“La última vez que volví a Birkenau era primavera. Los campos se cubrían de flores, la hierba era verde, el cielo limpio y se oía cantar a los pájaros. Era bonito. ¿Cómo puedo usar esa palabra? Y sin embargo, dije esa palabra, la pensé: ‘Qué bonito’."

En 1944, Ginette Kolinka tenía 19 años y, junto con su padre, hermano menor y sobrino, fue llevada al campo de concentración de Birkenau (Auschwitz II), en Polonia. Apenas al llegar, su padre y hermano fueron gaseados, posiblemente su sobrino también.

A través de Regreso a Birkenau, editado por Seix Barral, Kolinka comparte memorias sobre su traslado a Auschwitz, el tiempo que permaneció en esta región, el reencuentro con los suyos y su regreso, muchos años después, al lugar que marcó su vida.

Confinada a tareas extenuantes en Birkenau, Ginette supo que lo mejor, para soportar esa realidad, era obeceder: “Decido pasar lo más inadvertida posible, no sublevarme jamás, aceptarlo todo”. Y no rendirse, porque le costaría la vida: “Perder el ánimo es precipitar la muerte”.

A mediados de 1945 se reencuentra en París, en la casa que habitaba con su familia, con su madre y hermanas, quienes, como pudieron, escaparon de vivir la misma experiencia que ella.

Han de pasar algunos años hasta que la autora consigue llevar una vida tranquila: “Tuve la suerte de regresar de los campos y de recuperar enseguida una vida normal, de ser muy feliz. En la vida más vale no ser demasiado inteligente… Yo no pienso, las cosas suceden sin más, no las decido yo”.

Durante largo tiempo Ginette Kolinka no contó nada de lo sucedido en Birkenau, ni siquiera a su esposo. Hoy, a través de sus relatos, constribuye a que no se olvide lo sucedido en uno de los episodios más oscuros de la humanidad: “Yo cuento esto, lo veo, y pienso que no es posible haber sobrevivido a ello”. Una reflexión sobre qué recordamos y cómo recordamos, de qué manera construimos nuestra historia y de qué manera las generaciones posteriores se apropian de ella.

Ginette Kolinka | Planeta de LibrosGinette Kolinka (París, 1925). Es una sobreviviente del campo de concentración de Birkenau. A Ginette Kolinka la internaron en el campamento para mujeres. En octubre de 1944, ante el avance de los aliados, trasladaron a Kolinka al campo de Bergen-Belsen y luego a Theresienstadt, donde trabajó en una fábrica de repuestos de aviación. En mayo de 1945 fue repatriada a París, donde el 6 de junio se reencontró con algunos de sus familiares que sobrevivieron. Regreso a Birkenau es su primer libro.

2 COMENTARIOS

  1. Esta historia me conmueve en lo mas profundo de mi ser y doy gracias a Di s que existen testimonios de un episodio de la historia, que algunos quieren hacer pensar que nunca ocurrió. Valiente Ginette.

    Deja tu Comentario

    A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
    Artículo anteriorEE.UU. ofrece formalmente reiniciar las negociaciones con Irán
    Artículo siguienteEmotiva Historia: Enfermera árabe recita la oración ‘Shemá’ a un paciente judío que muere de COVID