono de esa voz que promueve una mejor calidad de vida. Casi todos tenemos un repertorio de cosas importantes que hemos llevado a cabo. El entusiasmo debe ser natural. Los seres  humanos buscamos  orden y estabilidad tratando de que el desorden sea menor; sin embargo cuando este  surge,  se pueden romper barreras internas con rapidez y surgen sentimientos de miedo y desamparo.  Las tinieblas del interior aprovechan cualquier excusa para emerger y en ocasiones tienen al pánico por compañero.

Hay sucesos que nos afectan y es obligación personal ejercer la fuerza de voluntad contra la influencia del mismo,  evitar que atraviese nuestros corazones y mentes. Esa fuerza de voluntad puede ejercer tensión y producir cansancio, podemos descansar pero no claudicar. . La vida no tiene una respuesta sencilla, sobre todo cuando mis referencias van cambiando.

Estar vivo es el mayor bien que uno puede tener. Nos cuesta trabajo valorar que respiramos y es gratis. Si sonríes cuando lo haces es un punto a tu favor. Esto no siempre puede ser apreciado por las personas ya que no valoramos este hecho. Los invito a pensar en todo lo que tienen y poder poner a un lado las carencias,  son parte de la vida. Aprende a pensar con entusiasmo y en forma positiva.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRespuesta al fomento del antisemitismo
Artículo siguienteCarta dirigida a las admirables mujeres mexicanas (¡que pantalones tienen!)
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.