Diario Judío México -  no es junior, ni heredero. Su nombre es sinónimo de emprendedurismo y creatividad. Su andar en los negocios inició a los 17 años, edad en la que fundó su primera empresa, Todo para Impresiones, ni él mismo se imaginó que 18 años después tendría la responsabilidad de dirigir la empresa que su padre, Ricardo, llevó a la gloria: TV Azteca, y de transformar a Grupo Salinas en una empresa comprometida con la educación, el entretenimiento, la cultura y el deporte.

Es justamente el deporte uno de los sectores que más le apasiona, ya que por medio de él se transforman vidas y se construyen sueños. ​


Platicabas del interés de Grupo Salinas de hacer del un deporte accesible por medio de First Tee México, ¿cómo ha evolucionado este tema? ​

El problema que tenemos en México es que el es un deporte elitista porque no existen campos públicos. En otros lugares del mundo, incluida Latinoamérica, hay campos en los que puedes pagar 100 pesos y jugar una ronda de 18 hoyos. ​
En nuestro país tienes que ser miembro de un club. Esto para nosotros es inaceptable. Tenemos que darle acceso a los mexicanos, que tengan la opción de jugar , que experimenten lo que es. ​

¿Qué hace First Tee México? ​

Como no hay campos públicos, ​pusimos clínicas gratuitas para niños de escasos recursos, con maestros de quienes en realidad ​terminan siendo maestros de vida, mentores que les transmiten a los más pequeños los valores del deporte, eso es lo que nos interesa. Para mí eso es lo más relevante. ​Me da mucho gusto decir que después de tres años ya tenemos cinco clínicas en diferentes estados y más de 100 niños. Es un esfuerzo que, poco a poco, se va sustentando. ​

¿Por qué es importante para Grupo Salinas promover el entre los niños? ​

Porque es pura disciplina y con él fomentamos la integridad, el respeto, el compañerismo y la honestidad. En el golf no tienes un réferi, no existe un juez como en el , tu solito te autorregulas, tienes que ir descifrando los retos del campo. ​
​México es un país rico en cultura, turismo, innovación y con instituciones sólidas que hacen posible realizar eventos de talla internacional como el World Golf Championship México, uno de los seriales más importantes del PGA Tour, el cual se celebró del 20 al 24 de febrero en el Club de Golf Chapultepec de la Ciudad de México. Este mundial de golf es uno de los cuatro World Golf ​Championships que se juegan alrededor del mundo y es uno de los eventos más importantes y exclusivos del año. ​Este año contó con figuras como Tiger Woods, Phil Mickelson, Rory McIlroy y Dustin Johnson, quien resultó ganador. El torneo tuvo un éxito sin precedentes.​

¿Qué obtuvieron este año? ​

El mejor golf del mundo. Evidentemente hemos mejorado desde la primera edición, hemos tenido un avance bárbaro. Los jugadores están felices y gracias a eso, y a que hicimos muy bien las cosas, estuvo Tiger Woods. Hubo una magia especial al lograr poner a jugar a Tiger con el mexicano Abraham Ancer. ​

¿Qué factores hicieron que Woods quisiera participar?

Los jugadores sólo van a lugares donde tienen certezas, a Tiger quienes lo convencieron de venir fueron otros jugadores. Cada quien tiene una opinión de lo que es México, pero ya que tu gente cercana te explique que te van a tratar increíble, que vas a comer delicioso, que el público es súper respetuoso en el campo, hace toda la diferencia, ya que te hacen sentir cómodo.​Obviamente todo eso afectó para que Tiger se decidiera a venir a México. ​

¿Es el mejor momento del golf mexicano? ​

Definitivamente. Cuando empezamos con las pláticas para traer el torneo a México no teníamos ningún jugador de alto rendimiento en este deporte. No contábamos con ningún jugador del PGA Tour; hoy tenemos cuatro. No estaba una Gaby López, que ya ganó en el LPGA, o un Álvaro Ortiz, que jugará el Masters.​

Abraham Ancer participó por segundo año consecutivo, ¿qué otros mexicanos se unieron? ​

Por lo pronto es el único, pero eso va a a cambiar; lleva un gran historial de juego, terminó el torneo en la posición 39 de la tabla junto con el campeón de la edición de 2018, Phil Mickelson. ​Quisiéramos que el próximo año se sumaran al menos dos más. ​

¿Por qué Grupo Salinas ​apostó por traer este torneo ​a México? ​

Lo hicimos para promocionar a nuestro país. Queremos poner nuestro granito de arena, creo que internacionalmente la imagen de México no está al 100 por ciento, no es óptima. ​Hay muchas percepciones negativas sobre la República Mexicana y no son del todo correctas.​ Queremos apostar porque, aunque sea sólo una semana al año, México sea el foco del mundo del golf. ​Vienen los mejores jugadores y vienen miles de personas de todos los rincones del planeta, pasan una semana aquí, viven la ciudad, traen a sus familias, se sienten cómodos y eso es lo que se llevan hacia el exterior. ​Sin saberlo se convierten en embajadores de México. ​

Después de tres años de tener el torneo en México, ¿cuál es la imagen que proyecta?

Evidentemente tiene mucho impacto en nuestra imagen. ​Esta época del año es muy particular porque no hay otros en , no hay NFL, no hay basquet, no hay beisbol, sólo hay golf. A donde vayas, a cualquier hotel, lobby, restaurante, se está proyectando el golf. ​Es un evento nacional, pero realmente es internacional. Para nosotros el objetivo principal es promocionar a nuestro país; evidentemente es un gran micrófono, llega a más de 227 países, se transmite en vivo durante los cuatro días y durante toda la semana está presente en las redes sociales de todo el mundo. Es muy importante tener esta plataforma, poder hablar bien de nuestro país, y lo estamos logrando. ​

¿Qué sello impuso México ​en el golf? ​

Desde la hospitalidad con que recibimos a los jugadores hasta los torneos para los niños, las experiencias culinarias en donde se plasma la cultura de nuestro país, así como la innovadora forma de narrar los partidos, muy al estilo del . Siempre hay un toque de humor mexicano en esto. ​

Hubo un incremento en la bolsa del premio, es una de las más atractivas del PGA, ¿de cuánto estamos hablando? ​

Sí así es. Si no me equivoco estamos hablando de más de 10 millones de dólares. ​Es un mundo de dinero, sobre todo si lo comparamos con las bolsas de otros torneos, que son de cuatro, cinco o seis. No nada más es la posibilidad de ganar mucho dinero, también les da muchos puntos para el ranking mundial. Por eso queremos que jueguen más mexicanos, porque el simple hecho de jugarlo te abre las puertas; lo pudimos ver con Abraham Ancer, su ranking el año pasado era como de 400, y ahorita está en 60 por haber jugado en nuestro torneo. ​

¿Algún plan para traer un torneo para mujeres? ​

Por el momento no. La verdad que es muchísimo trabajo y esfuerzo lo que le dedicamos a éste, y por el momento no lo hemos ​considerado. ​

Platícanos de la copa ​

Es la Gene Sarzen Cup. La hicieron en honor al legendario jugador que fuera uno de los cinco que completaron el Grand Slam en su carrera. Se ha ido trasladando entre torneos. Esta copa lleva tres años en México, antes estuvo ocho en Doral, en Miami. Es un honor para los golfistas ganarla.