Los judíos nos hemos acostumbrado a oir sobre "milagros", milagros grandilocuentes, milagros biblicos, milagros ancestrales, milagros de nuestros antepasados, milagros que pasaron en una época lejana y que nunca volverán  a ocurrir.

Sin embargo, Ds nos enseña que con una pequeña acción humana, el milagro puede ocurrir entre nosotros, ahora, en el presente .Son esos actos que nosotros realizamos para ayudar al projimo,  y esa acción, esas ganas de ayudar a nuestros hermanos, producen los nuevos milagros.

En el transcurso del año 2015, a un joven judío del norte de se le descubrió la enfermedad de Cáncer. El jóven fue llevado por sus padres a realizarse sesiones de quimioterapia. No obstante, él ya habia tomado una decision fatal: no recibir el tratemiento médico y morir. Los padres desesperados obligaron al joven a realizarse el tratamiento bajo condiciones de vigilancia. La presión y falta de predisposición lo llevaron a escaparse del Hospital Rambam (Haifa) y desaparecer por unos días. Los padres, atormentados, denunciaron lo sucedido a la Policía y ésta, por medio de una orden judicial buscó y detuvó al joven regresándolo por la fuerza al centro médico.

El joven no queria hacer el tratamiento. Se negaba constantemente. Yacía esposado en una cama. Al verlo asi, su padre se comunicó con el el Director de ZAKA (son las siglas en hebreo de la organización Identificación de Víctimas de Desastres), quien llamó al Rabino Yitzhak Dovid Grossman para que lo ayude a dialogar con el joven, sabiendo que el Rabino tiene una vasta experiencia en ayudar al projimo y salvar vidas de niños.

Sin esperar un segundo, el Rabino Grossman se reunió con los padres del joven, con el propio joven y los directores del Hospital tratando de mediar para persuadr al joven a relizar la quimioterapia. El Rabino Grossman viajó a Tiberiades y a Benei Brak para conseguir el apoyo incondicional de los grandes rabinos quienes certificaron que el tratamiento es obligatorio. El Rabino Grossman regresó a Haifa, y mantuvo una reunión "de muchas horas", y en la madrugada, el mismo Rabino Grossman logró convencer al adolescente de que la quimioterapia era la solución mas efectiva para curar su enfermedad.

Según el Director de ZAKA en la reunión que mantuvieron con el joven y los medicos "el Rabino Grossman se sentó con él –joven- y lo fortaleció durante toda la reunion, vi como el joven lloró en los brazos del Rabino y éste lo abrazó como cuando un padre abraza a su hijo". "El acuerdo logrado fue: "desde el día de hoy, el Rabino Grossman no sólo será tú Rabino, sino también tú amigo" (acé leja Rab, kané leja javer).

El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.

"Como dicen nuestros Sabios: '....cuando das, recibes'. Por eso la base del judaismo es amarás a tú projimo como a ti mismo. Saber que uno no vive sólo para sí mismo, sino que es responsable de todos"
- Rabino Yitzhak Dovid Grossman, Migdal Ohr

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDiferencia entre muro racista y muro de seguridad
Artículo siguienteKol Shalom felicita y destaca la labor de maestra y alumnas por su participación en el Festival Internacional de Cine Judío
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.