Diario Judío México - Introducción

El portal del Ministerio de Educación de ha publicado los libros de texto sobre el tema de Educación Islámica para los grados 1 hasta el 12 en las escuelas estatales de para el periodo de la primera mitad del año escolar 2018/2019. Los libros para los grados 7 al 11 dedican espacio considerable a la actitud a tomar hacia los judíos y los cristianos en el , mientras se cita el Corán y el Hadith, pero ocasionalmente también relacionan el material con la era actual. Los judíos son presentados, entre otras cosas, como traicioneros, guerreristas, astutos y vengativos, así como también débiles y miserables, lo que hace que formen parte de la propaganda árabe antisemita.[1] El judaísmo es presentado como una religión falsa que distorsiona la palabra de Alá y los judíos son acusados de haber difamado a los profetas e incluso de haber asesinado a algunos de ellos, debido a su “naturaleza maléfica”.

El cristianismo es presentado igualmente de una manera negativa, mientras que el es presentado como la verdadera religión que lleva la intención de liberar a la humanidad de la oscuridad a la luz.

La presentación negativa de los judíos aparentemente pretende justificar su expulsión, la violencia contra ellos y la confiscación de sus bienes por parte de Mahoma y los musulmanes durante los primeros años del en Medina.

Este informe revisa la actitud hacia los judíos y cristianos y la condición del frente a otras religiones, tal como es presentado en los libros de texto de Educación Islámica de para los Grados 7-11 de educación primaria.

La superioridad del sobre otras religiones

El libro de texto de Educación Islámica para el Grado 10, que trata sobre el orgullo y la convicción islámica, destaca que uno de los valores fundamentales del Islam es el orgullo del musulmán por su religión, siendo esta la verdadera fe y su reconocimiento de la superioridad del Islam sobre sus enemigos. El libro afirma: “La grandeza, el orgullo y el honor son algunos de los valores que el Islam infunde en los corazones de sus seguidores, los creyentes y se niega a dejarlos en un estado de humillación o deshonor. Al contrario, el [Islam] aspira imbuir a todo musulmán confianza en la misión que Alá le encomendó: liberar a la humanidad de la oscuridad y llevarlos a la luz y de adorar a [sus compañeros] a la adoración del Amo de la creación. El Islam exige que los musulmanes siempre se armen a sí mismos con un sentido de grandeza, honor y superioridad y con la convicción de que cualquiera que se considere a sí mismo con un sentido de grandeza, además de Alá, es pequeño, y que cualquiera que tome una postura arrogante respecto a Alá es alguien despreciable y miserable, tal como se afirma [en el Corán 35:10]: “Cualquiera que desee honor, entonces es a Alá a quien le pertenece todo el honor”.[2]

“La verdadera religión: Islam”. La misión del musulmán es liberar a la humanidad de la oscuridad y llevarla a la luz (libro de texto de Educación Islámica para el 10mo Grado, p. 181)

Una sección posterior explica la importancia del sentido de orgullo de los musulmanes en su religión. Esta dice: “Cuando la fe se establece en el corazón de los creyentes, él absorbe de inmediato la grandeza. Esto lo impulsa a hablar y a actuar lo que emana directamente de un inmenso sentido de orgullo y superioridad sobre los enemigos de esta religión”.[3]

Actitud hacia los judíos y el judaísmo.

Tal como se dijo, los libros de texto presentan a los judíos como traidores y astutos pero al mismo tiempo como débiles, miserables y cobardes.

