Diario Judío México -

Al actor Roberto Benigni, se le puede comparar con la vitalidad y la efervescencia innata, con una personalidad espontanea, la pasividad no la conoce. Es así que hipnotiza a primera vista con esa chispeante notabilidad inquieta, se aprecia su rostro expresivo, tanto en su graciosa gesticulación de sus labios, lo que propio no se olvida es la velocidad de sus movimientos con las manos que es su lenguaje asociado al verbal. Este actor, cómico, es uno de los más representativos del mundo de la Cinematografía Italiana. Nació en Misericordia un pequeño pueblo prov. de Arezzo (1952), con sueños y esperanzas, así un buen día, tomó su guitarra y partió hacia la capital Roma, a los 20 años. Allí su carrera de humorista se unió a otro excelente actor como fue Massimo Troisi, (protagonista del film El cartero de Neruda). Actuó en programas de la televisión italiana y posteriormente recitando a Dante, en lengua florentina. En los Estados Unidos actuó en películas, junto a nombres importantes como Walter Mattau, Toni Walts, etc, dirigido por prestigiosos directores como Fellini, su connacional y no olvidar de su creativo Pinocho (producción, actuación y dirección). Lo consagró verdaderamente en el Cine, fue su conmovedor film “La Vita è Bella”. La cuál relata la historia de un padre de origen judío y su pequeño hijo que son deportados a .

La vita è Bella, es el deslizamiento del tema en el cuàl dos jóvenes, que deciden dejar su pueblo Arezzo, para viajar a Florencia. Allí Guido, el protagonista, encuentra trabajo como cocinero de un elegante hotel, donde conoce a Dora. Ella ya es prometida como esposa a un ilustre joven. Guido y la principessa, como él la nombra, se enamoran y al momento de la fiesta de compromiso de ella, escapan y se casan, de esta fabula de amor nace Giosué. Son tiempos de guerra en , los protagonistas luchan por darle una vida serena a su pequeño hijo. Debido a los orígenes judío del Tío, Guido y Giosué son deportados a un lager.

El talento de Benigni es de desarrollar un juego para contener el tiempo, creando una caja de cristal para proteger la sensibilidad del infante. El desplazamiento de la narración lleva al espectador a admirar a este padre y a este maravilloso hijo, que en tantas escenas nos porta a la risa y en muchas más a sostener el llanto con un nudo en la garganta. Benigni actúa y dirige el film, junto a su esposa Nicoletta, sobre el argumento es un homenaje a las victimas de los campos de exterminio y a los sobrevivientes, de un modo trágico, cómico, e histórico. El relato de Guido Orefice, Dora y su hijo Giosué, es la búsqueda a un camino de salvación por medio de un juego, haciendo pensar al niño que cuando llegue el final, obtendrá un premio, que será un carro armado. Al vencer y al reencuentro con su madre, es una apoteosis, pero con la ausencia para siempre del padre, que muere y que le regaló la más considerable fantasía, la de haber sido aislado de los trágicos acontecimientos, para transcurrir la niñez a su edad.

La vida es Bella, es la existencia en un lager como una interpretación de un espacio irreal, para cubrir el sufrimiento.

Fue el martirio de tantos judíos que fueron deportados, a los lager, miles, miles… no tuvieron la oportunidad de volver a ver a sus familiares, otros sobrevivieron con imágenes desgarradoras de la miseria del ser humano en contra del otro. Lo especial del planteamiento de Roberto Benigni sobre el , es tratado con delicadeza y humor, casi para ser entregado este mensaje a las generaciones que no vivieron este drama en primera persona, pero si lo sufrieron sus padres, es buscar la esperanza de la salida, que llegará. El lenguaje es dulce, especialmente en los diálogos entre Guido y Giosué, para él es su Babbo… que lo llena de entretenimientos y adivinanzas. No desea un trauma para el niño, el crea un escenario quimérico relatandole hermosas fabulas para recubrir la verdad y que no lo toque en su recuerdo a futuro. El co-protagonista, el niño, es brillante, trasladando al espectador las emociones y el drama de esta nube negra que poco a poco se transformará en blanca, como si fuese parte de esta ilusión que le ha representado el padre. Todo va transcurriendo entre esta encantadora relación padre e hijo, que lleva un contorno en un escenario, duro y cruel como fue el .

La vida es bella… Porqué solo con existir la belleza ya está.

Guido, quiso poseer una barita mágica para alejar el dolor, mezclando la imaginación para no privar al niño de la infancia, de ese mundo hermoso que debe ser preservado al infinito…

Nicoletta Braschi y Roberto Benigni, La Vida es Bella, un film Italiano, Cómico-Dramático-Histórico que en 1997 fue premiado con 3 Oscar: mejor film extranjero, al personaje principal y a la mejor banda sonora.

El film, es uno de los más vistos en la historia del cine italiano, y el más premiado.

Música de Nicola Piovani, a la cual la cantante israelita Noa le ha agregado texto: “The beautiful that way”.

* Si desea adquirir la película en DVD en línea, oprima aquí.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorNuestra independencia y nuestra imagen
Artículo siguienteIsrael: 64 aniversario de su independencia
Nací en un país que muchos dicen el fin del mundo, por su ubicación geográfica, pero para mi quizás ¿puede ser el comienzo del mundo? Ese país es "Chile un País de Amar ". Estudié en la Universidad de Chile, Diseño Gráfico y Publicitario. El arte, la creatividad, el paisaje, el ser humano, todo es parte de la comunicación del individuo. Mi madre de origen italiano, me hizo amar el Arte, y la Cultura de la hermosa Italia. He vivido en Londres, pero ya de años resido en Roma. Regresando al estudio, lo retomé en Arqueología, específicamente Griega y Romana en la Universidad de Roma. Grandes satisfacciones las obtuve como profesora de Diseño Gráfico, y posteriormente trabajando tantas años en la técnica de la Caligrafía Ornamentada Antigua, lo que me transportó aún más al fascinante e interesante mundo antiguo. Escribo artículos de personajes validos, justos, luchadores de la verdad y de los valores, casi desaparecidos, individuos que no se olvidaron del ser humano. Personas que aman el "Valor a la Vida y a la Existencia", y que luchan por protegerla.