Once recetas de políticas para el nuevo gobierno de Israel, que reflejan las ideas de los miembros de JISS que examinaron conjuntamente los desafíos que enfrentan los líderes de Israel y elaboraron estos énfasis en las políticas diplomáticas y de defensa.

A pesar de la reciente agitación política interna, Israel es una nación fuerte. En muchos sentidos, la situación estratégica de Israel nunca ha sido mejor. De hecho, la crisis del coronavirus y las recientes escaramuzas con Hamas demuestran la resistencia de la sociedad israelí. Sin embargo, todavía existen graves desafíos para la israelí.

La principal amenaza para Israel es el programa nuclear iraní. Esto podría llevar a una acción unilateral israelí contra Irán, con todos los riesgos que conlleva para el frente interno de Israel, provenientes desde Irán y sus milicias apadrinadas. Además, Israel está inmerso en un prolongado conflicto con los palestinos. Por tanto, Israel debe estar preparado para la guerra. De hecho, esta es la prueba suprema para la sociedad israelí.

Mantener la cohesión nacional y desarrollar la fuerza militar y diplomática de Israel son las principales prioridades del 36º gobierno de Israel. Hay espacio para que Israel mejore su relación con Estados Unidos. Además, Israel debería aprovechar las oportunidades diplomáticas actuales, como los Acuerdos de Abraham, y expandir sus alianzas en el Medio Oriente y el Mediterráneo oriental para contrarrestar las ambiciones regionales turcas. A corto plazo, Israel no puede hacer nada mejor que gestionar el conflicto con los palestinos.

1. Fomentar la cohesión nacional

La cohesión nacional es un componente vital de la capacidad de resistencia de Israel para los tiempos difíciles que sin duda se avecinan. Después de un corrosivo período de inestabilidad política interna, el gobierno de Israel debe fomentar un espíritu de unidad y propósito nacional mediante la construcción de un consenso político lo más amplio posible, en los ámbitos económico, social, educativo y de seguridad. Esto es necesario tanto en preparación para posibles operaciones de combate contra Irán y sus representantes, como para gestionar el conflicto con los palestinos y las relaciones diplomáticas con la administración Biden.

2. Contrarrestar las ambiciones de Irán

Incluso si Irán vuelve a cumplir con el JCPOA de 2015, su camino hacia una bomba nuclear no será bloqueado, quizás solo sea postergado. Por lo tanto, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y la comunidad de inteligencia israelí deben hacer los preparativos necesarios para frustrar por sí solos el programa nuclear iraní. Hacerlo también ayudará a empujar a Irán a un acuerdo "mejor y más largo" con Estados Unidos. Para evitar la aparición de una máquina de guerra iraní con misiles de largo alcance en Siria, Irak, Líbano, Gaza e incluso en la Ribera Occidental [Cisjordania], Israel debe continuar con sus interdicciones militares en curso en estas áreas (la llamada "campaña entre guerras" ). Esto también explica la necesidad de bloquear los intentos de Irán de socavar la estabilidad de Jordania.

3. Prepararse para escenarios de guerra severa

Israel debe prepararse simultáneamente para una variedad de escenarios de guerra severa. Esto incluye la preparación para la guerra contra una coalición liderada por Irán con la capacidad de resistir una intensa guerra de misiles en tres frentes. La máxima prioridad es construir una fuerza terrestre capaz de maniobrar rápidamente y lograr una victoria decisiva llevando la lucha al territorio enemigo. La confianza en la inteligencia y la potencia de fuego precisa (que ha sido el enfoque de las en los últimos años) es insuficiente; este es un complemento importante, no una alternativa, al combate terrestre. La voluntad del público israelí de intensificar el conflicto armado en Gaza, como se expresó en las encuestas en los enfrentamientos de 2014 y 2021, sugiere que la sociedad israelí no es tan sensible a las bajas como se piensa comúnmente.

4. Preservar el apoyo bipartidista a Israel en EE. UU.

Israel no puede sustituir el apoyo político de Estados Unidos. Es fundamental intensificar la cooperación con el ejército estadounidense y la comunidad de inteligencia, y ser sensible a las preocupaciones estadounidenses con respecto a China. En la arena política estadounidense cada vez más polarizada, el liderazgo israelí también necesita mantener relaciones estrechas con ambos partidos políticos estadounidenses, especialmente porque hay un descenso en el apoyo entre los círculos demócratas. Es hora de controlar los daños en las relaciones con los judíos estadounidenses, especialmente con sus cohortes más jóvenes. Se han visto afectados no solo por las corrientes sociales en Estados Unidos, sino también por las políticas israelíes en materia de religión y Estado. Israel debería considerar invertir en educación judía en la comunidad judía de Estados Unidos.

5. Dar alta prioridad al control de

La nacional de Israel requiere el control de y sus alrededores. Los recientes enfrentamientos subrayan los desafíos a la soberanía de Israel en la ciudad. Por lo tanto, fortalecer el control de Israel sobre debería ser una alta prioridad, con el gobierno actuando para reforzar la mayoría sionista en la ciudad, entre otras cosas, construyendo en el cuadrante E-1 y uniendo la ciudad con Maalé Adumim. Las partes árabes de la ciudad deben ser gobernadas con firmeza y equidad, y una mayor integración de los árabes de este debe ser alentada mediante inversiones en infraestructura y educación. Es necesario tomar medidas decididas contra los elementos extranjeros que socavan la soberanía de Israel en la capital histórica del pueblo judío.

