Diario Judío México - Cuando escuchamos sobre el poderío económico asiático, inmediatamente saltan a nuestras mentes nombres como China y Japón. Pero hay uno más que no lo tomamos mucho en cuenta, un País sumamente capaz y desarrollado.

, cuya marca de telefonía celular, (Samsung) es la única que parece poder competirle, e inclusive, algún día llegar a superar a Apple, compañía que fue creada por Steve Jobs en la nación más poderosa del mundo. EEUU.

Una nación sumergida en adversidades, dividida por un paralelo que va mucho mas allá del norte y del sur, uno que marca infinitas diferencias entre lo retrogrado y lo desarrollado, entre el orden y el caos, entre la libertad y el encierro, entre una dictadura y una democracia. La no se le parece en lo absoluto a su vecina Corea, la del norte. Una es agua la otra es aceite.

En lo interno, , también se ha visto envuelto en diferentes crisis internas y golpes de estado por parte del gobierno, la más reciente, la crisis financiera asiática en 1997 con un sistema que estuvo muy cerca de llevarlos a la quiebra. Pero como cualquier gran potencia, después de una crisis se levantó más fuerte.

Hoy en día es consolidada como una de las democracias más estables del mundo, forma parte del G-20, cuenta con alrededor de 50 millones de habitantes, un PIB que supera los 900 mil millones de dólares; Su PIB per cápita es de 32,500 dólares anuales, (el de Corea del Norte es de 1,800) su capital, Seúl, es considerada según Forbes, uno de Los 10 centros financieros y comerciales más importantes del planeta.

¿Cuál es su secreto?

En , básicamente toda la población desde una temprana edad es instruida al estudio de la Guemará (talmud). Según dice su embajador en , el señor Young Sam Mah, se ha investigado que hay más casas en que cuentan con una Guemará que en el mismo estado judío.

Desde que los pequeños coreanos adquieren conciencia, las madres acostumbran a contarles historias del talmud.

Y todo esto se debe a que los coreanos tenían un gran interés sobre porque los judíos obtenían numerosas distinciones académicas en diferentes ámbitos, ¿cuál es el secreto de los judíos? ¿Cómo, más que otras personas pueden alcanzar esos logros tan impresionantes? ¿Por qué los judíos son tan inteligentes?.

Después de investigar sobre los judíos y sus costumbres llegaron a la conclusión que desde una temprana edad los niños son instruidos al estudio del talmud, así que ellos lo adaptaron a su cultura.

Sin dejar de mencionar que no solamente ven el talmud como una fuente de genios, sino que se les parece que en él se pueden encontrar valores que se asemejan a los de ellos. Como el valor de la familia por ejemplo.

Está muy claro, además del estudio del Talmud, los coreanos apuestan en un alto grado por la educación de sus niños, destinan un 7% de su PIB al sistema escolar e universitario y empapan a los niños con una mentalidad Confuciana: “Donde hay educación no hay distinción de clases.”

la clave, en mi humilde opinión no es ser primeros en economía ni en matemáticas, ni tampoco ser los mejores deportistas, la clave, para cualquier nación e individuo es primordialmente la educación.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorNadia, 9na. Parte
Artículo siguiente¿La Nueva Revolución?
Ex-Alumno del Colegio Hebreo Tarbut y actual pasante de la licenciatura en Psicología Organizacional en la Universidad de las Américas, Ciudad de México. Jugador del fútbol del CDI desde los 5 años. Aficionado del deporte, orgulloso de sus raíces judías, y amante del Estado de Israel.