Diario Judío México - El 12 de marzo del corriente cierra la exhibición sobre Los primeros judíos americanos. Libertad y cultura en el Nuevo Mundo que se exhibe en el museo New York Historical Society en Manhattan (https://www.nyhistory.org/exhibitions/first-jewish-americansfreedom-and-culture-new-world). Si bien la mayor parte de esta estupenda exhibición se ocupa en narrar la llegada de los primeros judíos a los litorales de nuestra América, y en particular de su asentamiento en las principales ciudades de en los siglos XVII y XVIII , también incluye un “librillo con pasta de cuero” ( A. Toro) que desapareció misteriosamente del Archivo General de la Nación de en los años 30, y poco después se calificó como “escandaloso robo”.

El manuscrito, conocido como Memorias, es la autobiografía de llamado el Mozo que se hallaba añadido al segundo proceso que el Santo Oficio levantó en su contra por judaizante. No obstante y para fortuna de los estudiosos en el tema, poco antes de su desaparición el manuscrito de letra minúscula había sido paleografiado por don Alfonso Toro, incluido en la publicación de los procesos de el Mozo en 1935, y más tarde en los dos volúmenes que el maestro Toro publicó en 1944 sobre la familia Carvajal. Aunque hubo varias especulaciones respecto al hurto de las Memorias, nunca se supo a ciencia cierta quién de los varios investigadores visitantes que había consultado los procesos, las había tomado ni a qué biblioteca privada habían ido a parar.

Felizmente, el que fuera un sonado y serio incidente ahora, a más de 80 años desde su desaparición del Archivo General de la Nación, es igualmente sonado pero por distintas razones. En 2015 el librillo de las Memorias apareció en venta en una casa de subasta de Londres. De ahí fue a dar a otra prestigiada casa de subastas en Manhattan donde las Memorias llamaron la atención de Leonard Milberg, conocido coleccionista de objetos judaicos. Después de confirmar su autenticidad, el señor Milberg obtuvo las Memorias que ahora se exhiben en Nueva York y de donde regresarán al Archivo General de la Nación gracias a la decisión y generosidad del señor Milberg.

En 1973 obtuve la licenciatura en literatura y lengua españolas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de con la tesis sobre los escritos de el Mozo. Con la publicación de los procesos de el Mozo que hizo el Archivo General de la Nación, y de la obra de don Alfonso Toro como menciono arriba, la autobiografía de el Mozo, la correspondencia secreta que éste redactó en las cárceles secretas del Santo Oficio en la después de su segunda aprehensión, y el testamento que firmó con el nombre de Joseph Lumbroso, su vida y la época en que vivió generaron interés en numerosos estudios y publicaciones.

Hoy en día y a raíz del reciente hallazgo, las Memorias siguen siendo tema de conversación y pretexto para más artículos. Si bien en su mayoría son estudios biográficos concebidos desde el punto de vista histórico y social, el enfoque de mi investigación fue estudiar a fondo la totalidad de la producción literaria de el Mozo y presentar a Carvajal como “uno de los representantes de la literatura sefardí que empezó a gestarse en los inicios de la Colonia”. ( La obra literaria de el Mozo. UNAM, 1973 ).

La oportunidad de ver personalmente las Memorias en el museo en Nueva York no se dejó esperar. Demanda respeto saber que el manuscrito en la vitrina del museo es el testimonio de un judío que defendió su fe y declaró en su testamento, antes de ser quemado en la hoguera, ser “esclavo perpetuo del altísimo AD’___I”. Hay también regocijo porque -finalmente- el librillo robado regresa a sus justos dueños en la ciudad donde el Mozo o Joseph Lumbroso como firma al calce de su testamento, pasó de adolescente a convertirse en una personalidad dentro de la comunidad judía de su época.

Asimismo, la recuperación de las Memorias cuya transcripción leí y releí hace ya décadas, tiene especial significado para mí. Sin sonar a sentimentalismo cursi, ver el librito en el museo fue emotivo. El análisis que hice de su obra literaria fue al mismo tiempo instrumental para entender la evolución psicológica y emocional de el Mozo; de ahí que no sorprenda que mi visita a la exhibición de sus Memorias en el museo fuera como el reencuentro con un viejo amigo o familiar a quien uno conoce íntimamente.

NOTA

Recién tropecé por azar con un par de artículos sobre Carvajal y su obra que tienen extraordinaria semejanza con mis textos sobre el tema. Pero antes de adelantarme a hacer juicios y escribir al respecto, haré las investigaciones de rigor.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLíder judío pide a Trump expresarse en contra antisemitismo
Artículo siguienteDescanse en paz el Sr. Aslan Zetune Cohen Z”L
Originaria de la ciudad de México, Viviana Grosz es licenciada en letras por la UNAM. Hizo cursos de postgrado en la Universidad de Rutgers, y obtuvo la maestría en la Enseñanza de Inglés como Segunda Lengua en la Universidad de Kean donde es profesora de medio tiempo desde 1998. Ha publicado en Avotaynu. The International Review of Jewish Genealogy, y en la antología Every Family Has a Story. Es miembro de JewishGen donde coordinó, organizó y escribió material para la creación del sitio http://www.shtetlinks.jewishgen.org/Edeleny/Edeleny.html. Viviana reside en Nueva Jersey.