6. Gestionar el conflicto con los palestinos

Israel debe adherirse a una estrategia de "gestión de conflictos" con respecto a los palestinos, diseñada para reducir el costo del conflicto para ambas partes. Esto implica un uso cuidadoso de la fuerza; “zanahorias” económicas; gobernanza eficaz en el Área C de la Ribera Occidental; y adhesión a la huella existente de la empresa de asentamientos (excepto en el gran Jerusalén, donde Israel necesita construir y expandirse significativamente). Israel debe estar preparado para frustrar la toma de posesión de Hamas en la era posterior a Mahmoud Abbas y preservar la cooperación con las fuerzas de en la Ribera Occidental a nivel local, lo mejor posible. A pesar de la eliminación del plan de paz de Trump de la agenda, hay elementos del plan que coinciden con las "líneas rojas" de Israel, e Israel debería aclarar lo que no será negociable en un futuro acuerdo de compromiso con los palestinos.

7. Disuadir a Hamás en Gaza e insistir en un quid pro quo para la reconstrucción

Israel debe continuar con la política de tratar de establecer la disuasión contra Hamas durante el mayor tiempo posible, golpeando blancos cualitativos en el otro lado y manteniendo las palancas de presión sobre Hamas. El objetivo debe ser la reducción del daño material y psicológico a los ciudadanos israelíes y minimizar los costos diplomáticos de las erupciones violentas. A pesar de los ataques de Hamas, debe tenerse en cuenta que las amenazas de Gaza son secundarias a las que se plantean a Israel en el frente norte. (Algunos miembros del JISS piensan que Israel debería aplastar a Hamas primero y pronto, para liberar al ejército para la batalla más grande que se avecina contra Hezbolá). Israel no puede tolerar una lluvia constante de cohetes y globos incendiarios desde Gaza y, si es necesario, debería eliminar a los líderes de Hamas. Israel no debe apresurarse a ayudar con la reconstrucción de Gaza, que inevitablemente también fortalecerá el poder militar de Hamas. Israel debería seguir insistiendo en el regreso de los prisioneros de guerra como precio de la reconstrucción. La desmilitarización de Gaza no es una demanda realista, pero sirve a los propósitos tácticos de Israel: retrasar la reconstrucción hasta que se pueda alcanzar un entendimiento más amplio y / o hasta que Egipto se imponga sobre Qatar en asuntos relacionados con Gaza.

8. Patrullar y desarrollar el sector árabe israelí

La fricción etno-religiosa entre los ciudadanos árabes y judíos de Israel no desaparecerá de la noche a la mañana. Los recientes enfrentamientos demuestran que tales tensiones son potentes. No obstante, Israel debe seguir trabajando para lograr una mejor integración de los árabes israelíes en la sociedad israelí, ocupándose de las necesidades especiales de esta comunidad. Al mismo tiempo, Israel debe establecer y reforzar los límites del comportamiento aceptable y exigir un precio a quienes se involucran en actos de violencia. Una prioridad urgente es la confiscación de las numerosas armas que poseen ilegalmente los árabes israelíes.

9. Dar prioridad a Egipto y Jordania mientras se buscan nuevos aliados árabes y se enfrenta a Turquía

Egipto y Jordania son socios estratégicos importantes para Israel, y su estabilidad es una de las principales prioridades de Israel. Deben fortalecerse las relaciones con Egipto y rehabilitarse los lazos con Jordania. Israel debería aprovechar sus nuevos lazos con los Países del Golfo no solo para enfrentar a Irán, sino también para rechazar las ambiciones hegemónicas de Turquía, mientras Erdogan respalde a Hamas (una filial de la Hermandad Musulmana) y continúe socavando la soberanía de Israel en Jerusalén. El triángulo estratégico Israel-Chipre-Grecia debería ampliarse como contrapeso a Turquía. Las ambiciones nucleares de Turquía merecen una atención especial. Al mismo tiempo, Turquía es un importante país musulmán donde existen otras voces, y es útil mantener los lazos comerciales entre Israel y Turquía y abrir canales hacia el pueblo turco.

10. Establecer vínculos estratégicos con la India, evitando al mismo tiempo una ruptura con China

El equilibrio de poder en Asia es un problema mundial candente. Israel debería desarrollar sus lazos con los aliados "Quad" [Diálogo de Cadrilaterala] del Indo-Pacífico: Estados Unidos, India, Japón y Australia, y ser sensible a las preocupaciones estadounidenses sobre las asociaciones económicas con China; sin romper los lazos con China y sin renunciar a todas las oportunidades comerciales útiles.

11. Mejorar la caja de herramientas diplomáticas de Israel

Es hora de reconstruir el servicio exterior israelí profesional, incluida la asignación de presupuestos adicionales para la diplomacia; la ampliación de MASHAV (la agencia de ayuda exterior de Israel) y la integración de ONG israelíes (y judías) en proyectos de ayuda en el extranjero. Es igualmente importante construir la red de representantes comerciales israelíes en el exterior, en una era en la que las exportaciones de Israel han superado los 400.000 millones de shekels. Paralelamente, las capacidades de la comunidad de inteligencia israelí deben seguir ampliándose; sus notables logros no deben darse por sentados. Debería mejorarse la consulta interinstitucional, dirigida por el Consejo de Nacional, con Jerusalén como el punto focal del proceso de políticas. Entre los desafíos diplomáticos adicionales se encuentran la formación de profesionales que puedan comunicarse con una audiencia cada vez más atenta en el mundo de habla árabe; mantener la solución de conflictos y otros modos de cooperación con Rusia y el ejército ruso; encontrar nuevas anclas para los lazos de Israel con los países europeos basados en la cooperación contra el terrorismo, contra Irán y contra las ambiciones turcas en el Mediterráneo; mejorar los patrones de votación en la ONU con respecto a Israel; y trabajar hacia lazos formales con Indonesia y Bangladesh en el contexto de los Acuerdos de Abraham.