Diario Judío México - Cualquier similitud con la realidad de , es mera coincidencia.

Desde hace ya demasiado tiempo que en el pueblo judío se repite un fenómeno histórico determinado por dos perfiles de personalidades que le dirigen mensajes: el político y el profeta. Se trata de dos actitudes diferentes. Una “guerra de investiduras” ante la comunidad de la cual reclaman atención.

La comunidad es el destinatario escencial de ambos mensajes. Se generan dos interacciones diferentes entre si.

El político aspira al poder, desde el cual desea gobernar. Poder y gobierno de se unen en su vocación. Si es parte de un régimen excluyente, busca imponer sus orientaciones haciendo pesar la autoridad del Estado para asegurar su vigencia y vigilar su acatamiento o incumplimiento.

Si integra un sistema democrático, intenta obtener el apoyo de la opinión pública para consolidar electoralmente sus aspiraciones de gobernar. Una vez conseguido dicho objetivo, continúa ligado al pueblo a fin de informarse sobre su accionar con miras preferenciales hacia el futuro.

La relación entre el político y la sociedad incluye otros componentes fundamentales. El público demanda que el político le diga la verdad. Esta aspiración no deja de tener sus riesgos para este último. Está en juego su credibilidad; si la pierde de antemano, sabe que podría fracasar en sus aspiraciones. Para mantenerla tiene que desarrollar el arte especial de decir la verdad, si no tiene la forma de ocultarla cuando no es urgente que la proclame. Pero el dilema surge cuando, al decirla, al público no le gusta su contenido.

El proceso electoral y el gobierno son dos etapas del mismo desarrollo, pero de características distintas. En la etapa electoral predominan las promesas. El gobierno debe intentar cumplir con lo prometido. Por lo tanto, el político tiene que incrementar la credibilidad y la esperanza para llegar al poder. Desde el gobierno debería también dar pruebas de cumplimiento. Pero si a veces tiene que adoptar decisiones que no se avienen a las promesas electorales, sabe que arriesga su credibilidad y su futuro.

Por lo tanto, para el político, el olvido o la pobreza de memoria de las masas son recursos decisivos. También tiene dificultades cuando debe adoptar posiciones imprevistas para ir acompañando lo voluble y lo volátil de la opinión pública. En definitiva, está ligado a lo que piensan y quieren los electores, sea bueno, regular o malo. Si arriesga su popularidad, corre peligro su carrera.

El profeta, en cambio, es un personaje distinto. Es parte de los estratos más humildes de la sociedad y carente de toda influencia. Surge de pronto un “llamado interior” que lo obliga a profetizar. Su primera reacción es la resistencia a ese llamado. Intuye que si transmite a la comunidad el mensaje que le llega desde su mundo íntimo, todos le verán como peligroso e inconveniente. Tiene miedo de asumir lo que le dicta su conciencia, donde resuena independiente una voz que no es la suya, y tiene resonancia de trascendencia.

Pero su resistencia se resquebraja ante el magnetismo de la energía espiritual que lo convoca al cumplimiento de su misión: decir a la sociedad la verdad, aquella que ni siquiera desea oír. Reconoce de antemano su impopularidad y las consecuencias adversas a las que se expone por decir lo que debe, aunque no quiera.

Mientras el político confía que el olvido colectivo correrá a su favor, el profeta quiere, justamente, impedir el triunfo de la “amnesia social”. Es el vocero de la memoria. Hace recordar a la comunidad que se ha apartado de los valores y de los principios, a las cuales está comprometida básicamente. Reclama el recuerdo y exige el cumplimiento de lo que se ha olvidado o violado.

Como es de esperar, la comunidad reacciona contra el profeta que, por tal, está destinado a no ser popular. La verdad que él proclama no depende del consenso público ni de la opinión de la mayoría. La suma mayoritaria de lo contrario a la verdad no deroga la verdad. La verdad subsiste aunque haya sólo uno quien la sustente y defienda. La mayoría no tiene el poder de convertir lo erróneo en verdadero ni lo falso en auténtico ni lo malo en bueno.

El profeta no es un adivino. No anticipa lo que va a suceder. Coloca ante su interlocutor las opciones que se le abren, según su decisión coincida con lo auténtico del mensaje o no. Las consecuencias del incumplimiento, buenas o malas, recaerán ahora en la comunidad, según sea el comportamiento elegido.

