Diario Judío México - Estimados lectores de este tan querido Diario Judío:

En la actualidad, además de escribir para ustedes en este espacio, me dedico a buscar vínculos de cooperación académica por medio de la internacionalización. Esta labor para una institución educativa de carácter formal no es un gusto, ni un esfuerzo extra, sino una necesidad. Esto se ve bonito cuando se lee, pero más bonito se nota cuando conocemos a un ejemplo de lo que esta vinculación puede generar en un joven estudiante, como en este caso me toca compartirles la experiencia de Ricardo Del Río.

A Ricardo Del Río, joven de 19 años originario de Guadalajara, con gusto en el voleibol, el ciclismo y la lectura, lo conocí en un evento, y ahí fue donde me comentó que él había sido seleccionado en la convocatoria anual del Instituto Weizmann de Ciencias para becar a 4 estudiantes mexicanos recién egresados de bachillerato para participar en el 51º Campamento Internacional de Ciencias “Dr. Bessie F. Lawrence”, del instituto israelí de excelencia en la investigación, localizado en Rehovot, , del 2 al 27 de julio del presente año. Siendo honesto preferí compartirles acerca de su experiencia cuando el retornará a la “Perla de Occidente”, antes de iniciar sus estudios en Ingeniería en Electrónica, para que nos compartiera de ello en aspectos que seguramente lo enriquecieron como podrían enriquecer a otros estudiantes, con el fin de desarrollar sus conocimientos y ponerlos a prueba. En Diario Judío quisimos hacerle unas preguntas de interés que con mucho gusto nos respondió:

(Pablo Quiroz Zepeda, Diario Judío) Más allá de tener en cuenta tus habilidades y buenos resultados en tu escuela ¿qué te llevó a concursar para realizar una estancia en como una opción para tu vida académica y profesional?

RICARDO DEL RÍO GRAGEDA – Creo que la oportunidad de tener un acercamiento verdadero a la investigación en un lugar como el Weizmann Institute me motivó mucho. Además de eso, el poder conocer otra cultura y otro país completamente diferente al nuestro combinado con el hecho de conocer personas de diversos contextos pero con el común interés en la ciencia me dieron aún más razones para considerarlo.

(Pablo Quiroz Zepeda, Diario Judío) ¿Qué sentiste al ser seleccionado?

RICARDO DEL RÍO GRAGEDA – Al principio fue un tanto raro, puesto que no lo creía por completo, la entrevista había sido el día anterior y no esperaba una respuesta tan rápid;, sin embargo, en el transcurso del día y la semana, una vez asimilada la noticia, la emoción fue en ascenso, sintiéndome orgulloso de mi mismo y agradecido, pero sobre todo emocionado por lo que se venía.

(Pablo Quiroz Zepeda, Diario Judío) ¿Cuáles fueron los highlights de tu estancia en cuanto a las actividades científicas?

RICARDO DEL RÍO GRAGEDA –  Sin duda alguna lo más especial fue el hecho de trabajar en una situación verdadera, con una especificidad muy típica de los estudios científicos actuales y trabajar junto a mi mentora y el investigador principal, ambos con mucha experiencia, que además me dotaron de inspiración. Al mismo tiempo, al ver el resultado de todos los análisis y entender como esto se insertaba en la hipótesis general para luego extrapolarlo a un marco de referencia mayor, te sientes parte de la generación de conocimiento. Además de esto, las diversas conferencias (como la que tuvimos con la ganadora del Premio Nobel Ada Yonath) y la visita al observatorio fueron fenomenales.

(Pablo Quiroz Zepeda, Diario Judío) ¿Cuáles fueron los highlights de conocer ?

RICARDO DEL RÍO GRAGEDA – Todo. Las actividades en la naturaleza me parecieron impresionantes, estar en el desierto, rodeado de grandes extensiones de terrenos naturales, volteando al cielo y viendo miles de estrellas me hizo reflexionar sobre lo pequeños y sin embargo capaces que somos.

