Diario Judío México - La popularidad del portal de Facebook en el mundo árabe está en constante aumento. Las estadísticas publicadas en mayo del 2010 por la empresa con sede en Dubai Spot On muestran que 15 millones de árabes son usuarios de Facebook – un millón más que los lectores de diarios en idioma árabe, inglés y francés combinados en el mundo árabe.[1]

En la disputa actual sobre Facebook, algunos piensan que la aceptación de este es inevitable a pesar de sus inconvenientes, otros lo rechazan, alegando que es contraria a los valores islámicos.[2]

Lo siguiente son extractos traducidos de los artículos sobre el tema:

Miembro del Consejo Shura Saudita: Facebook esparce la destrucción y la corrupción, existen manos judías sionistas detrás de este

El Dr. Mazen Balilah, miembro del Consejo Shura Saudita y ex editor del diario saudita Al-Madina, escribió: “Si no dirigimos a los jóvenes hacia el trabajo, el construir, renovar, inventar y desarrollar sus capacidades y talentos, estos se volcarán hacia lo que está a su disposición – cosas que a menudo son más dañinas que beneficiosas. En este momento, las autoridades francesas están estudiando la posibilidad de restringir el uso de Facebook, seguido a la muerte de un joven en una fiesta libertina, que fue organizada a través de Facebook.

“Muchos miembros de los medios de comunicación sauditas consideran a Facebook un medio, o lo que se conoce hoy como un medio de comunicación social. Existen muchas sospechas en relación a la aparición de Facebook, tales como [la posibilidad] de que existen manos judías sionistas detrás de este. Es un medio de destrucción, no de divulgación, es un medio de conflicto, no de virtudes”.

El Profeta Mahoma no necesita de Facebook para probar que Él es amado

“Muchos usuarios entusiastas de Facebook en los países islámicos tratan de ‘islamizarlo’ con correspondencia en la predica y la orientación [espiritual] y mediante el intercambio de videos religiosos y fatwas de altos clérigos. Me he encontrado [incluso] con un grupo que pretende convertir el Profeta en la figura más querida en Facebook. En [este portal], el grado en que se ama a un usuario se mide por cuántos amigos tienen. [Pero] el Profeta no necesita de Facebook para ser amado, porque la creencia de todo sirviente [de Dios, es decir, cada musulmán] está incompleta sin su amor total por el Profeta… [Mahoma] no necesita de Facebook para probar que es amado y Facebook no está diseñado para este [propósito]. Cualquiera que intente islamizar a Facebook, o de mejorarlo para que sea islámico, está desperdiciando sus esfuerzos. Es como querer transformar un sistema de aguas residuales en un sistema de agua potable – es imposible. Incluso si se hace, estará cojo, será falso, temporal y propenso a problemas.

“Facebook es un canal abierto al libertinaje. Es el pasatiempo de los que no tienen nada que hacer, ya que no es más que la pérdida de tiempo y esfuerzo invertido en una ociosidad inútil. He mirado las páginas de varios jóvenes usuarios de Facebook, que han estado usando [el portal] desde hace varios años y he observado la pérdida de su ego, su falta de dirección en sus formas más horrendas posible, la pérdida de sus talentos y capacidades y su regresión.

“El joven [usuario de Facebook] ve ante él a cientos, incluso miles de nombres de muchachas para conocer. El portal, el cual fue creado para este fin desde un principio, facilita todo tipo de comunicación, como el [intercambio] de chistes, la correspondencia y el compartir videos y fotos en la página de chateo en vivo. El portal ayuda a aquellos que no son expertos [en relaciones] a encontrar formas de reunirse. Cada día se ofrecen regalos [virtuales], tales como cajas de dulces, botellas de vino, flores, besos y abrazos. Para aquellos más capacitados, el portal impulsa varios regalos licenciosos, tales como ropa interior y [solicitudes] que son más sensibles y atrevidas.

“Existen varios juegos para despertar el argumento y el diálogo, tales como el Daily Line, un juego de adivinación y un juego de intercambio con amigos. Este último es el [juego] más peligroso, porque le coloca un precio a cada amigo, que va en aumento con las transacciones. Todo el mundo se convierte así en [carne] en el ‘mercado de esclavos’ – que nos es familiar desde [las épocas de] la historia antigua cuando existía la trata de seres humanos. La gente se vuelve nada más que mercancía que se negocia y los niños y las niñas son [tratados como] esclavos en un mercado. El valor de una persona se reduce al valor material con que este se vende en este mercado…

