Diario Judío México - Sayyid Qutb, ideólogo de la Guerra Santa

Es imposible entender al islamismo militante en todas sus manifestaciones sin tener en cuenta el aporte teórico de Sayyid Qutb (se pronuncia Saíd Kutab) uno de los líderes de los Hermanos Musulmanes, que basándose en su interpretación del Corán creó una ideología de profundo rechazo a Occidente y la modernidad y una defensa a ultranza del uso de la violencia para imponer una sociedad gobernada por las leyes del Islam.

El ensayista liberal norteamericano Paul Berman, que estudió a fondo su obra, señala que se convirtió en héroe intelectual por excelencia, no solo de los Hermanos Musulmanes sino de todos los grupos islamistas que sueñan con el califato universal.

Sayyid Qutb nació en Musha, una pequeña aldea en el alto Egipto en 1906 y murió ahorcado en 1966 por el régimen de Abdel Gamal Nasser. Luego de culminar sus estudios secundarios inició una carrera docente y actuó como inspector de escuelas de parte del Ministerio de Educación egipcio.

Asimismo tuvo una breve carrera como crítico literario y autor, irónicamente con clara orientación a la cultura occidental y a la moda existencialista prevaleciente en ese momento.

En noviembre de 1948 viajó a los Estados Unidos en usufructo de una beca que cambió radicalmente su vida. Qutb, que nunca se casó, sintió un profundo rechazo por el estilo de vida norteamericano. Le aterró la libertad concedida a las mujeres y el liberalismo en materia de costumbres sexuales. Del mismo modo rechazó el materialismo y la ausencia de espiritualidad que notó incluso en la vida religiosa en los Estados Unidos.

Un profundo odio a la civilización occidental

Además repudió aspectos de la vida norteamericana tan diversos como el jazz y la pasión por los , la superficialidad de las relaciones sociales y el racismo. Volvió a Egipto en 1950 con un Master en Educación de la universidad de Colorado y un profundo odio a la civilización occidental. Poco tiempo después de su retorno se unió a los “Hermanos Musulmanes”. En 1952 publicó el primer tomo de su comentario “A la sombra del Corán”. Más tarde, sobre todo en su prolongado período en la cárcel, escribiría otros 28 volúmenes de lo que se convirtió en su obra fundamental.

En 1952, pocos antes días del golpe militar que destituyó al rey Faruk, el jefe de los revolucionarios Gamal Abdel Nasser visitó a Qutb, que ya se había convertido en uno de los líderes de los Hermanos Musulmanes.

Algunos observadores pensaron que Qutb se convertiría en el Ministro de Educación del nuevo régimen, pero pronto se produjo un divorcio tajante entre los islamistas y el nuevo régimen panarabista de Nasser, y Qutb no solo no fue ministro sino que fue despedido de su cargo en el Ministerio de Educación.

Los Hermanos Musulmanes comenzaron a conspirar contra el régimen de Nasser y Sayyid Qutb fue preso en 1954 con otros dirigentes de su grupo y sentenciado a 15 años de prisión, de los cuales cumplió 10 de condena. Las condiciones en la prisión en los primeros años fueron particularmente duras. Fue torturado y debió soportar durante 20 horas por día la transmisión por altoparlantes de discursos de Nasser.

Sin embargo, Qutb fue capaz de escribir durante su encierro la mayor parte de sus comentarios sobre el Corán y de elaborar sus ideas teocráticas. Después de ser liberado en 1964 no estuvo mucho tiempo en libertad. En 1965 fue vuelto a ser arrestado después de un atentado fallido de los Hermanos Musulmanes para matar a Nasser. Fue declarado culpable y ahorcado el 29 de agosto de 1966.

La ideología de Sayyid Qutb estuvo muy influida por el pensamiento del escritor pakistaní Maulana Maududi (1903-1979) que habló de una “nueva Jahiliyya” en alusión a la era pre-islámica en Arabia que era considerada una época de ignorancia y barbarie.

 Todo el mal proviene del alejamiento de la

Para Maududi como para Qutb la modernidad era una nueva “Jahiliyya” porque como lo afirma el especialista israelí en el Islam Emmanuel Sivan en su libro “Radical Islam: Medieval Theology and modern politics”: “Abrazar la modernidad significa para Qutb negar de manera absoluta la soberanía de Alá y arrojar la al tacho de basura de la historia; el Islam pierde su influencia social y el mundo se desarrolla rápidamente y lo va convirtiendo en un factor irrelevante.”

Qutb es comparable por su pesimismo cultural con Oswald Spengler (1880-1936) el escritor alemán autor de “La decadencia de Occidente” un libro que tuvo una enorme influencia poco después de la Primera Guerra Mundial. En ambos hay una profunda raíz reaccionaria y un rechazo visceral a la democracia.

Para Qutb la humanidad había llegado a un momento de crisis insoportable. Las relaciones sexuales se degradaron a un nivel más bajo que el de las bestias; el hombre es miserable, ansioso y escéptico, hundiéndose en la idiotez, la locura y el crimen. En su falta de rumbo, la gente se vuelca a las drogas y al alcohol. Todo el mal proviene del alejamiento de la . Y por supuesto solo hay una fe verdadera: el Islam.

Qutb no era precisamente tolerante con otras religiones. En un artículo publicado en 1950 manifestó claramente su posición antisemita: “Alá trajo a Hitler al mundo para castigar a los judíos, que conspiraron contra la comunidad musulmana desde el primer día en que se constituyeron como comunidad”. “Qutb no tenía una opinión mejor del cristianismo, que para él era culpable de la separación entre Dios y la ciencia. A su juicio todos los cristianos están condenados a ir al infierno. La única salida es recordar el deber olvidado: la Jihad, la guerra santa que fue lo que hizo la grandeza del Islam en los primeros siglos después de Mahoma.

¿Cómo se explica que personas educadas como demostraron serlo numerosos terroristas islámicos sigan estas doctrinas?

Paul Berman lo explica con singular lucidez: “Esta gente cree que solo ellos tienen la misión de preservar al Islam de la extinción. Ellos consideran que benefician a la humanidad aún cuando perpetran terribles matanzas. Sin duda, no les preocupa la muerte. Qutb le dio a esta gente una razón para anhelar la muerte. La sabiduría, la piedad, la muerte y la inmortalidad, son en su visión del mundo, la misma cosa. Una vida piadosa es una vida de lucha o de Jihad por el Islam. Nosotros podemos pensar: son ideas ridículas. Sin duda lo son. Pero en su presentación por parte de Qutb hay un extraño poder de fascinación.”

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

  1. Muy buena descripcion del fundamentalismo musulman, que nos lleva a pensar… ¿faltara mucho para una guerra religiosa? Europa esta conciente de la invasion que esta soportando. El califato para algunos es un sueño,para otros una proxima realidad.

Deja tu Comentario

Artículo anterior¡No a la anexión!
Artículo siguienteMi suegro: ¿Aliado o enemigo?