Diario Judío México - La mayoría de los judíos estadounidenses no necesitaban la última controversia que involucraba al presidente Donald para convencerse de resistirlo. La abrumadora mayoría —demócratas partidarios ya leales— se opuso a las políticas conservadoras aplicadas por su administración y consideró aborrecible sus puntos de vista sobre la inmigración ilegal. Pero la burla de “¡Envíala de vuelta!” Dirigida con vehemencia a las cuatro congresistas de extrema izquierda que componen “” se consideró más allá de lo normal que muchos de sus comentarios anteriores.

Siguiendo las señales de The New York Times y redes como CNN, la mayoría de los judíos ahora piensan que “racista” no es tanto un epíteto para lanzarle al presidente como una descripción objetiva. El debate actual sobre se asemeja a la retórica apocalíptica que se lanzó rutinariamente en los meses previos a su toma de posesión, cuando muchos observadores afirmaron que estaba viviendo el equivalente moral de los últimos días de la República de Weimar. La última controversia tiene a algunos liberales que de otra manera estarían sobrios afirmando nuevamente que es una amenaza autoritaria para las libertades estadounidenses que está apuntando a las minorías como las congresistas de primer año para la opresión.

Si uno acepta esta caracterización de la situación política, entonces el deber de la comunidad judía es claro. Un peligro para cualquier minoría o grupo oprimido es inevitablemente un peligro para los judíos, que siempre terminan siendo blanco de tiranos. Y es por eso que tantos judíos consideran que la oposición a no es tanto una opinión política, sino una obligación religiosa. Muchos en la comunidad judía ven el famoso poema de Martin Niemöller que comienza: “Primero vinieron por los socialistas …” y su tercera línea, “Luego vinieron por los judíos”, no solo como una analogía precisa, sino como una predicción sombría. Creen que es solo cuestión de tiempo antes de que un país donde los insultos estén dirigidos a mujeres de color y donde el gobierno ordene arrestos de inmigrantes ilegales será seguido por un ataque a los judíos.

El escritor David Frum hizo referencia a esta suposición en un artículo publicado esta semana en The Atlantic. Frum es parte de la banda cada vez menor de ex republicanos que siguen siendo firmes defensores de #NeverTrump. Pero puede reconocer que, a pesar de los esfuerzos de algunos de la izquierda para calmar a como un antisemita o un facilitador o animador de los antisemitas, esta administración es, como él lo dijo, “no vendrá por los judíos esta vez.”

Como admitió Frum, la postura de los miembros prominentes de la administración en la Cumbre del Departamento de Justicia de la semana pasada sobre la lucha contra el antisemitismo fue la de verdaderos amigos del pueblo judío y no aliados de conveniencia. En cualquier número de asuntos, la administración Trump ha demostrado su amistad con la comunidad judía. Y eso es incluso antes de tener en cuenta el hecho de que ha sido la administración más pro- de la historia.

Aún así, en palabras de Frum, esta no es una razón para que los judíos apoyen a Trump, sino que está estableciendo un dilema en el que se pone a prueba el compromiso de la comunidad con sus valores. Frum ve a Trump como parte de una nueva generación de autoritarios que ven a los judíos como una clase protegida, incluso cuando tratan a otras minorías con dureza y socavan los derechos de todos.

Frum busca enmarcar el debate judío sobre Trump de tal manera que argumenta que este es un trato del diablo en el que se les pide a los judíos que se unan a los opresores.

De una manera extraña, está haciendo eco involuntariamente de la ideología interseccional que motiva a muchos de la izquierda que consideran que los judíos y el Estado de disfrutan del “privilegio blanco”. Pero el problema no es solo que Trump es un amigo de los judíos en lugar de un enemigo; es que la suposición básica de que sienten que el presidente está destruyendo la libertad estadounidense está equivocada.

Es cierto que a veces el lenguaje del presidente es espantoso y lo opuesto de lo que una nación necesitada de curación necesita escuchar del líder del mundo libre. Muchos de los ardientes seguidores de Trump están demasiado lejos en su adoración de héroes y su ánimo para que sus enemigos admitan que es un mensajero imperfecto e irresponsable. Eso es testimonio del daño que nuestra cultura política bifurcada ha hecho a lo que alguna vez fue un consenso nacional sobre la importancia de la virtud cívica y la civilidad.

Pero es igualmente cierto que las afirmaciones de que esta administración está destruyendo la democracia y la libertad son una tontería partidista. Los oponentes de Trump no enfrentan restricciones ni sanciones por ridiculizarlo diariamente a él y a sus seguidores en foros prominentes o en el Congreso. Las políticas que critican los críticos de Trump no son la tiranía de Trump, sino ideas conservadoras que cualquier republicano habría intentado implementar. Su “opresión” de los inmigrantes que ofende a tantos judíos no es más que un intento de hacer cumplir la ley, no un eco de la opresión nazi de los judíos.

Igualmente importante, Trump es completamente correcto cuando describe a los miembros del escuadrón, como los representantes Ilhan Omar (D-Minn.) Y Rashida Tlaib (D-Mich.), Como antisemitas virulentos a quienes a menudo se les ha dado un pase. algunos en su fiesta. La representante Alexandria Ocasio-Cortez, el miembro más destacado del escuadrón, es, como sus dos amigas, una ruidosa y peligrosa oponente de y una defensora del movimiento antisemita BDS. Si AOC y sus amigas alguna vez toman el control de su partido, y todavía no estamos cerca de ese punto, entonces la amenaza para los judíos será similar a la que representa un Partido Laborista liderado por Jeremy Corbyn en Gran Bretaña.

Frum cree que esta situación pone a prueba la obligación ética de los judíos de dejar a un lado sus propios intereses parroquiales y defender a los demás, de la misma manera que el gran maestro judío Hillel nos advirtió que, “Si soy solo para mí, ¿qué soy?” “Si no soy para mí, ¿quién será para mí?”

Sin embargo, él y otros críticos de Trump están equivocados al ver esto como el dilema moral que suponen que es. Oponerse al presidente es lo que deberían hacer los liberales, que preferirían un demócrata. Trump es conservador y alguien que dice cosas inapropiadas. Pero no representa más una amenaza para la libertad estadounidense que para los judíos. No se puede decir lo mismo de los socialistas demócratas que apoyan el BDS.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLa Corte Suprema de Brasil ordena a Petrobras abastecer a navíos iraníes varados
Artículo siguiente“Deja Tu Huella Verde”, evento organizado por KKL en honor a los Juegos Macabeos Panamericanos.