Diario Judío México - ¿Recuerda la película “Siete años en el Tíbet”, basada en un libro homónimo que
narra las experiencias de Heinrich Harrer en Asia durante los años 1944 y 1951?
En la cinta se hace referencia a un templo budista cuya construcción demoró años
porque el lugar estaba infestado de ratas y cucarachas. Alguien podría
preguntarse: ¿por qué?, ¿acaso no había venenos para exterminar la plaga?, ¿es
tan difícil aplastar cucarachas? Debemos considerar que para el Budismo Tibetano
lastimar a un animal implica arriesgarse a lastimar la reencarnación de algún
ser humano. En efecto, según esta creencia al poner trampas para ratas usted
podría estar atentando contra la reencarnación de sus antepasados.
Para muchas personas la idea de reencarnar puede carecer de sentido y reencarnar
en un animal podría ser hilarante. ¿Se ha preguntado qué pensarán en otras
culturas de nuestras creencias religiosas?, ¿qué pensarían si les dijéramos que
un ojo de venado, la medalla de un santo o un hamse –mano de Fátima- puede
protegerlos de “el mal de ojo”? Tal vez se reirían o nos mirarían con
condescendencia, tal como un adulto ve a un niño pequeño, quien no quiere
dormirse hasta no haber visto a Santa Claus.
Cuestionar los dogmas religiosos es peligroso. A quienes dudan de las creencias
sobrenaturales –los escépticos- se les suele acusar de atentar contra “el bien”.
Pero quienes levantan estas acusaciones pretenden ignorar que ellos mismos son
escépticos respecto a las creencias religiosas de los otros; es más, algunos
fundamentalistas están dispuestos a llegar a la violencia para imponer sobre
otros sus creencias, bajo el argumento de que ellos conocen “la verdad” y los
otros viven en el error. Por ello hoy, querido lector, me gustaría demostrarle
que usted también es un escéptico, que usted duda de dogmas sagrados, aún –y
prioritariamente- si es un religioso vehemente. Cuestiónese lo siguiente:
Quienes practican la astrología creen que tener a Saturno en su carta astral es
un mal augurio para su vida ¿A usted le importa algo la relación que haya entre
Saturno y su fecha de nacimiento?
Una práctica habitual de la santería es sacrificar gallinas o cabras como
ofrendas a fuerzas sobre naturales para que cumplan sus deseos. ¿Cree que
funcione?
Los cienciólogos afirman que cada ser humano guarda en sí un alma que vino de
otro planeta, llamada “thetán”. ¿Qué opina de ello?
Los Aztecas consideraban un honor ser cortado por el pecho para sacar su corazón
en ofrenda a un dios serpiente emplumada. ¿Le gustaría ser “distinguido” de esa
forma?

Millones de hindúes oran a estatuas del pene de un dios llamado Shiva. ¿Cree que
su vida sería mejor si también usted lo hiciera?
A algunos fundamentalistas musulmanes se les enseña que si se hacen explotar en
una sinagoga durante un servicio religioso, se convertirán en mártires y por
ello irán inmediatamente al paraíso donde hermosas vírgenes lo esperan. ¿Cree
que esto tenga sentido?
El judaísmo enseña que encender un fósforo o un auto durante el Sabbath va en
contra de los mandamientos de Dios y que una mujer casada no debe saludar de
mano a un hombre que no pertenece a su familia. ¿Qué opina de ello?
Uno de los dogmas fundamentales de la iglesia católica es que el vino y la
hostia se convierten en la sangre y la carne de Jesús durante la consagración.
¿Cree que eso suceda?
Millones de cristianos pentecostales afirman que de manera espontánea el
Espíritu Santo los hace hablar en lenguas extranjeras o desconocidas, sin tener
conocimiento de dicha lengua. ¿Cree que eso es posible?
El Libro de Mormón -el libro sagrado de la Iglesia de Los Santos de los Últimos
Días- afirma que Jesús vino a América después de su resurrección. ¿Cree que eso
es un hecho histórico?
¡Ajá! Ya lo imaginaba, seguramente usted es tan incrédulo como yo respecto de
todo lo anterior, o cuando menos de los dogmas ajenos a su religión.