Asimismo, la forma en cómo conviven y coexisten los tan diferentes tipos de personas en el país me dio una perspectiva diferente sobre la humanidad y los que existen entre nosotros. Por último, la parte histórica de los lugares como Jerusalén, Masada y Cesarea simplemente me transportaron a aquellos tiempos, dotándolos de un valor mucho más especial.

(Pablo Quiroz Zepeda, Diario Judío) ¿Cómo fue la actitud de tus compañeros israelíes y no israelíes, de la gente del instituto y en general de ?

RICARDO DEL RÍO GRAGEDA –  En cuanto a la atmósfera que se respiraba en el programa era una de exploración, y de una bienvenida enorme. Éramos incentivados a conocernos, compartir e intercambiar ideas, conocimiento y experiencias. Creo que la cantidad de personas que conformábamos el grupo lo hacía especial porque podíamos conocer muy bien a muchas personas sin perdernos en la multitud y al mismo tiempo tener un grupo divertido, amable y muy curioso. En cuanto a la actitud de la gente afuera era un poco difícil en cuanto a la amabilidad, sin embargo en casi todos los lugares, los locales eran muy abiertos y comprensivos.

(Pablo Quiroz Zepeda, Diario Judío)  Esta estancia ¿te quitó de algún prejuicio? o ¿tuviste alguna complicación en cuanto a la cultura?

RICARDO DEL RÍO GRAGEDA – En cuanto a los prejuicios creo que no iba teniendo una idea clara de lo que esperaba encontrar; sin embargo, sin duda alguna fue diferente a lo que encontré. Quizá lo más impresionante fue la mezcla de grupos de personas tan distintos que conviven. En cuanto a la complicación creo que fue solo en algunas ocasiones cuando el lenguaje representaba una barrera y la otra gran diferencia fue la comida. Jamás había escuchado la palabra kosher en mi vida, así que de reglas ni hablamos, pero fue muy fácil adaptarse.

(Pablo Quiroz Zepeda, Diario Judío) ¿Por qué recomendarías aprovechar las convocatorias científicas que ofrece a otros jóvenes?

RICARDO DEL RÍO GRAGEDA – Porque cambian tu vida y es algo único. Creo que específicamente en Israel confluyen distintas formas de pensar y de hacer las cosas que lo hacen muy especial, dotando a los participantes de herramientas que no se van a poder encontrar en ningún otro lugar.

Gracias por su atención y espero su respetuosa opinión en el espacio de Diario Judío o en la cuenta de twitter de un servidor:  @PabloQZepeda

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLibro / Folleto sobre el 9 de AV, Tisha Beav
Artículo siguienteSobreviviente del Holocausto celebra 104 años junto con 400 descendientes en el Kotel
Licenciado en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente. En cuanto a experiencia internacional ha tenido estudios de intercambio con la Universidad de San Diego, California; y la Universidad Alberto Hurtado en Chile. Estudió el idioma alemán en la ciudad de Münster, Alemania y trabajo para el Consejo de Promoción Turística de México en la ciudad de Frankfurt. En aspectos relacionados con el judaísmo ha colaborado con el Proyecto Shagriria de Argentina (Jóvenes Embajadores de Israel en la Diaspora), con el Proyecto Judische Stammtisch en Münster, Alemania; con Jewish Experience y Honestly Concerned en Frankfurt, Alemania. También ha participado en diálogo entre árabes e israelíes en la organización YaLa Young Leaders, parte del Shimon Peres Centre for Peace Institute. En medios de comunicación ha trabajado en funciones administrativas y de producción para Radio Fórmula Guadalajara, en conducción y análisis de temas internacionales para Megaradio, y ha colaborado con Diario Judío como columnista y periodista desde Agosto del 2015, cubriendo temas de: política internacional, inclusión, innovación, juventud y negociaciones de paz entre Israel y los países árabes. Además ha trabajado en la cobertura en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.