Diario Judío México - Missak Manouchian, poeta aficionado y obrero que ya tenía bagaje en las acciones de la resistencia, dirigía el grupo de partisanos, inmigrantes extranjeros, que luchaban contra la ocupación nazi de Francia y contra el fascismo, en los FTP-MOI, “Francotiradores y Partisanos Franceses, Extranjeros”, una sección extranjera de los grupos de resistencia y liberación “Francotiradores y Partisanos Franceses”.

El grupo estaba compuesto por ocho polacos, cinco italianos, tres franceses, dos rumanos, dos armenios, dos húngaros y un español. 12 de ellos eran judíos.

Entre los actos de resistencia a la ocupación nazi, por parte del grupo, incluía la ejecución del responsable del Servicio de Trabajo Obligatorio en Francia, el comandante alemán Julius Ritter, a manos de Marcel Rajman, ataques a tropas alemanas y el descarrilamiento de decenas de trenes.

La policía política del gobierno colaboracionista de Vichy, la Brigada Especial, había llevado a cabo con éxito dos redadas entre julio y marzo de 1943 contra la resistencia, que fue la raíz del desmantelamiento de parte del FTP-MOI, deteniendo a 68 miembros de esta sección de la Resistencia, entre ellos a Joseph Epstein (jefe de otro comando) y el propio Missak Manouchian junto a todo su grupo.

Tras meses de torturas inhumanas, los 23 componentes del Grupo Manouchian, juzgados por un tribunal militar alemán, fueron ejecutados el 21 de febrero de 1944 en el fuerte del Mont Valérien.

Tras su muerte, los nazis se cuidaron mucho de que los combatientes extranjeros de la resistencia pudieran llegar a ser considerados héroes nacionales, y editaron una especie de libelo institucional difamando a algunos de los componentes del grupo Manouchian: el famoso “affiche rouge”, (el afiche rojo), que fue distribuido por las ciudades y pueblos por los servicios del gobierno de Vichy.

En él, entre el título en francés “¿Los liberadores?” y la conclusión “¡La liberación por el ejército del crimen!” se exhibían fotos de algunos miembros del grupo, su nacionalidad, su, según los casos, adscripción o racial (judío) o política (rojo, comunista), sus delitos y, finalmente, fotos de sus acciones: partes de un cadáver acribillado por balas, un muerto en el suelo, una locomotora y dos trenes descarrilados, y una colección de armas.

La idea era la de que la población francesa asimilase a la Resistencia con un grupo de terroristas extranjeros, desempleados, criminales, judíos y marxistas, que, lejos de devolver la soberanía nacional a Francia, atentaba contra ella y su modo de vida.

Sin embargo, muchas personas interpretaron la difamación como un homenaje póstumo hacia estos miembros de la resistencia precisamente de manos de quienes los asesinaron, y muchos simpatizantes osaron a escribir sobre el cartel “Muertos por Francia”.

Éstos son los miembros judíos de la organización, que aparecen en el cartel, de arriba a abajo y de derecha a izquierda:

Szlama Grzywacz, (1909-1944): un judío – polaco, obrero; emigró a Francia en 1936, pero partió casi en seguida para luchar en las Brigadas Internacionales. Tras la derrota de la República española, estuvo internado en los campos de Gurs y Argelès-sur-mer, de donde se escaparía. Se le atribuye 2 atentados.

Támas Elek, (1929-1944): un judío – húngaro de una familia de intelectuales de izquierdas que emigró a Francia en 1930. Atacó una librería de propaganda nazi y un restaurante frecuentado por oficiales alemanes. Su nombre se destacó como jefe del destacamento en París: “Los Descarriladores”, liderados por József Boczov. Se le atribuyen 8 descarrilamientos.

Wolf Wasjbrot (1925-1944): un judío – polaco; su familia emigró a Francia a causa del creciente sentimiento anti-semita en Polonia. Tras la ocupación de Francia, sus padres fueron arrestados por los nazis y deportados. Se le atribuyen un atentado y tres descarrilamientos.

Robert Witchitz, (1924-1944): un judío – polaco; hijo de un minero polaco que vivía en Francia. Se le atribuyen 15 atentados.

Maurice (Mojsze) Fingercwajg (Fingerweig), (1923-1944): Hijo de un sastre Judío polaco que emigró a Francia siendo él muy pequeño. Su padre y sus dos hermanos fueron arrestados y deportados por los nazis. Se le atribuyeron 3 atentados y cinco descarrilamientos.

József Boczov (1905-1944): un judío – húngaro; jefe descarrilador. Emigrado a Francia en 1930, era uno de los más experimentados en combate, acción directa y sabotaje; experto en explosivos, luchó en la guerra civil, en las Brigadas Internacionales y, con ellos, fue internado en los campos de concentración de Aregelès y Gurs, de donde se fugó. En 1942 fundó y dirigió el 4º Destacamento de Descarriladores (compuesto por húngaros y rumanos). Se le arrestó en noviembre de 1943 al ser reconocido, gracias a unos miembros de su grupo arrestados y torturados, como el responsable de un descarrilamiento en septiembre de ese año. Se le atribuyeron 20 atentados.

