Para variar, y por simple curiosidad, quisimos saber de qué hablaba esta vez el famoso antisemita Luis E. Sabini Fernández.

Aclaro y reitero: famoso por ser antisemita (nunca escribe sin entremezclar su profundo aunque su tema sea el deporte, la cultura o en este caso la química), y antisemita nato por la misma razón, que profundizaremos en adelante.

El título del artículo en esta ocasión, es:  “APOTEGMA DEL MUNDO EMPRESARIO: TIME IS MONEY” (UYPRESS 9/9/2022)

Como vemos, es un tema que puede interesar a muchos lectores, me interesó saber de qué trataba.

En realidad habla de una película y de un juicio contra la firma Dupont. Eso está claro, no significa que le doy la razón en lo que dice ni tampoco que lo discuto. Simplemente me pareció información de una película que no ví y un pleito de importancia del cual no me preocupé en su momento, o “no tuve conocimiento” como decía un personaje que fue un famoso ministro en malas épocas uruguayas.

Pero empezaron a aparecer dudas. La primera, cocinar con ollas y sartenes de teflón me pueden producir cáncer. Dado que todo el mundo –cuando el bolsillo lo permite- dejó de usar el aluminio y el acero inoxidable y se usa mayormente el recubrimiento con teflón, y ese uso viene ya desde mediados del siglo XX, no es nuevo, me predispone a seguir estudiando el tema. Por supuesto no me basaré solamente en la denuncia del señor Luis E. Sabini Fernández, del que desconozco que tenga título de químico o médico, pero es lógico que yo quiera saber por qué todavía no me he muerto de cáncer por lo que este señor denuncia.

Dejaré por el momento de lado el tema “teflón”, y me dedicaré de lleno al deporte favorito del señor Sabini Fernández (, por si no lo saben).

Transcribo textual lo publicado por el mencionado antisemita, perdón: señor antisemita (en es todo un señor):

“¿Las personas físicas pueden matar pagando? Parecería que no, pero sí lo hacen; contratan sicarios, no sólo individuales; se han  organizan batallones de “limpieza social” como lo hicieran comerciantes cariocas en convenio con policías, para “despejar” las calles de garotos da rua, contratando a quienes los han matado. A veces, ni siquiera mediante pagos especiales: las propias fuerzas  legales profesionales acaban con vidas humanas no deseadas, como militares íes acabando con la vida de palestinos de modo totalmente “desprolijo”;  quieren matar a un presunto terrorista y cumplen el cometido matando a 5 o a 14 vecinos, parientes, niños, lo que hay cerca del “blanco”. A veces, reciben pago especial siendo miembros de cuerpos represivos, como ha pasado con militares colombianos presentando su cosecha de “falsos positivos”.”

 

Qué casualidad !!!!. El señor Luis E. Sabini Fernández enchufa a “militares israelíes acabando con la vida de palestinos”, en un tema en el que se habla de productos químicos no israelíes, una compañía internacional no israelí, un lugar intoxicado que no es israelí ni siquiera está en el mismo continente, y para remache del tema, habla de “matando a 5 o 14 vecinos”, PERO NI UNA PALABRA DE LAS MUERTES EN OTRAS PARTES, como la guerra en Ucrania, Yemen, Irak, y tantas otras.

Parodiando lo que cantábamos en una época:

SI  ESTO NO ES ANTISEMITISMO, EL DÓNDE ESTÁ????

Claro, cantábamos “si esto no es el pueblo…”  pero estábamos en otra cosa.

No he sido discípulo de Freud, pero sería interesante saber si el más que demostrado del señor Luis E. Sabini Fernández no entra en alguna de las ramas de esas enfermedades estudiadas por el gran Sigmund Freud que lo hicieron famoso al punto de que la ciencia lo tiene como uno de los que transformaron al mundo. Sería esquizofrenia, paranoia, complejo de inferioridad, complejo de culpa? Son tantos los  temas abarcados por Freud que no me atrevo a opinar.

 

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUna dama llamada piedad
Artículo siguienteII Foro Centroamérica e Israel
Nacido en Uruguay el 23 de octubre de 1937 - títulos universitarios: Licenciado en Ingeniería Sanitaria - Rematador y Tasador Oficial. Ciudadano israelí desde el 3 de diciembre de 2003. Residencia: Rehovot.