Diario Judío México - El sol aparece por el mismo lado, la sábana está enredada y de repente a medio dormir, suena como bomba de tiempo, el despertador que avisa que ya es hora. Frei tarda en reaccionar y mientras abre los ojos, el ruido la enloquece.  Hoy es día de acupuntura,  hay que tomarse un café ya que después no se puede  por orden del doctor. No sabe si creerle o no, pero es obediente y no quiere que se anule el tratamiento.

Se sienta  a la orilla de la cama y espera  que el cuerpo se acomode y sus piernas la sostengan bien.  Hay que lavarse las manos y la cara, los dientes y regresar a poner en  contacto sus ojos con su alma y la luz del día.  Una vez despierta, prepara su agua tibia con limón y el bendito café que acompaña con un pan y mermelada;

El agua tibia de la regadera hace el resto, ha despertado totalmente   Ella dice que el café  cae en su cabeza haciendo el espacio necesario  para poder pensar y apurarse.  Hay un tráfico bastante decente. El aire fresco de la mañana es un regalo y afina las ideas. Los árboles y las flores adornan el camino recorrido.  En el coche, el radio la pone al corriente. La mayor parte de lo que se dice son noticias desagradables que atemorizan.  ¡Caramba! ¿No habrá noticias que calienten el corazón?  Mejor escuchar  música que va directo al alma y ensancha la alegría de estar viva.

No puede dejar de pensar que los seres humanos somos diferentes, y cada persona piensa distinto. Hay coincidencias y es agradable darte cuenta que otros piensan igual que tú.  Lo que es bueno para uno no lo es para el otro.  Eso provoca dificultad para llegar a acuerdos. Cada uno se casa con sus ideas y tratar de uniformar los pensamientos y creencias es imposible.   Discutir esto o tratar de convencer a los incrédulos es una pérdida de tiempo pero muchas veces subyuga a ciertas personas. Son discusiones sin ton ni son.

Lorena no acepta más medicina que la tradicional. Su amiga Susana, la trata de convencer de  formas de medicina alternativa, ella prefiere seguir batallando con  su dolor de hombro.   pero es su decisión. Su amiga del alma, Susi, es fan de otras formas  de curación respeta que cada quién tiene derecho a sus preferencias.   Quisiéramos compartir nuestras ideas, y cuesta trabajo aceptar que las creencias son tan variadas como las personas. ¿Qué es lo bueno? Cada quien lo decide en forma personal. Susana le dice: cuando menos escucha lo que te digo, corres un velo que es imposible traspasar. “A lo mejor te convenzo y eso te atemoriza”

No todos nos resistimos a las mismas cosas ni tenemos los mismos problemas. Son  variadas las concepciones de cómo deberían ser las cosas. Es complicada la interacción humana. Algunas veces veo  la vida hermosa y otras veces grotesca. Una danza incoherente que  enloquece, nos cuestiona en nuestro quehacer cotidiano.

El resultado es un individualismo absoluto.  Sin embargo, he podido darme cuenta de ese anhelo interno de una cierta comprensión de nuestras ideas, que produce malestar y dolor emocional.   No son los acontecimientos de la vida lo que te causa tensión sino tu resistencia a aceptar ese hecho de la vida. ¿Crees que tú lo puedes borrar?

Toda nuestra existencia consiste en los experimentos que realizamos con ella. No cesamos de construirnos frente al paso del tiempo, inventando estratagemas, máquinas, sentimientos. Ciertos momentos quisiéramos intensificarlos y otros borrarlos.  Cómo dejar de complicar las cosas y aprender a escuchar, solo escuchar sin opinar todo el tiempo.

Tenemos temor de aceptar lo frágiles que son nuestras creencias que creemos permanentes,  lo fácil que se resquebrajan nuestras realidades;  pueden volatilizarse con un soplo de aire. La vida no sigue una línea recta. Al voltear la cara a tu pasado surge un estremecimiento de los brincos y cambios que van sucediendo  y no te hubieras imaginado.

Aquella idea que tenías de ser fuerte, se bambolea al darte cuenta de tu vulnerabilidad. Al surgir esta, das una patada mental y despliegas una sonrisa hipócrita. En tu interior sabes que es humano el cambiar de forma de pensar. Qué difícil dar esa patada mental a tus creencias y sonreír ante los demás. ¡Las agarraderas se rompen!

Nos gusta el lujo, lucir, ser valoradas. A veces nos sentimos  aplastados por la indolencia, el gusto por aparentar y la cortedad de miras.   Parecemos un campamento de personas frívolas e irresponsables viviendo  el presente.

Nos cuesta trabajo aceptar que cada  quien tiene que trajinar con sus demonios,  que  surgen inesperadamente.   Nos sentimos  simpáticos y generosos, apasionados incluso. Hay que darnos cuenta de nuestra parte de necedad y rigidez, sino esta acabará  comiéndonos.  La humildad de ver nuestras carencias nos permite hacer algo para quitarlas, el pensarse perfecto nos deja en un lugar en donde no hay crecimiento emocional y se cancela la posibilidad de labrar un futuro razonable. Somos humanos con errores,  pero  perfectibles. Saber esto nos permite construir sin caer en la auto-lástima.

Tenemos una agria mezcla de soledad y sed de fama, timidez y arrogancia, profunda inseguridad y cierta autoestima. Esto nos impulsa a salir a buscar a los otros, conversar y discutir, ofenderse y disculparse pero bajo el anhelo  de estar con los otros. Esa es una buena medicina. Se anhelan tiempos que se fueron. Todo está en la cabeza y tenemos la posibilidad de elegir entre el paraíso o el infierno. Un poco de respiración y meditación, una caminata bajo los árboles pueden ser una puerta para la esperanza y la tranquilidad mental. Es bueno  escuchar otras ideas, valorarlas con sabiduría y asumir que todos tenemos una parte de razón. El escuchar con paciencia e inteligencia enriquece nuestra vida. Darnos la posibilidad de diferentes opciones nos hace más ricos.

SIN COMENTARIOS

Leave a Reply

Artículo anterior*Sheelot de Halajá* – Tú preguntas, el Rab. responde
Artículo siguienteSin Comentarios
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.