Diario Judío México - El ser humano nace ya, determinado, determinado por un cuerpo específico e igual a todos los seres humanos.

Lo que marca y cuenta como la gran diferencia entre unos y otros es lo que el ser elige ser. Más claro: mi circunstancia es personal, mi entorno puede serlo, pero en mi está el camino a seguir… Puedo ser bueno o no, ser honesto o no, instruido o no. Importante es ser honesto conmigo mismo porque a mí, no me puedo engañar…

Importante es la meta, pero los fines y los medios de que yo me valga son los importantes.

Viene a mi mente el dicho de un famoso filósofo: No soy responsable de lo que hicieron de mí… Soy responsable de eso que hice de lo que hicieron de mí…

Se trata que seas una huella de bienestar para ti y para los que te rodean… Que tu paso haya sido de beneficio a tu alrededor.