Pareciera que en Israel, después de haber destituido a David BenGurión, el personaje más importante de su como Primer Ministro por decisión parlamentaria, los escándalos políticos ya serían parte de su moderna.

El caso de no es la excepción, por una acusación de acoso sexual fue destituido de la Presidencia del Estado de Israel en el 2007, ocupando su puesto Shimon Peres, considerando que de todos los delitos humanos existentes, el de acoso sexual es el más ambiguo y controversial, ya que por el sólo hecho de que un hombre le desee los buenos días a una mujer de cualquier edad, ya puede ser considerado para investigación jurídica, además de ser  el único delito en el que el hombre, sólo por su género, siempre es el culpable, como lo fue , que hasta el 2011,  4 años después de haber sido dado de baja de la Presidencia de Israel, fue condenado a 7 años de prisión.

Recuerdo muy bien a durante su mandato como Presidente israelí, cuando visitó la barranca de Bary Yar, en Ucrania, donde cobardemente los militantes de los einsantzgruppen asesinaron a 42,000 judíos en 2 días  durante la Shoah, ahí declaró: “Nosotros no los vamos a perdonar...”.

No quiero pensar que por ser judío sefardí ésta declaración de haya causado cierta rivalidad en las grandes esferas políticas de Israel, y que eso haya sido el motivo por el que le buscaron antecedentes de acoso sexual a 5 mujeres israelíes, como en esa época lo hicieron con un gran porcentaje de actores estadounidenses también, todos ellos con fines lucrativos, pero el caso de Katsav fue diferente, porque hasta ahora, muy lamentablemente, muchos judíos ashkenazim creen que los no tenemos “derecho” de sentir la Shoah como propia, incluyendo al mismo Shimon Peres en su momento.

Son muy conocidas políticamente las preferencias en la (Parlamento israelí) por tener siempre mayoría de judíos ashkenazim sobre sefardíes, así como la existencia de zonas habitacionales exclusivas en Israel con mayor presencia de vecinos ashkenazim que de sefaradíes.

Mi padre contaba que siendo niño, en la escuela Tarbut, una Morá (maestra de hebreo), les decía que los que no eran ashkenazim no eran judíos.

 

Habría que analizar el caso de con mayor énfasis social, ya que ha sido el segundo judío sefaradí que ha ocupado un puesto político de Presidnte y/o Primer Ministro en Israel, hasta ahora, el primero fue de Presidente: Itzjak Navon.

2 COMENTARIOS

  1. Esa guerra desde siempre entre Ashkenazim y Sefaradím es una aberración. La viví en México como la sigo viviendo en Francia pero menos ahora que antaño.
    El hecho de tener culturas, historia, idiomas, tradiciones, rezos, comida diferentes, enriquece a nuestro Pueblo Judío y lo que no debería ser motivos de discordia ni de envidias infantiles.

    - Durante la Shoah "solamente" hubo unos 200 mil Sefaradís deportados y asesinados, de los cuales casi 50 mil eran procedentes de Tesalónica. Los que cuenten su historia sin hablar de este terrible episodio, me dan pena.
    - Los que ignoran lo que ustedes vivieron durante la inquisición y durante los tres siglos precedentes,
    - Los que no saben qué más de 800 mil Judíos Sefaradis y Mizrahím fueron echados de sus países de origen en los 50 y 60 (Marruecos, Argelia, Tunisia, Egipto, Lybia, Irak, Irán, Siria, Líbano, Arabia Saudi,...)

    Los que no nsaben que el udjudeo-espanyolefue prohibido nen Israel tanto como el yiddish a partir de 1948,
    tendrán que revisitar la historia,.

    Deja tu Comentario

    A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

    A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
    Artículo anteriorEl Centro Wiesenthal Protesta a México y Argentina por su Voto Antiisraelí en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU
    Artículo siguienteLas disputas políticas que llegan hasta los estadios de fútbol
    Miembro de la Comunidad Monte Sinaí, estudió en su Colegio, becario del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, en 1988, estudió Medicina en la Universidad La Salle de la Ciudad de México y Pediatría en el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, ejerció Medicina privada en el Hospital ABC y en el Hospital Ángeles de las Lomas.