La real de un detective, dos caballos de bronce y el dictador que prendió fuego al mundo.

Todo el mundo por décadas pensó que dos estatuas monumentales de caballos que Hitler tenía en su cancillería, esculpidas por uno de sus escultores personales Josef Thorak, habían desaparecido o sido destruidas en 1945 al terminar la Segunda Guerra Mundial.
En 2013, Arthur Brand, un reconocido investigador holandés que se enfoca en delitos de arte, se le revela información exclusiva que podría resolver uno de los misterios más grandes respecto al arte Nazi: qué sucedió con los caballos de Hitler.

Brand en su te lleva de la mano con él por su travesía de investigación acerca del arte Nazi en Italia, y Bélgica. Durante sus viajes, establece contacto con líderes de organizaciones sospechosas, exnazis, exmiembros de la KGB y de la Stasi, y neonazis que con todos estos encuentros logra ir uniendo los hilos de este enigma.
Suspenso, peligro, emoción y uno de los descubrimientos del siglo, la existencia de los dados por destruidos “Los caballos de Hitler”, que renacieron de las cenizas después de más de 70 años de desaparecer.

Con una escritura impecable e apasionante, Los caballos de Hitler es una obra que no puedes dejar de leer. Brand nos presenta una perspectiva diferente acerca del arte Nazi. Por su puesto que tanto él como yo siendo lectora rechazamos completamente lo cometido en la y Holocausto, sin embargo, concuerdo con él en que fue un error el destruir, o intentar destruir, las obras de arte producidas en esa época porque finalmente, fueron testimonio de las ideologías y acontecimientos que sucedieron. Ellas deberían de estar expuestas en museos con la finalidad de comprender mejor lo que sucedió y prevenir que algo similar pase de nuevo.

Este fue recientemente publicado en México por Grupo Planeta con una portada y presentación llamativa y que invita a su lectura y está disponible en México en Sanborns, y otras plataformas digitales.

Clic aquí para adquirir el libro: Los caballos de Hitler

Cómpralo en Sanborns

Grupo Planeta

 

1 COMENTARIO

  1. Estoy de acuerdo con el comentario de que no debieron ser destruidas cualquier manifestación de arte, creo incluso que deben haber muchas obras de arte en paraderos desconocidos que pues los alemanes tengo entendido ocuparon Grecia, Francia y muchos paises mas donde incautaron las mejores obras de arte que no pudieron poner a salvo., excelente sugerencia, ya lo comentaremos, saludos...

Responder a manuel solis vazquez Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Agencia Judía para Israel y Bitui lamentan el fallecimiento del Sr. Menajem Emilio Strauss Halpert Z”L 
Artículo siguiente"En Paraguay los judíos no hemos enfrentado limitaciones para ejercer nuestra religión"
Hola mi nombre es Samantha Rodríguez Del Río tengo 20 años y soy de México. Estoy realizando un proyecto que se llama "The Voice of the Silence" porque creo que hay historias que merecen ser escuchadas, especialmente por mi generación y las más nuevas porque hoy en día el desconocimiento en la historia va en aumento. La primera parte de este proyecto estará enfocada en historias de la Segunda Guerra Mundial y más específicamente en historias de sobrevivientes del Holocausto para que su memoria siempre se conserve y las generaciones jóvenes estén seguras de que esto no es un mito, sucedió, fue un episodio oscuro historia que no debemos olvidar ni repetir. Estoy muy interesada en el Holocausto porque soy descendiente de judíos que lo sufrieron. Mi bisabuelo Moszko Ajzyk Sztulman era polaco de Międzyrzec Podlaski. Acabamos de descubrir la aterradora historia de nuestros antepasados hace 4 años. La mayor parte de su familia fue asesinada en el exterminio nazi, pero una de sus hermanas sobrevivió a cuatro campos de concentración (Helena Sztulman). Mi familia y yo fuimos a Polonia en 2016 y 2017 para investigar un poco y visitar todas las ciudades y pueblos donde vivían, de hecho, fuimos a algunos campos de concentración como Auschwitz, campo de trabajo Trawniki (destruido) y Majdanek, donde estaba la hermana de Moszko. Me conmovió tanto esa experiencia ... Cada semana invito jóvenes para que conozcan más sobre el tema, y podamos aprender de las experiencias de los que sobrevivieron y sus familias.