“El portal es despreciable, y tiene implicaciones sociales destructivas. Lo extraño es que los jóvenes se refugian en este. Los mejores de ellos quieren islamizarlo, pero eso es una trampa, porque este se basa en el libertinaje. Sólo puede utilizarse indirectamente para el bien. Los jóvenes innovadores [que quieren un portal islámico] les iría mejor establecer su propio portal que se adhiera al [camino] correcto desde el principio y continúe en este camino, dirigiéndose a la mente de la manera correcta”.[3]

Director general de Al-Arabiya: “No existe otra opción sino comprometerse con estos [mundos virtuales]”

En contraste, ‘Abd Al-Rahman Al-Rashed, director general de Al-Arabiya y ex director del diario Al-Sharq Al-Awsat, escribió que el mundo árabe debe ir con la corriente. Lo siguiente son extractos de una traducción de su columna sobre el tema, publicado en la edición del diario en inglés:

“Estamos viviendo bajo una roca, o están ellos adelantados a su época? Estoy hablando de la mitad del billón de personas miembros de Facebook. Este es un portal relativamente joven que acaba de celebrar su sexto aniversario y hoy cuenta con más miembros que el número total de adultos en el país más grande del mundo. Este es un lugar de reunión de la talla a la cual el mundo nunca ha visto, ya que en el pasado, el potencial para la comunicación y la migración se limitaban a unas cuantas millones de personas. ¿Podemos estar en presencia posiblemente del nacimiento de una nueva generación, cultura y forma de vida, con este portal y otros similares que acogen a millones y millones de la raza humana?

“Me considero como una de las primeras personas que se han ocupado de la cultura digital, y esto fue incluso antes de la aparición del Mac de Apple y hoy día he descartado lo que quedaba de mi inflexibilidad [respecto a la tecnología digital], el registro, la participación y la co-existencia – o al menos tratar de seguir el ritmo – con el Facebook y la generación Twitter. Me he convertido en un miembro de la comunidad digital. Sin embargo, sólo dos años después, estoy teniendo dificultades para renunciar a la vida tradicional. Soy un visitante frecuente de Starbucks y me gusta usar mis cinco sentidos para ver, oír, oler, tocar y probar

“Sin embargo, en Facebook es imposible para cualquiera saber si la persona con quien se está interactuando es inclusive un ser humano. Uno no puede saber si esta persona está utilizando su verdadero nombre o, si es realmente una foto de ellos, mientras que las emociones que expresan no son más que emoticones [iconos que representan el estado de ánimo del que escribe o la expresión facial]. Este es un mundo paradójico donde existen ambos la apertura y el fraude, yo estoy acostumbrado a tratar con gente en la vida real viéndolos, en lugar de leer acerca de ellos. Con todo el [respeto] que merece el planeta Facebook, el cual es el portal más popular de en el mundo y el segundo portal más popular, creo que esto es realmente un mundo virtual que está muy alejado de la vida real, a pesar de su inigualable estatus como el portal abierto más transparente y liberal de

“Creo que tenemos que reevaluar nuestra visión de este mundo [virtual]. Enormes cantidades de personas están hoy día viviendo [en estos mundos virtuales], lejos de su vida cotidiana normal. Estas nuevas generaciones están viviendo en otro mundo [en comparación con generaciones anteriores] – por lo que Facebook es, si no otro planeta [digital] que ni siquiera podemos ver con telescopios tradicionales?

“Nos enfrentamos a un nuevo diluvio de mundos virtuales y no existe más remedio que intervenir ante ellas. [Sin embargo], mi mayor temor es que vamos a terminar como en Matrix, una película que revela mucho acerca de nuestro futuro próximo en un mundo donde la humanidad está conectada por cables a una realidad virtual”.[4]

Fuente: Memri.org


[1] www.islamtoday.net, 25 de mayo, 2010.

[2] Por ejemplo, en febrero del 2010, Al-Azhar se dirigió a la cuestión de legitimidad de Facebook tras reportes de que un ex clérigo de Al-Azhar había emitido una fatwa en contra del portal, debido a que participar en este era un pecado que podría llevar al divorcio y a la destrucción de familias. Véase MEMRI Despacho Especial No. 2832, “Clérigos egipcios debaten la permisibilidad del uso de Facebook y otros portales; la columnista Diana Mukkaled responde: ‘Los portales de y blogs han ayudado a romper las barreras y producir innovaciones'”, 1 de marzo del 2010, http://www2.memri.org/bin/espanol/articulos.cgi?Page=archives&Area=ia&ID=SD283210.

[3] Al-Madina (Arabia Saudita), 21 de mayo, 2010.

[4] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 28 de julio, 2010.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.