Diario Judío México - Para los judíos, el condado de puede parecer un suburbio soleado de la Tierra Prometida.

En 1850, un inmigrante alemán llamado Louis Rose se convirtió en el primer colono judío conocido de la zona. En una era de antisemitismo virulento, Rose ganó una serie de nombramientos honorarios y cargos políticos: miembro del gran jurado, jefe de correos de Old Town, supervisor del condado, presidente de la junta de síndicos, el último precursor del siglo XIX del Consejo de la Ciudad de .

“Fue elegido para todos estos cargos públicos”, dijo Don Harrison, coeditor de  Jewish World y biógrafo de Rose. “Claramente, no había ninguna oposición organizada para él”.

Casi 170 años después, la región sigue siendo un refugio acogedor.

“Es un buen lugar para ser judío”, dijo la rabina Devorah Marcus, rabina en el Templo Emanu-El en Del Cerro. “Es maravilloso aquí”.

Excepto, Marcus y otros notaron, cuando no lo es. La historia de la región incluye campañas para excluir a los judíos y otras minorías de vecindarios exclusivos; grupos de supremacistas blancos antisemitas; y un número creciente de crímenes de odio, incluido el ataque del 27 de abril al Jabad de Poway, que dejó un muerto y tres heridos.

Algunos judíos locales ahora cuestionan su capacidad para vivir aquí y ejercer su religión en paz.

“Estos son lugares sagrados y eso solía ser entendido”, dijo Sarah Ardestani, una feligresa del Jabad de Poway. “Ahora, estos son los principales lugares a los que se apunta, donde eres más vulnerable”.

“Nunca me había sentido vulnerable en la Congregación Beth hasta ahora”, dijo Laurie Black, excomisionada del puerto de que pertenece a uno de los templos más grandes del condado. “Cuando nos reunamos, ahora sabemos que tenemos que encontrar una manera de salir de la sinagoga, en caso de que alguien entre con un arma”.

Estas ansiedades no son exclusivas de los judíos. Desde marzo, ha habido masacres en mezquitas musulmanas en Nueva Zelanda y en iglesias católicas en Sri Lanka. En los , una erupción reciente de incendios incendiarios destruyó iglesias cristianas con congregaciones afrodescendientes. Y luego vino ese sangriento sábado en el Jabad de Poway.

Si bien ese crimen puso en tela de juicio la imagen de de ser una región segura y aceptante, algunos dicen que la respuesta de la comunidad ha servido como una fuerte refutación al odio.

La mañana después del ataque de Poway, se dejó una maceta en la puerta de Jabad, en el centro de San Diego. Se adjuntó una nota: “Te amamos, te apoyamos y lamentamos tu pérdida”.

“De un terrible crimen que ocurrió”, dijo el rabino Zalman Carlebach, líder de ese centro de Jabad, “miles de buenas acciones y actos de amor han salido de él”.

Árbol de familia

Si está desconcertado de las diversas ramas del judaísmo (conservador, ortodoxo, reformista y reconstruccionista), la rabina Marcus tiene una sugerencia: piense en una familia.

“No somos solo una religión”, dijo. “Somos un grupo étnico distintivo. “Somos un pueblo y somos una tribu”.

Esa tribu remonta sus orígenes a lo que hoy es , y sus creencias y costumbres viene de textos antiguos que contienen la Halajá o ley judía.

“Las denominaciones primarias surgieron de diferentes sensibilidades acerca de cuánta ley judía debería regular nuestras vidas diarias”, dijo Marcus. “En la ortodoxia, la ley judía dicta cada momento de nuestra vida cotidiana”.

La reforma del judaísmo se deriva de la Ilustración de Europa, cuando algunos pensadores judíos instaron a la asimilación dentro de la sociedad secular y Napoleón ofreció la ciudadanía francesa, un derecho previamente negado a los judíos, si aprendían el idioma.

