Los líderes mundiales conmemoraron la “”, o . El 9 de noviembre de 1938, en toda Austria, Alemania y los Sudetes de Checoslovaquia, los oficiales nazis espolearon a las turbas que provocaron la muerte de 90 judíos, 30.000 fueron deportados a campos de concentración y 7.500 hogares, negocios, escuelas y lugares de culto judíos fueron vandalizados y saqueados. Los nazis culparon falsamente a los judíos del suceso y cobraron a la comunidad judía alemana 400 millones de dólares (en valor monetario actual). Esa noche fue el punto de inflexión en el que la retórica antisemita se convirtió en violencia activa. Este fue el comienzo del genocidio planificado del pueblo judío en toda Europa. Seis millones de almas judías fueron eliminadas violentamente de esta tierra.

La Agencia de Derechos Fundamentales de la UE ha publicado datos que demuestran el reciente incremento del en toda Europa. El estudio señala que la mayoría de los incidentes antisemitas no se denuncian; lo que significa que el número de actos antisemitas es en realidad mucho mayor. Este aumento del está en parte relacionado con las teorías de la conspiración en torno a la covid. Son las mismas conspiraciones que se difundieron durante la peste bubónica de los años 1300. Sin embargo, con las redes sociales, estas mentiras pueden propagarse más lejos y más rápido.

Ochenta y tres años después, los grupos neonazis crecen en Europa y España no es diferente. En Madrid, esta pasada primavera, en un mitin neonazi, una oradora proclamó: “El enemigo siempre será el mismo, aunque con diferentes máscaras: el judío. […] El judío es el culpable…”. La realidad es que el es el enemigo que socava la democracia y nuestra humanidad. Los judíos europeos son europeos, y han vivido en Europa durante siglos contribuyendo al arte, la cultura y la erudición del continente. Es más urgente que nunca que los Estados miembros adopten la estrategia global de la UE para combatir el . Nunca más tiene que significar algo

FuenteLa Razon

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Habrá cambios para entrar a Israel? Nuevamente países en Rojo
Artículo siguienteUn beso de sol en una copa