Diario Judío México - Eric Erikson, entre otros, desarrolló el ciclo vital del individuo y marca ocho etapas con tareas definidas para cada una de las edades El individuo se desarrolla desde que nace hasta que muere. Cada etapa tiene acontecimientos que nos hacen crecer y adoptar nuevas formas de ser. En algunos casos surgen crisis existenciales. ¿Hacia dónde? ¿Cómo?

En la mediana edad hay que inventar nuevas formas. Pueden surgir cambios de trabajo, divorcios, cambios de carrera, entre otros. Cuando hay hijos, que se convierten en personas independientes el trabajo que se ha llevado a cabo puede exigir cambios importantes. En un principio producen tensiones, cuando se resuelven se han abierto nuevas puertas. Es el final de cierta forma de vida y un renacimiento a la nueva etapa. Las mujeres adoptan la libertad que antes no tenían y se desenvuelven en actividades nuevas y creativas. Los hombres se enfrentan a la jubilación y no siempre saben cómo manejarse. Parece ser que la mujer tiene mayor flexibilidad para los cambios de rutina.

El tiempo es un fenómeno tridimensional que traza el ciclo de vida. Se combinan el tiempo histórico y social con la edad biológica y cronológica. Todos los momentos decisivos en la vida, el fin de la escuela, el matrimonio, la maternidad, el trabajo, son fenómenos que afectan tanto en la vida personal como familiar y social. Pensemos en la boda del último hijo, tiene un significado diferente a las bodas de los otros hermanos. Un nacimiento en el momento de una crisis económica, enfermedad o muerte de los abuelos. El contexto social influye en forma determinante en todos los actos.

Es innovador y creativo atrapar las nuevas oportunidades que se presentan, han caducado los modos de comportamiento preestablecido y se tiene el trabajo de cambiarse a sí mismos. La flexibilidad del individuo y del sistema familiar son determinantes para aceptar al nuevo sistema. Estos cambios se dan en forma natural, en algunas personas producen situaciones más difíciles que en otras. Cuando esto sucede una terapia corta puede ser de utilidad.

Una esposa que decide estudiar, implica cambios en la organización de su familia nuclear, dejará de cumplir con algunos de los roles que tenía y posiblemente alguien la tiene que sustituir en esa labor.

En la etapa denominada el “nido vacío”, los hijos abandonan el hogar, dependen menos de sus padres, liberándolos. Estos tienen más tiempo que antes y la ley de la vida, los obliga a transformar su mundo cotidiano. Ha surgido la jubilación femenina y masculina; esto es vivido de forma diferente por cada uno de los sexos. Para muchas mujeres, se convierte en una etapa que les da la posibilidad de realizar actividades que antes les habían estado vedadas y muestran más deseos de trabajar consigo mismas; aprenden que lo importante no es tanto lo que hemos sido, sino aquello que estamos en vías de ser. Parece ser que las mujeres tienen mayor capacidad de enfrentar estos retos y se forman grupos en que se llevan a cabo actividades que entretienen y educan. Muchos hombres no han cultivado su área relacional y tienen dificultad para el cambio necesario. Una mayoría de hombres tienen dificultad en el área relacional que les afecta en este momento de su vida.

Tomás relata que cuando tenía 7 años, su padre le dijo a su madre: está muy grande para que lo trates de esa manera, así no se hacen hombrecitos…El trataba de que su hijo no fuera mimado, tratado como bebé, chiqueado y pudiera convertirse en una “nenita”…Sin embargo Tomás lamenta esa pérdida ya que tuvo que dejar de mostrar sus afectos para complacer a su padre y evitar que este recriminara a su madre…Este relato lo hace con una tristeza profunda, ya que se siente cercenado afectivamente hasta el día de ahora que tiene 45 años. Comenta su dificultad para establecer relaciones afectivas cercanas.

Roberto recuerda cuando su padre salía de viaje y les decía: ustedes muchachos no quieren tener nada que ver con los besuqueos de despedida…no van a permitir que su madre los convierta en amorosos o debiluchos, mientras yo estoy fuera. Me gustan los hombres fuertes. Se ha podido comprobar que funcionan muy bien aquellos niños que han tenido padres afectivos y querendones.

Cada uno de nosotros tiene y vive una biografía reflejamente organizada en función de los flujos de información social y psicológica. Nos vemos sujetos a constantes trastornos que lleva a los hombres y mujeres modernos a aprender de los cambios en los roles que nos van tocando en el proceso de la vida. No añorar “relaciones fijas y congeladas” de un pasado real o imaginado, sino a deleitarse con la movilidad, a esforzarse por la renovación, a buscar futuros desarrollos en sus condiciones de vida y las relaciones con sus semejantes.

SIN COMENTARIOS

Leave a Reply

Artículo anterior“Científicos” terraplanistas y antisemitas
Artículo siguienteLa vida de los otros
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.