Al otro lado del Atlántico, el Nuevo Mundo influyó profundamente en el judaísmo, a pesar de que la población judía de rondaba las 2500 personas en 1800.

sd-me-g-jews-in-sd-02.jpg

El movimiento conservador abrazó a la sociedad estadounidense mientras mantenía una mayor adhesión a la cultura judía. “Ellos también querían secularizarse hasta cierto punto y encontrar maneras de vivir en armonía”, dijo Marcus. “Pero no se sentían cómodos con lo que vieron como este descarado desprecio por miles de años de tradición”.

Un movimiento relativamente nuevo, el reconstruccionismo, se inspiró en el traumático recuento de la posguerra con los horrores del Holocausto. Los reconstruccionistas rechazaron lo que Marcus denominó “el lenguaje de la elección”, y adoptando la cultura y la etnicidad del judaísmo al tiempo que enfatiza la chispa divina en todas las personas.

Y hay otras ramificaciones. Jabad, por ejemplo, es una rama de la ortodoxia que cree en relacionarse con el mundo mientras crea una casa de adoración cálida y acogedora.

“El propósito de cada centro de Jabad es hacer un hogar para los judíos”, dijo el rabino Carlebach, “y difundir un mensaje de bondad y amor para todos”.

La Federación Judía del Condado de San Diego enumera 18 casas de Jabad entre las 43 sinagogas en San Diego y Tijuana. Esta lista incluye sinagogas que atienden a judíos sefardíes, humanistas, y judíos posdenominacionales.

“Hay muchas formas de expresar el judaísmo”, dijo Michael Jeser, presidente y director ejecutivo de la federación. “La gente encuentra la denominación que les habla”.

Si o no le habla a alguien más. “Somos personas educadas y argumentativas, por lo que tendemos a discutir entre nosotros”, dijo. “Como lo hace la familia”.

Y cuando una parte de la familia es atacada, como ocurrió el fin de semana pasado, los hermanos y las hermanas dejan de lado sus diferencias y se unen.

“Nos amamos”, dijo Marcus, “nos apoyamos”.

Barreras que se desmoronan

Louis Rose no fue el único judío que prosperó en el siglo XIX en San Diego. Marcus Schiller siguió a Rose al consejo de administración, donde votó para reservar 1400 acres para City Park, la base del parque Balboa de hoy. Otro Schiller, Jacob y su socio comercial católico patrocinaron una franquicia deportiva temprana, el equipo de beisbol Schiller & Murtha. Isidor Louis, fundador del Louis Bank of Commerce, puede tener el legado más dulce: trajo helado a San Diego.

“Había familias judías entre los líderes fundadores de San Diego”, dijo la rabina Laurie Coskey, directora ejecutiva de la Fundación de Educación Continua de San Diego. “Y también fueron muy excluidos”.

Esa exclusión se produjo cuando la región superó sus raíces de pueblo pequeño. En las décadas de 1920 y 1930, el Ku Klux Klan estableció un bastión local, criticando a los judíos y las minorías raciales. Ese mensaje fue ampliado en los años 1930 por The Broom, un periódico local antisemita, racista y antiobrero.

Los vecindarios adinerados como La Jolla y Rancho Santa Fe adoptaron los convenios de bienes raíces, prohibiendo las ventas a los no blancos y no cristianos.

“Los judíos vivían en Point Loma y en Del Cerro en un lugar llamado Hanukkah Hill”, dijo Coskey.

Mientras que una ley federal de 1948 prohibía la discriminación en la vivienda, los agentes inmobiliarios idearon formas de alejar a las familias judías de La Jolla. En la década de 1950, sin embargo, el deseo de reconocimiento de San Diego superó el sesgo. En esa década, los líderes de la ciudad trabajaron para llevar dos proyectos grandes y prestigiosos a San Diego: el Instituto Salk y un nuevo campus de la Universidad de .

Ninguna de estas instituciones, se les dijo a los agentes anglosajones protestantes y adinerados de la ciudad, vendrían a un lugar que discriminaba a los judíos.

“No vendré aquí”, dijo Salk, según se informa, “a menos que los judíos puedan vivir en La Jolla”.

Las barreras se derrumbaron. Hoy en día, La Jolla es el hogar de la Congregación Beth y del Centro Comunitario Judío de la Familia Lawrence.

