Diario Judío México - Después del artículo de Remedios Varo seguiremos hablando de este gran artista surrealista que fue Salvador Dalí. Su nombre era Felipe Jacinto Dalí Doménech y nació en Figueras, España el 11 de mayo de 1904. Su padre, un notario de buena posición costeó sus estudios de 1921 a 1926 en la Escuela Nacional de Bellas Artes en San Fernando, en ese tiempo conoció y mantuvo una gran amistad con el poeta Federico García Lorca y el cineasta Luis Buñuel, con los que llevó a cabo numerosos proyectos artísticos.

En esa época Dalí asimiló cantidad de estilos y teorías sobre el arte, sobre todos los académicos y románticos del siglo XIX, influencias del cubismo, el futurismo y pintores italianos del siglo XX, como Giorgio de Chirico y Carlo Carrá.

En 1929 Dalí se unió a los pintores surrealistas de París, y se convirtió en uno de los líderes del movimiento y el expositor más importante de esta corriente.

La intención de sus cuadros era recrear imágenes sugeridas por sueños y alucinaciones como “Los Placeres Iluminados”, “El Sueño”, “Los relojes blandos” que se encuentran en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

La religión y la historia ocuparon la temática de buena parte de sus obras en los años cincuentas y sesentas, como “Cristo de San Juan de la Cruz”, “El Descubrimiento de América por Cristóbal Colón” y la “Última Cena”.

Pero toda su vida cambió en 1929 cuando Dalí conoció a Gala Eluard, casada con el poeta francés Paúl Eluard, quienes fueron a visitarlo a Portligat cerca de Cadaqués, durante la corta estancia Gala y Dalí se enamoraron y decidieron no separarse nunca más. A partir de entonces Gala se convirtió en su modelo, musa y compañera inseparable de este famoso artista del siglo XX.

Además de pintor, Dalí fue diseñador escenógrafo y escultor, creó ballets y escenografías, también diseñó ropa, estampados, muebles, joyería y porcelanas, realizó escenografías para películas surrealistas como “Un perro andaluz” y “La edad de oro”, dirigidas por Luis Buñuel, como escritor produjo “La mujer invisible”, “Caras ocultas” y su autobiografía “La vida secreta de Salvador Dalí”.

En 1982 la muerte de Gala dejó a Dalí en una gran soledad y depresión, vivió en el Castillo de Pubol que había dado a Gala; murió el 23 de enero de 1989 y fue enterrado en el Teatro Museo de Dalí.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.