Diario Judío México - rosa-rimoch

ROSA RIMOCH se recuerda a sí misma cantando desde niña. Entre la agitada vida de sus padres y hermanos que viajaban de continente a continente, nace en Veracruz. Con su familia se dirige a y radica varios años en Barcelona hasta que estalla la Guerra Civil en España. Por tierra y por mar, miles de refugiados tratan de llegar a Francia. Con ese rumbo, deciden embarcar en un pequeño carguero junto con varias familias y después de un trayecto lleno de peligros, llegan a Marsella. Al poco tiempo, estalla la Segunda Guerra Mundial y es necesario emigrar de nuevo. , encabezado por el General Lázaro Cárdenas, sale en ayuda de los refugiados y firma un Acuerdo con Francia para dejarlos salir con destino a la República Mexicana. Al fin, después de varios meses, el inolvidable día 15 de abril de 1942, la familia Levy Rimoch arriba al hermoso puerto de Veracruz y más tarde se traslada a la Ciudad de .

De inmediato Rosita emprende un largo camino que en poco tiempo la llevaría a la fama. Ingresa al Conservatorio Nacional de Música, estudia con la Mtra. Sonia Verbitzky y después con Fanny Anitúa. Desde sus primeros recitales en diversas salas de concierto y el Palacio de Bellas Artes, atrae la admiración y el interés de la crítica y del público, que sin lugar a dudas reconoce que se está forjando una estrella de calidad incomparable. Durante más de tres décadas la voz de Rosita Rimoch interpretó los personajes principales de una treintena de óperas y otro tanto de conciertos sinfónicos. Inolvidables son sus actuaciones en Madame Butterfly, Tosca, Aída, Cavallería Rusticana, Trovador, Los cuentos de Hoffman, Turandot y el estreno en de El Castillo de Barba Azul. Inolvidable también su presencia vocal en el Réquiem de Verdi, la Novena Sinfonía de Beethoven, El Mesías de Händel y los estrenos en de Carmina Burana de Orff, Bachianas Brasileiras No 5 de Villalobos, varias cantatas de Blas Galindo y La Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo según San Lucas de Penderecki.

Entre sus recitales, el repertorio de lied es innumerable: Bach, Pizzetti, Strauss, Moussorsky, Schumann, Schubert, Milhaud, Debussy, Ravel, Fauré, de Falla, Turina, Nin, Ponce, Villanueva, Moreno, Galindo, Montiel, entre muchos otros. Año tras año Rosita cantó durante las Temporadas de Ópera Nacionales e Internacionales y Temporadas Sinfónicas, bajo las reconocidas batutas de directores como: José Ives Limantour, Guido Picco, NicolaRescigno, Edgar Doneux, Alfredo Silipigni, Walter Herbert, Romano Picutti, Kenneth Klein, Sergiu Celibidache, Georges Sebastian, Jerzy Katlewicz y los concertadores mexicanos Carlos Jiménez Mabarak, Luis Sandi, Armando Montiel, Salvador Ochoa, Luis Herrera de la Fuente, Jorge Delezé, Fernando Lozano y Eduardo Díazmuñoz.

En el escenario, compartió su voz con cantantes de primera línea como: Giuseppe Di Stefano, María Callas, Plácido Domingo, Jon Vickers, Mignon Dunn, John Alexander, Birgit Nilsson, Pedro Lavirgen, Nicolai Ghiaurov, Carlo Cossuta, Manuel Ausensi, Geraint Evans, y Renato Cesari entre muchos otros.

En el extranjero, fue escuchada en varias ciudades de los Estados Unidos, así como en Guatemala, Cuba, España e Italia. Por varias décadas, la voz de Rosa Rimoch fue un pilar fundamental para la ópera, el concierto sinfónico y el lied en , por ello, El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes, le rindió un sentido homenaje y le otorgó la Medalla Bellas Artes el 18 de diciembre de 1996. Años después, el 21 de octubre de 2000, El Gobierno del Distrito Federal, tuvo a bien declararla Artista Distinguida de la Ciudad de .

La inolvidable voz de Rosita Rimoch, su arrolladora personalidad y su amor entregado al canto, están grabados en la historia de la música en y muchas otras partes del mundo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.