Los judíos son traicioneros y astutos

El libro de texto de educación islámica del 7mo grado le dedica un capítulo a la Batalla de la Trinchera (627).[4] Explicando el trasfondo histórico de la batalla, el libro afirma que el año anterior a esta, Mahoma “expulso a los judíos de la [tribu] Banu Nadir de Medina a Khaybar debido a sus maneras deshonestas y traicioneras de hacer las cosas”[5] y que “sus corazones ardían de hacia el Profeta y su prédica [da’wa], por lo que decidieron vengarse [de él]”.[6] Este afirma además que la razón principal de la Batalla de la Trinchera fue “la incitación de los judíos a las tribus árabes contra los musulmanes… Los dirigentes de la tribu [judía] Banu Nadir, el principal de ellos Huyayy ibn Akhtab, “Se acercó a las tribus árabes (la más importante de estas Banu Quraysh y Banu Ghatafan) y les incitó a unirse a la batalla en contra de los musulmanes”. Estos judíos y árabes, relata el libro, luego formaron un ejército de 10.000 combatientes, al que se le unió la tribu judía de Banu Qurayza, cuyos miembros eran vecinos de los musulmanes y que “violaron su contrato con los musulmanes y los asediaron [junto al ejército] por todos los lados posibles”.[7]

A continuación, se les pide a los estudiantes que discutan la violación del contrato realizado por la tribu Banu Qurayza con los musulmanes desde las siguientes perspectivas: el efecto que tuvo sobre los politeístas, el efecto que tuvo sobre los Compañeros del Profeta y la respuesta de los musulmanes e “inferir el principio [que puede formularse respecto a] la actitud hacia los judíos”.[8] En una lista de las “lecciones que pueden extraerse” de la Batalla de la Trinchera, el capítulo afirma, entre otras cosas, que “la traición y la perfidia se encuentran entre los rasgos de los judíos a lo largo de la historia”.[9]

La asignación requiere que los estudiantes concluyan qué tipo de actitud debe tomarse contra los judíos (libro de texto de Educación Islámica para el 7º grado, pág. 88)

 

 “La traición y la perfidia se encuentran entre los rasgos de los judíos a lo largo de la historia” (libro de texto de Educación Islámica para el 7mo grado, p. 92)

En el libro de texto del 8vo grado, en la sección sobre la Batalla de Khaybar (629), establecida en la historia musulmana como la batalla en la que fueron derrotados los judíos de Medina, los judíos son descritos de nuevo como vengativos, astutos y cobardes. Este libro de texto reitera que la expulsión de la tribu judía Banu Nadir de Medina a Khaybar por el Profeta en el año 626 “hirió a las almas” de estos judíos y los llenó de y de venganza, por lo que el Profeta no tuvo más remedio que combatir contra ellos. Los judíos de Khaybar “utilizaron su riqueza y sus bienes para llevar a cabo astutas maniobras en contra del Islam y los musulmanes” y formaron un frente en su contra junto con las tribus árabes. Por lo tanto, “Mahoma ordenó a sus Compañeros que castigaran a los judíos por traicionar a los musulmanes y eliminaran el peligro que representaban para el estado islámico, que solo podía [ser realizado] expulsándolos en su totalidad”.[10]

La tarea que sigue a esta sección dice que “el Corán describe a los judíos como enemigos de la verdad [es decir, del Islam] y sus seguidores [los musulmanes], tal como dijo Alá [en el Corán], versículo 9:32: ‘Ellos quieren extinguir la luz de Alá con sus bocas, pero Alá se niega, excepto para perfeccionar Su luz, aunque los incrédulos la odian”. Luego se les pide a los estudiantes que expliquen la conexión entre esta descripción de los judíos y la “decisión de Mahoma de atacarlos”.[11]

Se les pide a los estudiantes que expliquen la conexión entre el rasgo de los judíos como “enemigos de la verdad” y la decisión de Mahoma de atacarlos (libro de texto de Educación Islámica para el 8vo grado, pág. 76)