Marcel Rajman, (1923-1944): (“Rayman” en el afiche) un judío – polaco. Alias Simón Maujean, Faculté, Michel, y Michel Mieczlav. Natural de Varsovia, emigró a Francia con sus padres a la edad de ocho años. En su infancia perteneció al Movimiento Juvenil Hashomer Hatzair.
Se unió a la 2ª División Judía de los Francotiradores y Partisanos; reconocido como una persona muy inteligente, se le encargó el reclutamiento y el adiestramiento de nuevos miembros.

Participó en la muerte del General Von Schaumurg, responsable de la ejecución de varios miembros de la Resistencia y de Julius Ritter. Se le atribuyen 13 atentados.

Otros cinco miembros de la organización eran judíos:
Wolf (Willi) Schlomo Szapiro, (1910-1944): un judío – polaco. En 1930 abandona Polonia y se muda a Palestina, en donde trabaja organizando a los trabajadores para acabar con el mandato británico, por lo que es arrestado el 1 de mayo de 1931, encarcelado por dos años y, posteriormente, expulsado. Entre 1933 y 1939, reside en Austria, llevando a cabo actividades de organización obrera y siendo estrechamente vigilado por la policía; cuando Alemania se anexiona Austria en 1938 (el Anschluss), es buscado por la Gestapo, pero escapa a Francia con la ayuda de sus camaradas. Entre 1940 y 1944 trabaja en París con un peletero obligado a hacer uniformes para los nazis. Willi se ocupó de entrenar a los obreros en acciones de sabotaje y de reclutar más, supliendo a los que ya habían sido arrestados. En 1943 se une al FTP-MOI. Fue arrestado el 27 de octubre de 1943 mientras atacaba un convoy.

Stanislas Kubacki, (1908-1944): un judío – polaco, moldeador de oficio. Emigrado a Francia, fue uno de los que también se unieron a las Brigadas Internacionales, detenido, deportado a Alemania, y fugado milagrosamente. En París se unió al FTP-MOI.

Leon (Lejb) Goldberg, (1924-1944): un judío – polaco, apodado “Julien”. Sus padres emigraron a Francia en 1929. Tras la “Redada del Velódromo de Invierno”, el arresto masivo de judíos que tuvo lugar en Francia el 16 al 17 de julio de 1942, sus padres le hicieron esconderse junto a sus hermanos con unos vecinos; sus padres fueron deportados, finalmente, a Auschwitz. Lejb fue reconocido por la policía colaboracionista, junto a Boczov y Fingercwajg tras el éxito del asalto a un tren alemán. Fue arrestado en Mormant.

Jonas Geduldig, (1918-1944): un judío – polaco, mecánico de profesión. Jonas se fue de Polonia para reencontrarse con su hermano en Palestina, pero se mudará a Francia. Se unió a las Brigadas Internacionales, fue arrestado, pero se escapa. En 1942 se une al FTP-MOI; a veces usaba el pseudónimo de “Michel Martiniac”.

Imre Bekes Glasz, (1902-1944): un judío – húngaro, obrero metalúrgico. En París se une a un grupo de sabotaje: el Grupo de Sabotaje y Destrucción, para unirse más tarde al FTP-MOI y convertirse en jefe de descarriladores.

Los miembros de la resistencia, no judios que figuran en el afiche rojo incluyen a cinco italianos: Spartaco Fontano, Rino Della Negra, Casare Luccarini, Antonio Salvador y Amadeo Usseglio; Tres franceses: Roger Rouxel, Georges Cloarec y Georges Cloarec, un Armanio: Arpen Lavitian y un comunista español: Celestino Alfonso.

La mayoría, si no todos, eran obreros. Un significativo porcentaje luchó en España contra el fascismo en las Brigadas Internacionales, de ellos, muchos eran judíos polacos, que, junto a los refugiados españoles, fueron internados en los campos de concentración que el gobierno francés habilitó para vigilar a los “elementos peligrosos”.

De sus motivaciones a unirse a la Resistencia, salvo las obvias (lucha contra el fascismo, liberación de Francia, etc.) hay dos constantes que parecen repetirse: muchos de los judíos tomaron esta decisión cuando los nazis se llevaron a sus familias a los terribles campos de exterminio y otros se unieron desertando del reclutamiento del Servicio de Trabajo Obligatorio, a cuyo responsable ejecutarían.

Traducido y adaptado por Mario Sinay

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorReciba la canción del día en su correo electrónico llenando la forma que le presentamos a continuación
Artículo siguienteY fue un “Shabat de leche y hiel” Un mes hoy se cumple de, TRISTE VOLVER…
Doctor en Educacion, con especializacion en Pedagogia de la Shoa y pedagogia visual. Retirado del Ejercito de Israel, Grado: Mayor, Activo en las reservas. Sheliaj de la Agencia Judia en Barranquilla, Colombia y Lima Peru. Ex-Director Proyecto "Masa" del Movimiento Kibutziano. Ex-Director Departamento de Habla Hispana, Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto. Yad Vashem, Jerusalem. Conferencista de Shoa en el Majon de Madrijim, Kiriat Moriah. Guia de viajes educativos a Polonia.