A propósito de Pésaj, mi esposo Elías y yo estábamos platicando acerca de la importancia de esta fiesta. Salió a colación un tema en particular que nos gustó: nuestros hijos.

"Como un árbol que crece en sus raíces y tiene un origen, de la misma manera tiene un florecimiento", estas fueron palabras de mi esposo y que me gustaron para escribirlas.

Como se dice en el Séder: "de dónde vienes y hacia dónde vas". De esta misma reflexión, nuestras raíces son de nuestros antepasados que inculcaron las costumbres y tradiciones. Esto es lo que queremos infundirles a nuestros hijos: hacia donde van.

Por un lado con tradiciones y por otro lado bases familiares bien fundamentadas -con hechos y ejemplos de nuestros propios actos-, para que nuestros hijos sigan de forma coherente y convencida un judaísmo auténtico, y puedan caminar por la vida teniendo un rumbo fijo sin perder la brújula.

Conjugando la buena educación con las tradiciones y el respeto a los demás. Manteniéndose siempre unido a la familia. Esa es nuestra esperanza: "Entre más honda la raíz, más fuerte crece el árbol".

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa judía de Montevideo, 23va. parte
Artículo siguienteMisión: improbable
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.