“Hemos sido muy activos en La Jolla”, dijo Harrison, el editor y biógrafo. “Pero no siempre hemos sido bienvenidos”.

‘Choque a la comunidad’

En las últimas décadas, San Diego ha tenido alcaldes judíos (Susan Golding y Bob Filner), miembros judíos del Congreso (Susan Davis y Mike Levin) y un judío que se desempeñó como jefe de la policía de San Diego y luego como alguacil del condado de San Diego (Bill Kolender). Hay destacados filántropos judíos (Irwin y Joan Jacobs) y reconocidos artistas judíos (el director artístico de Old Globe, Barry Edelstein).

Lo que San Diego nunca ha tenido es una gran población judía.

El condado alberga a más de 100 mil judíos, alrededor del 3 por ciento de todos los residentes.

La mayoría provino de otro lugar: en el templo, las posibilidades de sentarse junto a alguien de los alrededores de la ciudad de Nueva York tienen casi el doble de posibilidades de encontrarse con un nativo de San Diego. Muchos judíos locales son trasplantes de , Rusia y Sudáfrica.

El rabino Carlebach se encuentra entre estos últimos y abrió el Jabad del centro de San Diego en 2003. Durante el incendio de Cedar de ese año, observó con asombro que las autoridades desalentaban a los ciudadanos bienintencionados a traer más donaciones a los evacuados. Las víctimas del incendio ya tenían más comida y ropa de la que podían usar.

“Eso te muestra el calor de la comunidad”, dijo el rabino.

Él ha experimentado ese calor a menudo. Sus vecinos no judíos, cuando se encuentran con hombres de aspecto desconcertante que usan sombreros negros y yarmulke, los dirigen a la sinagoga de Carlebach. Esta casa de Jabad ha experimentado “uno o dos pequeños incidentes” de antisemitismo, dijo Carlebach, pero él insiste en que siempre se siente seguro.

“Esta es la razón por la que todo el evento que tuvo lugar en Poway ha sido tan impactante para la comunidad”, dijo el rabino. “San Diego es un lugar que da la bienvenida a los judíos”.

Pero Coskey se pregunta: ¿Son los judíos realmente aceptados como residentes iguales? Cuando sus hijos asistieron a Poway High School, ambos enfrentaron preguntas incómodas por parte de sus compañeros. ¿Aceptaron a Jesús como su Señor y Salvador? ¿ al infierno? ¿Cuáles eran los días sagrados y por qué eso les dio derecho a saltarse algunas clases?

“Amamos a nuestros vecinos y haríamos cualquier cosa por ellos”, dijo Coskey. “Pero a veces me sentía otra cosa. Otra exótica, otra diferente, otra extraña”.

Sentirse “otro” es una cosa, sentirse amenazado es algo distinto. En 2018, la Liga Antidifamación registró 37 incidentes antisemitas en el condado, incluido un candidato neonazi para un cargo público cuyas llamadas robotizadas anunciaban su plan de “deshacerse de todos los judíos de nuestro país que destruyen la nación”.

“No tenemos una alta incidencia de antisemitismo”, dijo Marcus, la rabina del Templo Emanu-El de Del Cerro, “pero ha estado creciendo y ha estado creciendo desde la elección”.

Laurie Black, la excomisionada del puerto, también sintió eso. Ella duda antes de ponerse su collar de la Estrella de David, preguntándose si esto podría desencadenar a un antisemita trastornado. Tal vez no ahora o aquí, pero tal vez en algún momento y en algún lugar.

“No me siento atacada en mi propia ciudad”, dijo, “pero como judía en , sí, me siento un objetivo”.

Sin embargo, el día después de los disparos en Jabad de Poway, sonó su teléfono. La persona que llamaba era Ramla Sahid, una inmigrante musulmana, fundadora de la Asociación sin fines de lucro para el avance de los nuevos estadounidenses. Ella también es amiga de Black.

“Aquí está esta joven somalí que llama a una judío de mediana edad para ver si estoy bien”, dijo Black. “Increíble”.

La llamada no eliminó la sensación de Black de que es un objetivo. Pero si le aseguró que tiene aliados, dentro y fuera de la .