Lo ve, usted es un escéptico. Cualquier sistema de creencias sobrenaturales que
uno adopte nos exige asumir que determinados dogmas son “la verdad”. Si uno
acepta tal cosa, entonces está negando que cualquier otro dogma sea verdadero
–vgr. si uno cree que al morir se va o al paraíso o al infierno; no deja cabida
para creer en la reencarnación- y en ese sentido somos escépticos pues dudamos
de lo que para otro es “la verdad”.
La razón es muy sencilla: cada religión apuesta a convertirse en un “monopolio”
de la fe y para ello debe imponer barreras de entrada a cualquier competidor.
Sentirte especial es una necesidad biológica que siempre persistirá. Cada quien
tiene derecho a creer en lo que quiera y todos deberíamos respetar las ideas de
los otros respecto a la religión, así se trate de no creer. Por ello, antes de
adoptar una religión o continuar con ella considere un principio: que nuestras
creencias religiosas no violenten la integridad física ni la libertad de los
otros.
Es alentador percatarse que casi todos dudamos de la religión, cuando menos de
la religión de los demás.

2 Comentarios

  1. Es muy interesante su articulo.

    Yo, al igual que toda la gente, he tenido la "curiosidad" de saber sobre si hay o no hay Dios.

    He estudiado y reflexionado sobre lo mismo que usted escribio, y me quedo con una conclusion .

    La religion mas avanzada (para mi) es la que habla de el cuerpo y la mente humanos.

    La Tora es la que habla de ello, solo que lo habla en terminos figurativos.
    Por ejemplo: Los hijos de Abraham, Ismael e Isaac, y sus descendencias, representan o significan la mente y la carne del cuerpo.
    Hay una guerra entre estas descendencias, y esta guerra, significa el mismo conflicto que todos los humanos tenemos en nuestro propio cuerpo, ya que nuestra mente, en nuesra juventud,es debil para sobreponerse a la fuerza de los deseos de la carne.

    Y en este sentido, Isaac representa a la mente e Ismael a la carne.
    Isaac es privilegiado con una mejor bendicion porque en el cuerpo humano, la mente es la que debe gobernar al cuerpo y no a viceversa.
    Pero, apesar de que "la descendencia" de Ismael no obtiene la bendicion buena, esto no quiere decir que los judios deban de estar por encima de los palestinos, sino que mas bien, tanto unos como otros ,son carne y son mente, asi que los judios deben de considerar a su propia carne como "descendencia de Ismael; y los palestinos deben de considerar a su propia mente como "descendencia de Isaac".

    Esa es la religion buena.

  2. La verdad? yo no creo en ninguna religion.
    Yo respeto a las personas, por lo tanto respeto a las personas de cualquier religion.
    Tengo curiosidad de saber porque las personas necesitan la religion, tal como las vemos hoy en dia, aunque me imagino que es lo mismo que cuando yo necesito una copita de licor.
    Es comparable? (no soy alcoholista, en este momento estoy tomando un te)

Leave a Reply

Artículo anteriorNo sólo un sueño
Artículo siguienteLa Hermandad Musulmana en Egipto
Bienvenidos a este espacio donde pretendo compartir con ustedes: Interrogantes, críticas, dudas, inquisiciones, propuestas, miedos, esperanzas, ideas. En suma: Letras. Letras grandes y pequeñas. Pensadas y espontáneas. Letras desdibujadas, otras reiteradas, ciertas ya publicadas con antelación y probablemente una que otra inédita. Al final de cuentas, letras para ser desdobladas por aquel lector amable y generoso que sea provocado por las mismas.Agradezco a Silvia Cherem e Isaac Ajzen por invitarme a ser parte de Foro Judío.Acerca de Andrés RoemerEl doctor Andrés Roemer es autor de más de 18 libros de diversos temas, como: felicidad, arte, sexualidad, amor, agua, futbol, derecho, economía, crimen y psicología evolutiva, entre otros. Ha sido merecedor de varios premios incluyendo el Don K. Price Award por distinción académica en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard y las becas Fulbright, Harvard, Ford, ITAM, SEP y Conacyt; recientemente la Fundación de Microsoft, ha establecido el "Premio Andrés Roemer para el Desarrollo de Derecho y Economía por Distinción en el Servicio a la Comunidad Académica". Ha creado más de 1,000 programas de televisión; actualmente, es el fundador y presidente del Think Tank "Poder Cívico A.C."; asimismo, es el curador del festival internacional La Ciudad de las Ideas.