Ser víctima es una elección personal que empodera a la venganza y perpetúa el hacer sentir mal a los demás.

 Becky Krinsky – Life Coach

Las personas que optan por tomar y vivir con una actitud de víctimas son personas que se convierten en seres adictos a su propio sufrimiento.

El dolor es inevitable, es natural y es importante reconocerlo. Hay situaciones que lastiman, personas que pueden ser tóxicas y eventos que no se pueden controlar; Pero el sufrimiento es completamente voluntario, cada uno puede y tiene el poder de elegir a donde va a poner su atención. Se puede enganchar en la causa que creó el dolor o se puede enfocar los aspectos positivos que tiene a su alrededor.

El sufrimiento es un nutriente principal que retroalimenta y perpetúa un estado de impotencia, frustración, desesperanza e irresponsabilidad.

El diálogo interno de las víctimas: Pobrecito de mí, yo no tengo la culpa, a mí nadie me aviso, yo no puedo hacer nada si las personas no me quieren, no tengo nada que decir, ellos siempre quieren tener la razón, a mí nadie me entiende, yo trato, pero… las cosas no se me dan, ni para qué decir o hacer siempre me echan la culpa y no hay con quién hablar, etc.

Ser víctima significa regalar a otros el poder propio. Depender del apruebo o desapruebo de los demás. Dejar que otras personas ofrezcan la posibilidad de sentir bienestar. El mundo exterior se convierte en el agente responsable de la forma de sentir de la persona que sufre.

La felicidad de las víctimas depende del trato y la benevolencia de los demás, cuando llegan a sentir alegría o son afortunados, solamente es gracias a favor de los otros, ya sea que los tratan bonito o les dan lo que ellos les piden.

Un error terrible es creer que ser víctima implica no tener poder o que es una persona desprotegida y sin valor. La culpa, el dolor que se siente, la impotencia de no ser entendido y validado se transforma casi sin pensar en un deseo y una posibilidad de venganza.

Su coraje es utilizado en contra de la persona que causa dolor. Esto lo hace sutil y discretamente en momentos donde la víctima sabe que puede herir y desquitarse sin que nadie se de cuenta.

La satisfacción de poderse desquitar y causar dolor es tan grande que prefieren perpetuar su incomodidad para poder disfrutar inconscientemente el malestar hacia los que los han lastimado.

Ser víctima no es una posición sana, no fomenta la paz personal y además contamina otras relaciones que quizá son mejores y más constructivas.

Corroer el alma y sentirse tan herido es otra forma de eliminar la responsabilidad propia para vivir en plenitud y en armonía.

La receta

recetas-titulo1

Dejando de sentirme víctima

recetas-titulo2

Ingredientes:

  • Aceptación- reconociendo la realidad las personas y las circunstancias sin ser protagonista
  •  Valor-fortaleza para quererse y no dejar que el mundo los límite
  • Conciencia- responsabilidad y compromiso personal para querer vivir mejor
  • Determinación- compromiso consigo mismo para ser mejor y no sufrir por gusto o por costumbre
  •  Actitud positiva- enfocarse en los aspectos creativos y constructivos de cada situación

Afirmación personal para soltar el sentimiento de ser víctima:

Soy responsable de mi forma de sentir, actuar y pensar. No permito que nadie me sabotee mi felicidad y no permito que el dolor y la amargura de los otros me roben mi paz emocional. Soy la única persona que ganará una mejor calidad de vida cuando dejé de sentirme como una víctima. Entiendo que los otros tienen sus propias batallas que luchar yo no las tengo que cargar o engancharse. Soy libre, soy independiente, soy responsable y me quiero, me cuido y no dejo que el sufrimiento invada mi alma.

Soltando el dolor y el sentimiento de impotencia:

  1. Ser víctima solo envenena el alma y promueve el malestar.   Liberarse del sentimiento de impotencia y frustración y tomar responsabilidad activa frente a la vida mejora la calidad de vida. Cargar con la armadura que promueve el malestar evita encontrar una felicidad plena.
  2. Sentirse víctima es un sentimiento peligroso. Dormir las emociones, activar el deseo de vengarse y destruir a los otros solo hace que las personas saboteen su propio bienestar.
  3. Actuar como una víctima solo le quita el buen sabor a la vida. El vivir sufriendo y quererse desquitar eventualmente deteriora a la persona y al final todos pierden la posibilidad de disfrutar y convivir en paz

Es más importante el tener una vida plena y feliz que el desquitar el dolor que los otros han infringido. La vida es preciada que lastima regalarle al enojo, la decepción o el malestar la posibilidad de ser feliz.

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2022 © Todos los Derechos Reservados.

Si te interesa obtener ayuda tenemos el servicio de coaching personal. Pide tu cita hoy. Sigue este enlace y te llamaremos para agendar tu cita.

https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

También en la página www.recetasparalavida.com

Para comprar el libro de gente difícil https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=ELZCSTBZLWJNU

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLatinoamérica combate al antisemitismo
Artículo siguienteErick Elías afirma que ahora es el actor que quiere ser
Becky Krinsky Coach de vida, conferencista, escritora y columnista ganadora de premios internacionales por sus libros de superación personal y transformación. Licenciada en Ciencias de la Educación, con estudios en Desarrollo Humano, y Consejería. Egresada de la Anáhuac, Universidad de México. Fundadora de Recetas Para la Vida © / Recipes for Life © y de la columna Pregúntale a Becky, que contesta preguntas de todas partes del mundo, colaboradora con la revista Mujer actual por mas de 10 años. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, participa en conferencias presenciales y en línea, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanales. Su mensaje y su concepto único de recetas para la vida, ha servido de gran inspiración, entretenimiento en el mundo hispano alrededor del mundo. El cual tiene como fin ofrecer concientización y responsabilidad para vivir en plenitud, crear una actitud positiva y despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y tener una vida emocionalmente nutritiva. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, en conferencias en vivo, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanal, con el mensaje y su concepto tan único de recetas para la vida, el cual ha servido de gran inspiración, entretenimiento y sobretodo concientización de la importancia de tomar responsabilidad para despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y vivir en plenitud. Premios y nominaciones Medalla de oro por sus columnas con el tema del éxito y la superación personal, premio José Martí, a nivel Nacional en EUA. Medallas de plata y bronce por publicaciones de temas relevantes para la comunidad hispana en el mundo. Ganadora del primer lugar en el Latín Book Award por su libro “Como tratar con gente difícil”- en la categoría de auto transformación en español. Nominada y con premio en el latín Book Award por su segundo libro “Mujer actual mujer de valor”- categoría temas de la mujer Reconocida y premiada con excelencia en periodismo del San Diego.