Los judíos son débiles y cobardes

También en el contexto de la Batalla de Khaybar, los judíos son presentados como cobardes, en contraste con los valientes e inteligentes musulmanes. El libro relata que Mahoma envió a ‘Abbad ibn Bishr para que recopile información sobre el enemigo y este último reclutó a un beduino que le “habló [a los judíos] sobre el gran número de musulmanes y su extenso equipo e utensilios, que les aterrorizó y disminuyó su espíritu de lucha”. Cuando los judíos entendieron que Mahoma estaba a punto de atacarlos, huyeron a sus fortalezas, porque “no es su costumbre enfrentar [al enemigo] en batalla”. El ejército de Mahoma los cercó y logró “conquistar sus fortalezas una a una y la primera en caer fue Na’im, la más fuerte de todas”.[12] Finalmente, los judíos demandaron paz y, tras negociaciones, Mahoma aceptó tomar la mitad de sus propiedades como botín. El libro dice que “los judíos tuvieron 93 muertes mientras que los musulmanes tuvieron solo 15 mártires”. Los judíos de Fadak, al norte de Khaybar, le ofrecieron a Mahoma todos sus bienes si este accedía a perdonarles la vida, por lo que “Fadak fue conquistado sin ningún tipo de resistencia”.[13]

Al enumerar las “lecciones que pueden extraerse de la Batalla de Khaybar”, el capítulo afirma, entre otras cosas, que “la cobardía y la debilidad se encuentran entre los rasgos de los judíos a lo largo de la historia”.[14]

Para ver el resto del despacho en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/qatari-islamic-education-textbooks-part-4-attitude-towards-jews-and-christians


[1] Sobre este tema, véase la Serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 442 – Árabe e Islámico, 29 de mayo, 2008.

[2] Libro de texto de educación islámica para el 10mo Grado, pág. 181.

[3] Libro de texto de educación islámica para el 10mo Grado, pág. 182.

[4] También llamada la Batalla de los Confederados (Ghazwat Al-Ahzab), por las facciones tribales que se opusieron a Mahoma.

[5] Después de migrar a Medina en el año 622, Mahoma redactó la Carta de Medina, con el objetivo de regular las relaciones entre los muhajiroun (los partidarios de Mahoma que vinieron con él de Meca a Medina) y Ansar (los partidarios locales de Mahoma en Medina) y entre estos dos grupos y los residentes no-musulmanes de la ciudad, incluyendo los judíos. Las principales tribus judías en Medina, Banu Qunayqa, Banu Nadir y Banu Qurayza, aparentemente no fueron parte de la carta, pero Mahoma firmó pactos de no-agresión con ellos. A pesar de todo esto, los Banu Qunayqa fueron exiliados a Siria y los Banu Nadir a Palestina y Khaybar y los Banu Qurayza fueron asesinados. Véase: Michael Lecker, Mahoma y los judíos (Jerusalén: The Ben Zvi Institute, 2014), 66-74, 213-216; Aliza Shnizer, “Mahoma: El hombre y los hitos en su vida”. En: Meir Bar-Asher y Meir Hatina (eds.), Islam: Historía, Religion and Cultura (Jerusalem: Magness Press, 2017), 48-53. En la Carta de Medina, véase también la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1379 – Libros de estudio de la Autoridad Palestina para el año 2017-2018: Aumento del adoctrinamiento al yihad y el martirio, 16 de marzo, 2018).

[6] Libro de texto de educación islámica para el 7mo Grado, pág. 83.

[7] Libro de texto de educación islámica para el 7mo Grado, pág. 84-87.

[8] Libro de texto de educación islámica para el 7mo Grado, pág. 88.

[9] Libro de texto de educación islámica para el 7mo Grado, pág. 92.

[10] Libro de texto de Educación Islámica para el 8vo Grado, pág. 75-76.

[11] Libro de texto de Educación Islámica para el 8vo Grado, pág. 76.

[12] Libro de texto de Educación Islámica para el 8vo Grado, pág. 77-78.

[13] Libro de texto de Educación Islámica para el 8vo Grado, pág. 78-79.

[14] Libro de texto de Educación Islámica para el 8vo Grado, pág. 80.