Diario Judío México - A lo largo de nuestra vida seguramente recibiremos más de una crítica y no siempre serán bien intencionadas ni amables; otras veces estaremos en desacuerdo con estas críticas y otras veces las pasaremos por alto sin hacer algo productivo.

Pero en esta llovizna de críticas nos llegarán también críticas constructivas. 

Muy importante: que nos las hagan con respeto y con aprecio  y que tienen el fin de ayudarnos, las que debemos recibir y aceptar de buena manera, transformándolas en positivas y productivas, para que nuestro trabajo mejore y evolucione. Y no sólo el trabajo si no críticas acerca de nosotros como personas. Esto no es fácil de aceptar para mucha gente.

“Un reciente estudio descubrió que del 100% de las personas que reciben una crítica, el 70% se siente herida, el 20% la rechaza o la niega y sólo un 10% reflexiona, la interioriza y recapacita para mejorar.”

Una buena manera o camino para “escuchar” las críticas con oído atento, ósea con oído dispuesto a aceptar lo que se nos dice con buena intención (ojo: no una crítica mala) Es:

  • Aceptar las críticas de manera productiva
  • No responder a la crítica
  • Recibirlas serenamente (las más veces posibles)
  • Y escuchar no sólo con el oído sino con la mente abierta a lo que dice el interlocutor.
  • Tratar de recibir “el mensaje y la enseñanza” si cumple con las condiciones de respeto y de aprecio. Para luego tomar lo bueno de la crítica constructiva.

Es muy fácil perder los estribos y reaccionar negativamente ante una crítica constructiva, porque por lo general la consideramos: negativa.

Esta respuesta de resistencia es “natural” pero si reaccionamos inmediatamente defendiéndonos, es poco probable que nos lleve a algo bueno y solo denotará nuestra vulnerabilidad y flaqueza, además del hecho de no sabemos recibir una crítica.

En estos casos es mejor dar tiempo al tiempo para observar si realmente es algo que podemos cambiar y es algo para nuestra mejora personal.

Porque si es algo positivo, significa que es para nuestro propio bien. Y es ahí donde se verá si sabemos mantener la calma, escuchar, y sobretodo querer mejorar y desarrollarnos cómo personas.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.