El profeta no hace ni puede hacer concesiones. No espera que su poder provenga de la comunidad. Ha sido elegido para cumplir un cometido, sea cuales sean las consecuencias. Llama a la responsabilidad y no tiene la potestad de disiparla.

Cuando se alza la voz del profeta, sus ecos resuenan en las conciencias que no quieren oír. Él no promete regalías y derechos para obtener el favor del público. Les habla de deberes incumplidos que deben cumplirse. Sólo cumpliéndolos vendrán luego los auténticos beneficios y derechos.

Alivianar la conciencia comprometida en la realización de los deberes es desarticular las bases morales de la sociedad. Un equilibrio compaginado de derechos y deberes abre los portales de la armonía social. Es el predominio del espíritu. Su desequilibrio conduce al caos y la confrontación.

En Tishá BeAv, un día en el que recordamos terribles catástrofes del pueblo judío, podemos ver que tenemos demasiados politicos, pero que nos faltan profetas, con todo lo que ello significa. Es entonces cuando uno llega a reflexionar: Muchas madres quisieran que sus hijos sean políticos. ¿Pero cuántas aspiran a que sean profetas?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMazl Tov! La Kehile felicita a Yosi y Sonia por el nacimiento de su hija
Artículo siguientePiedra cae cerca de mujer que rezaba en el Kotel
Educador, profesor y maestro; más de 30 aňos de experiencia en educación formal e informal, dentro y fuera de Israel.Escritor y periodista, Últimos libros publicados:"Dos aňos en el desierto"; Ed. Milá; Bs.As; 2005."Sobre encuentros y despedidas"; Ed. Milá; Bs.As.; 2006.Ambos fueron presentados en la 33ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires bajo el título "Libros sin Fronteras" en 2008.Numerosos artículos sobre historia del pueblo judío, análisis político de Oriente Medio y pensamiento judaico fueron publicados en "Proceso" de México, "Excelsior" de México, "Nueva Sion" de Argentina, "Revista Horizonte" para América Latina, "Radio Jai" de Argentina, "Paz Agora Br" de Brasil, "Semanario Hebreo" de Uruguay, "Semana.co.il", "Argentina.co.il", "Porisrael.org" y en decenas de portales, sitios y blogs de Internet en Israel, América Latina y España.Instrucción académica:Licenciado en Educación Social, Historia, Filosofía, Historia del Pueblo de Israel, Historia de Oriente Medio y Pensamiento Judaico; Universidad de Haifa.Maestría en Ciencias Políticas; Universidad de Haifa.Título de docente para universidad y escuelas secundarias; Universidad de Haifa.Idiomas: hebreo, espaňol, portugués, inglés.Ocupación:2009 - 2010* Director editorial de www.semana.co.il y www.argentina.co.il2008 - 2009* Director de Contenidos de la empresa Zeeng - Comunicación en alta tecnología: www.zeeng.com2003 - 2008* Director del proyecto educativo-vivencial "Coexistencia Pacífíca" entre judíos y árabes del Kibutz Metzer y la aldea árabe Meisir. Organización de seminarios en todos los idiomas para grupos de jóvenes estudiantes de Israel y de todo el mundo y diferentes organizaciones en general. Galardón CICLA 2009. www.metzer.org.il/dukium/index.htm* Director ejecutivo y de contenidos de "Latina Media Group", empresa que construye y difunde portales comunitarios latinos en Internet en español, portugués y hebreo: www.latinamediagroup.com2000 - 2003* Representante de la Dirección Sionista Mundial en México y América Central. Director del Departamento de Aliá del la Agencia Judía en la zona. Responsable por la hasbará israelí en toda la región, desde México a Panamá.1997 - 2000* Centralizador de recursos humanos del Kibutz Metzer y de susindustrias. Responsable por la instrucción académica de sus miembros.1993 - 1997* Secretario General del Movimiento Juvenil Educativo Hashomer Hatzair y la Unión Mundial de Meretz. Director del Departamento de Educación y Latinoamericano del movimiento. Director de todos los grupos de jóvenes que llegaban a Israel en diferentes planes educativos. Organizador de los viajes a Polonia y sus seminarios.1985 - 1993Profesor, educador y maestro en la Universidad de Haifa y en laescuela secundaria regional israelí Mevoot Irón.1980 - 1984Sheliaj Educativo-Comunitario de la Agencia Judía en la Comunidad Sefaradí de México, en el Movimiento Juvenil Educativo "Dor Jadash" y en el Colegio Sefaradí de México.