Beate y Serge Klarsfeld, el conocido como “los de cazadores de nazis” presentaron este miércoles en el Centro Sefarad-Israel de Madrid su libro “Memorias”, una en primera persona narrada por estos defensores de las almas judías que llevaron ante la justicia a antiguos jerarcas nazis, entre ellos a Klaus Barbie, “el carnicero de Lyon”.

En “Memorias” el relata sus aventuras y su determinación que afrontaron durante más de cinco décadas, una lucha conjunta contra los crímenes nazis que vivían en la impunidad durante la posguerra, gracias a la impasividad de y Francia preocupadas por el progreso económico y las tensiones de la Guerra Fría.

Durante cincuenta años Beate y Serge Klarsfeld han perseguido a criminales nazis que tras la posguerra llegaron a estar protegidos de la extradición gracias a la ley alemana. Uno de los casos más conocidos es el de Kurt Lischka, jefe de la Gestapo en Colonia y responsable de la mayor deportación masiva de judíos en la Francia ocupada.

protegió a los grandes criminales nazis en una época en la que todavía había muchos jerarcas vivos en el país. Una época en la que la sociedad política alemana quería proteger a sus criminales””, explicó Serge, francés judío, que perdió a su padre asesinado en Auschwitz.

Un país sin memoria

Beate Klarsfeld nació en 1939 con una en guerra, creció dentro de un Berlín bombardeado y dividido por sectores, aunque para ella era una sola ciudad: “No tuve esa impresión de vivir en una separada por sectores, para mí era una sola Alemania, sentía que tenía amigos en todo Berlín”, reconoció.

“No se hablaba de la Segunda Guerra Mundial, no se hablaba del Holocausto era un tabú”, dijo Beate, que durante su adolescencia temprana no sintió que nadie en compartiera una responsabilidad sobre lo ocurrido durante el nazismo: “No se podía aprender nada de esto, los profesores no explicaban en Berlín lo que había ocurrido”.

Fue en París, ciudad en la que conoció a Serge, un francés con raíces rumanas, donde reconocería la falta de responsabilidad por parte de su país.

El tesón y coraje del tuvo un fuerte impacto social, ético y jurídico, y su legado con los valores de la democracia muestran la relación entre memoria histórica y derecho a la verdad, además del reconocimiento al acceso a la Justicia para las víctimas.

El retorno de los judíos a Israel

La presencia en España de la pareja coincide con el aniversario de la Ley Retorno de Israel, cuyo primer texto fue publicado el 5 de julio de 1950, una norma que otorgó la ciudadanía a los judíos de cualquier parte del mundo.

Esta ley, común a países como España o Alemania, dio a la comunidad judía un lugar al que regresar: “La Ley del Retorno es una ley normal. Si el estado de Israel fue recreado después de diecinueve siglos de ausencia y es un estado judío, es lógico que puedan regresar todos los judíos que quieran encontrar un refugio, terminar su vida o hacer su vida en Israel”, señala Serge.

Adquiere aquí el libro de "Memorias"

FuenteEl espectador

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl orfebre lucentino Gonzalo Angulo diseña una 'Menorá judía' de siete metros de altura para Torremolinos
Artículo siguienteLa nueva visión revivida tiene raíces antiguas